Los "trapitos" volvieron a ser apuñalados al recuperar el alta

Los dos limpiavidrios que el miércoles a la tarde protagonizaron una pelea en la costanera y en la que terminaron apuñalados, volvieron a ser atacados esa noche luego de recuperar el alta médica en el Hospital Regional. Al parecer fueron abordados por otro grupo de "trapitos" a la altura de la parada de colectivos que se encuentra frente al centro asistencial, por lo que terminaron nuevamente internados.

Leonardo Cárdenas (25) y Eduardo Gamín (38) los dos limpiavidrios que el miércoles a la tarde terminaron apuñalados en una pelea que se produjo en la costanera comodorense, tuvieron que volver a ser hospitalizados luego de recuperar el alta médica ya que fueron otra vez apuñalados. Ocurrió la noche del mismo miércoles frente al Hospital Regional.

Según informaron fuentes de la Seccional Primera y de la Unidad Regional de Policía, los “trapitos” –en presunto estado de ebriedad- primero se enfrentaron en el interior de la guardia del hospital mientras eran atendidos.

En la pelea en la costanera, Cárdenas fue herido en su pierna derecha, un profundo corte que le hizo perder mucha sangre mientras que Gamín terminó lesionado en uno de sus brazos.

Ante la imposibilidad de poder entrevistarlos, por el estado en el que se encontraban ambos, la policía no pudo establecer el motivo de la pelea.

Sin embargo, los efectivos policiales se vieron aún más desconcertados cuando los dos hombres recuperaron el alta médica y volvieron a ser apuñalados en la parada de colectivos de Yrigoyen y Democracia, frente al mismo hospital.

Se presume que quienes los apuñalaron también fueron “trapitos” de un bando antagónico. De ese modo, los jóvenes debieron volver a ser asistidos en el hospital y se le volvió a dar intervención policial a personal de la Seccional Primera.

EMPADRONAMIENTO

La Seccional Primera y la Policía Comunitaria ya trabajan en conjunto con la Secretaría Municipal de Desarrollo Humano y la Defensa Pública para empadronar a los “trapitos” del Centro, con el objetivo de poder realizar un trabajo de contención.

Algunos de ellos, que están en situación de calle, recibirán una asistencia para poder tener un lugar en donde descansar, y en ello colabora con la policía un refugio de la zona norte.

Lo que buscan las autoridades policiales y del área municipal de Desarrollo Humano es que se determine un horario de trabajo para los “trapitos” en el Centro y se regule la actividad para evitar enfrentamientos entre ellos o robos a los transeúntes como consecuencia de la ingesta de alcohol que algunos de ellos hacen en la calle.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico