"Mai" Bustos fue condenado el 10 y de inmediato lo trasladaron a Trelew

El pasado 10 de diciembre Cristian Bustos fue declarado responsable del crimen del policía Leandro Roberts en Corcovado. La condena a perpetua se conocería 12 días después, cuando ya había sido trasladado al IPP por razones de seguridad.

Cristian “Mai” Bustos se hizo conocido en 2005 cuando mató a su propio hijo de 9 meses, Eric Benjamín. Dos años más tarde sería condenado por la Justicia de Esquel a cadena perpetua, pero como el fallo no estaba firme se decidió que estuviera detenido en la comisaría de Corcovado, localidad en la que vivía.

De allí se fugó y en 2009 la Policía intentó detenerlo cuando participaba de una fiesta familiar. Fue entonces cuando mató de un tiro al policía Leandro “Tito” Roberts e hirió a otro, Luis Cañumir. Allí también murió uno de sus hermanos y otro quedó cuadripléjico.

Para dar con él irrumpió en Corcovado el Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), al mando del hasta hace poco jefe de Policía, Miguel Gómez, quien adquiriría triste fama por la forma en que trató a los habitantes del lugar. Al final no pudo dar con Bustos.

Este permaneció en Chile, huyendo de la Justicia, hasta que allí tuvo un incidente policial por el cual fue detenido y cumplió condena antes de ser enviado a Argentina para responder por su segundo homicidio. El juicio por Roberts sufrió múltiples dilaciones, hasta que arrancó en Esquel el pasado noviembre.

El 10 de diciembre se conoció el veredicto: las Juezas María Laura Martini, Mariel Suárez y Ximena Miranda Nastovich declararon a “Mai” Bustos –por mayoría- “coautor penalmente responsable” de haber matado de manera violenta a Tito Roberts, y haberle causado lesiones graves a Luis Cañumir, con uso de arma de fuego.

Solo quedaba por definir la cesura de pena en una audiencia que tuvo lugar el 22 de diciembre. El Tribunal quería llevar a cabo la audiencia el mismo día, pero la defensora de Bustos, Valeria Ponce, esgrimió no poder estar por otras razones y pidió que su defendido fuera trasladado de inmediato al Instituto Penitenciario Provincial de Trelew, desde donde tuvo finalmente participación en el dictado del fallo que lo condenó a perpetua de manera virtual.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico