Mientras espera el juicio, Caruso sigue acosando a su ex

Jesús Emanuel Caruso se mantiene cumpliendo la prisión preventiva en un caso de lesiones, amenazas y desobediencia en contexto de violencia familiar. Sin embargo, se las ingenia para seguir acosando a su expareja desde la Alcaidía policial. "El tipo está preso y me sigue manejando la vida" expresó la mujer.

En diciembre del 2020, se concretó la audiencia preliminar en un caso de lesiones, amenazas y desobediencia en contexto de violencia familiar que tiene como imputado a Jesús Emanuel Caruso.

En esa oportunidad, la fiscal Laura Blanco expuso la acusación del caso en audiencia virtual; ofreció prueba y solicitó se eleve la causa a juicio. Por su parte el defensor del imputado planteó la suspensión de juicio a prueba, a lo cual la fiscal se opuso al igual que la víctima; y luego la jueza Mónica García la rechazó.

Finalmente, la fiscal solicitó se mantenga la prisión preventiva que cumple Caruso y la jueza accedió, resolviendo además elevar la causa a juicio oral y público y mantener la prisión preventiva de Caruso por el término de tres meses. Este próximo 13 de marzo hay una nueva audiencia.

Natalia Cabrera volvió a relatar el calvario que atraviesa por su expareja, Emanuel Caruso, quien cumple la prisión preventiva en la Alcaidía policial. “Me mudé varias veces porque Caruso me manda gente al domicilio cada vez que sabe dónde vivo” expresó a El Patagónico, Natalia.

“Esta vez, me mudé y pedí que, por favor, bajo ningún motivo, tenga mi dirección, sino otra vez es lo mismo, yo tengo que estar escapándome” y agregó que hace poco tiempo “en un oficio judicial a este tipo le llegó mi dirección nueva”.

A partir de ese momento, según su relato “empiezo a llamar a la fiscal, quería saber si él tenía una copia igual a la mía, me cuentan que sí, por lo que yo reclamo; tiene mi dirección. Desde ahí me doy cuenta que iban remises donde vivo, a los bocinazos, después llegaban deliverys y remises a cualquier hora y era evidente que era Caruso por lo que lo denuncié”.

Consecuencia de esta situación la dueña de la vivienda donde vive Natalia, junto con sus pequeños hijos (3,10 y 14 años), le solicitó que dejé el domicilio el próximo 15 de febrero. “Fiscalía cometió ese error y ni siquiera me ayudaron buscando un alquiler. Nada. No me cuidan, lo que único que me ofrecieron fue otra consigna policial, pero el domicilio no es mío, y a la señora le molestaba que la policía esté en su casa”.

A toda esta situación, según lo explicó Natalia, se le suma que Caruso “tampoco está depositando la cuota alimentaria de su hija. A la abogada de Familia le dije ya que no me ayudan con nada que se reclame la plata de mi hija, son como ocho meses que ella no recibe cuota alimentaria y quedó sin obra social”.

“Caruso es empleado de la empresa San Antonio, por ese motivo me dicen en Anses que la nena no cobra salario familiar, no le depositan nada porque él supera el monto, lo están embargando” pero entiende que “la cuota alimentaria es tema aparte. A él le guardan el puesto de trabajo y yo no pudo gestionar una asignación para mi hija” denunció. “Ahora la que incumple es la empresa”.

Emanuel Caruso, a pesar, de todas las medidas restrictivas que caen sobre su figura, según su expareja, desde su lugar de detención, "sigue molestando, y como no los dejan tener visitas tiene teléfono a disposición ¿y qué hizo?; me volvió a bloquear las tarjetas de débito de las cuentas de aliento de su propia hija. El tipo está preso y me sigue manejando la vida”.

“Ahora tengo que ver dónde me mudo con mis hijos, encima empiezan las clases, se me junta todo. No encuentro quién defienda los derechos de mi hija. Es cansador, es mucho” describió la mujer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico