Lombardi: de echar periodistas en Télam a dejar 230 familias en la calle

Hernán Lombardi mantiene en el sector privado la misma costumbre de cuando le tocó administrar el sector público, el de perseguir y despedir gente.

La ex mano derecha de Fernando De la Rúa, al punto que fue el último funcionario al que vio antes de subirse al helicóptero, Hernán Lombardi, quién también se encargó de despedir periodistas de Télam durante su paso por la administración nacional, tiene varias propiedades, todas heredadas, entre ellas el complejo Torres de Manantiales, de la ciudad de Mar del Plata.

Cuando fue funcionario del macrismo, Lombardi primero presionó a empleados a tomarse retiros voluntarios y luego los despidió sin causa, para hacer ingresar decenas de gerentes, que en Télam cometieron tantos errores como fake news, por ejemplo. Y ahora los despidos llegaron a Torres de Manantiales, donde Lombardi decidió cambiar de negocio que heredó y dejará en la calle 230 familias.

"Nos ofrecen un retiro voluntario pagando en cuotas el 100% de la indenmización cuando hoy por ley para despedir sin causa se debe pagar el doble", le contó a M1 uno de los tantas cabezas de familia que se quedará sin trabajo.

Pablo Santín, referente de la Agrupación Hotelera y Gastronómica "25 de Mayo", confirmó a 0223 Radio, según publica el sitio 0223.com.ar, que la empresa les envió un comunicado donde les informó que el hotel "desde hoy está cerrado al turismo" y que sus 260 departamentos distribuidos en las dos torres de Alberti 445 se ofrecerán de alquiler.

"La empresa avanza hacia una fuerte reestructuración y abrió el retiro voluntario que garantiza el 100% de las indemnizaciones. Garantizó que no obligarán a nadie, pero el problema es si la mayoría se niega a hacerlo", planteó Santín, quien no debe recordar la ley de doble indemización y que extrañamente marca como un problema que empleados no acepten esa presión.

Entre los trabajadores, hay antigüedades entre los 10 a 35 años de servicio, de los cuales85 pertenece a la planta fija y en verano esa cifra se extiende a 230 con el agregado de trabajadores temporarios. “Es una situación de tristeza, porque muchos compañeros y compañeras, que cuando llega la temporada vienen a ganarse su manguito. Es una sensación muy fea”, lamentó el dirigente gremial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico