Llegan duros golpes al bolsillo por aumentos en tarifas de servicios

Tras la conclusión de las audiencias públicas convocadas por el Gobierno nacional, algunas de las distribuidoras y transportistas más importantes del país solicitaron una serie de aumentos en las tarifas que promedian el 540%. No habrá “subsidio” para zonas frías.

El Gobierno nacional busca poner fin al esquema de segmentación tarifaria, reemplazándolo por una Canasta Básica Energética, que comenzaría a regir a partir de abril del 2024.

El objetivo de esta Canasta Básica Energética (CBE), que incluiría energía y gas, es implementar un sistema para garantizar el consumo básico energético a los usuarios residenciales pertenecientes a los sectores más vulnerables.

Así, la CBE estará regida por zona bioclimática: es decir que las tarifas tendrán un costo diferenciado según las distintas regiones y los tipos de consumos a lo largo del país.

En el marco de las audiencias públicas que se iniciaron el pasado 8 de enero, las transportadoras y distribuidoras pidieron readecuar sus costos de acuerdo a la inflación acumulada en los últimos años. Por ejemplo, Camuzzi Gas del Sur solicitó una actualización del 543% en el ítem “Distribución”, lo que se reflejará en la tarifa final que paguen los usuarios.

Este incremento también se replicaría en el servicio eléctrico, lo que llevaría a las prestadoras del servicio de energía –como la SCPL en la ciudad- a incrementar los valores que cobra actualmente.

SIN DESCUENTO EN LA PATAGONIA

Por otra parte, a las actualizaciones de precios habría que sumar el impacto que significaría la eliminación de los fondos fiduciarios de energía, que se crearon para determinar sistemas de subsidios.

Entre ellos se cuenta el creado por la ley 27.637 que benefició a los habitantes de la Patagonia caracterizada por las bajas temperaturas en época invernal con el descuento del 50% en el precio del gas.

Con la nueva redacción del proyecto de la Ley Ómnibus de Javier Milei, en el que se introdujo una leve modificación, se estipula que el “subsidio” (técnicamente no los es), se mantendrá, pero será reformulado.

Según el texto del proyecto, se faculta al Ejecutivo a reformular ese beneficio en base a lo que establece el DNU 70 en su artículo 177, que es el que crea la Canasta Básica Energética.

De acuerdo con ese sistema, ya no habrá subsidios directos por nivel de ingresos, sino que se creará un cálculo del consumo necesario de las familias, tanto en electricidad como en gas, con un costo determinado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico