Mapuches fueron recibidos por Otranto y abandonaron la toma

Los integrantes de la comunidad Vuelta del Río protestaron durante cuatro horas. Denunciaron "hostigamiento" y malos tratos contra dos familias en el operativo del lunes ordenado por el magistrado. A pesar de levantar la toma los miembros de la comunidad hicieron responsable al juez federal Guido Otranto de los atropellos que podrían recibir las familias de la zona en un futuro.

Esta tarde, después de cuatro horas de toma y tras ser recibidos por el juez federal de Esquel, Guido Otranto, un grupo de unos treinta integrantes de la comunidad mapuche tehuelche Vuelta de Río levantó la ocupación del edificio del Juzgado en el que se desarrolla la investigación por la desaparición del joven Santiago Maldonado.

Se vivieron momentos de tensión durante más de cuatro horas, mientras los miembros de la comunidad de Vuelta al Río tomaron la sede judicial para repudiar los operativos que realizaron fuerzas de seguridad el pasado martes en sus tierras. En el marco de la protesta reclamaron la renuncia del magistrado, quien finalmente los recibió para desactivar la toma.

"Logramos hablar con el juez y le expresamos nuestra disconformidad y malestar por haber sufrido esta persecución producto de la desaparición forzada de una persona. Se lo está buscando en nuestra comunidad, se está siguiendo a nuestra gente", sostuvo el referente de la comunidad Vuelta de Río Rogelio Fermín.

En rueda de prensa además agregó: "le vinimos a decir que no vamos a permitir que nos vuelvan a atropellar nuevamente".

Y remarcó: "Otranto debería haber renunciado a su cargo por mal desempeño de sus funciones, por investigarnos a nosotros sin ningún tipo de razón, por hostigar todo este tiempo a toda nuestra comunidad".

"No sabemos si vamos a seguir tranquilos como antes, estamos cansados de violencia. Ya pasamos la época militar y la campaña del desierto y seguimos aun hoy siendo perseguidos porque hay una persona desaparecida y siguen sospechando de nosotros", indicó.

Y se preguntó: "¿Qué pasa si nos vuelven a reprimir?". Frente a esta incertidumbre, indicó "Otranto se quedó con nuestra palabra. Vamos seguir fortaleciendo este espacio para salir adelante para todas aquellas comunidades que sean afectadas por este tipo de atropello", insistió.

"A a cada uno que toquen, será problema de toda la comunidad", concluyó.

Cabe señalar que la comunidad mapuche tehuelche Vuelta de Río, se ubica en una zona lindera a la de Pu Lof Cushamen , está integrada por unas 34 familias que se dedican a la crianza de chivos, ovejas y algunos vacunos. En las tierras de Pu Lof fue visto por última vez el joven Santiago Maldonado el 1° de agosto pasado, durante un operativo realizado por efectivos de la Gendarmería para desalojar un corte de la Ruta Nacional 40.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico