"Metí la tarjeta y lloraba porque no me dejaron nada"

Los casos de estafas bancarias, 'hackeos' de las cuentas y robos siguen cosechando víctimas en toda la Patagonia. En este caso la víctima reside en Choele Choel

Al menos tres hechos similares se dieron, en los últimos días, en el Valle Medio rionegrino, donde una docente se quedó sin un peso el fin de semana. Sufrió un perjuicio cercano a los 300.000 pesos ya que le quitaron, a través de transferencias, todos sus ahorros –incluido dinero que tenía de un plazo fijo que recién le había sido restituido- y le retiraron 90.000 pesos a modo de “anticipo bancario” de sueldo.

“Me quería morir. Ya hice todos los reclamos, tengo todo bloqueado, no puedo hacer ningún movimiento, pero igual no tengo plata…”, comentó Georgina, una docente de Choele Choel.

Según La Mañana de Neuquén, radicó una denuncia penal, plasmó los reclamos ante el Banco Patagonia, donde tiene su cuenta bancaria que fue vaciada, y también en Defensa del Consumidor. “Voy a ir todas las mañanas a reclamar, ya les dije, hasta que me devuelvan mi plata”, sostuvo, pero “no me dicen cuándo la puedo recuperar”.

Georgina advirtió, el último sábado, movimientos extraños en su cuenta bancaria. Le llegaban algunas notificaciones de pagos que ella no había hecho... Comenzó a sospechar que sucedía algo raro. Entonces, intentó entrar a su cuenta a través del sistema homebanking y no pudo. Estaba bloqueada. El domingo, ante esta situación, decidió ir a un cajero automático.

“Meto la tarjeta, pongo la clave… y casi me desmayo: no me dejaron nada”, lamentó, angustiada. La mujer fue estafada, hicieron transferencias, perdió 12.000 pesos que tenía en su cuenta, más 165.000 que tenía para pagar a albañiles. Y le sacaron un anticipo por casi 100.000 pesos. “Ahora el miedo que tengo es que cuando me depositen el sueldo, encima que me robaron, me descuenten ese ‘cash’”, explicó, indignada.

Georgina denunció el hecho públicamente, a través de las redes sociales, para advertir la maniobra que afectó a muchos vecinos de la región. "Hice la denuncia, me tomaron todos los reclamos y ahí me enteré que a otra mujer le robaron 700.000 pesos de la misma forma que a mí, y 40.000 a una compañera portera de Lamarque", contó.

EL MODUS OPERANDI

La docente rionegrina detalló que pudo notar, por los movimientos bancarios que quedaron registrados –incluso con un número de teléfono de Córdoba en el homebanking- que hicieron pagos que decían "rec Personal" y "transferencias... de a 1000 pesos, de 300, 700 y como tengo un tope para transferir, se generaron ellos un token, que yo ni sé cómo es porque no uso, y se pasaban todo lo que quedaba a otra cuenta".

"Violaron la clave, la gente tiene que tener cuidado porque en el banco me dijeron que no saben cómo lo hacen; que hay varios casos y todavía no tienen idea quiénes son. Yo no uso nada, pienso capaz que me hackearon en el teléfono. Me sentí violentada porque vieron todos mis movimientos, lo que hago, lo que compro… pueden acceder a lo que quieran. Más allá de lo que me sacaron y que no pude pagar al albañil que está trabajando en una construcción”, acotó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico