Miguel Poveda: "yo siento que gané la pelea, todavía no entiendo qué pasó"

El sábado por la noche, y en el gimnasio municipal 1, el alumno de Antileo Kick resignó el cinto argentino en las tarjetas, en lo que fue su tercera defensa, ante el bonaerense Emanuel "El Maldito" Branchesi.

"Estoy con mucha bronca, porque yo siento que gané la pelea. No entiendo qué vieron los jueces como para fallar a favor de mi rival", sentencia un indignado Miguel Poveda a El Patagónico. Luego de resignar el título argentino de la LAKF (Liga Argentina de Kickboxing y Full Contact) ante el bonaerense Emanuel "El Maldito" Branchesi, el sábado por la noche en el gimnasio municipal 1.
"Para mí, y para todo el mundo que estuvo presente esa noche, yo gané la pelea. La verdad pienso en el fallo de los jueces, y no encuentro respuesta alguna sobre sus decisiones. Porque si bien mi rival se quedó con el primer round, a partir del segundo y hasta el último, todos los asaltos fueron míos. De hecho, fui el que más golpes dio y conectó", aseveró Poveda.
Al final del combate, y cuando los jueces daban por vencedor a Emanuel "El Maldito" Branchesi, la sorpresa se transformó en silencio en el gimnasio de Aristóbulo del Valle y Viamonte.
"Ni siquiera mencionaron los puntos, para saber si fue mucha la diferencia respecto a mi rival. Tampoco dijeron si era fallo dividido o fallo unánime. Entonces son muchas las dudas que me quedan dentro y fuera del ring", remarcó Miguel.
"Ganador por puntos", ese fue el concepto con el cual Poveda tuvo que dejar el título argentino en su tercera defensa ante el bonaerense.
"Si uno mira el desarrollo de la pelea, el primer asalto fue de mi rival. Eso lo reconozco: me ganó bien; porque logró conectarme un golpe que me aturdió un poco, pero no fue salida ni nada. Y automáticamente la jueza para la pelea para contarme. Y cuando ocurren estos casos, lo que el juez tiene que tener en cuenta es: si yo recibo más de diez golpes seguidos, tiene que parar la pelea para contar. Si yo apoyo tres partes del cuerpo en el piso, también tiene que parar la pelea y contar. Pero nada de eso sucedió. Por eso tampoco sé que me contó. Pero después no sé más que pasó, porque estaba convencido que yo había sido superior", explicitó.
Tras el final del festival, Poveda sostuvo que aún no habló del tema con su rincón (Marcos Antileo) acerca de una posible revancha.
"La verdad es que todavía estoy muy caliente y no hablé nada con Marcos (Antileo). Incluso cuando terminó la pelea vino el presidente de la LAKF (Liga Argentina de Kickboxing y Full Contact), Gonzalo Andreasen y me dijo 'quédate tranquilo que va a ver revancha', y me da a pensar cualquier cosa. Ahora resta que me saque dudas sobre algo que pasó esa noche y que prefiero ser prudente. Para luego ver el tema de la revancha, de seguir voy a seguir porque esto me apasiona. Y lo hago para superarme a mí mismo, no para sumar medallas o que me digan 'campeón'. Uno sabe que en este, como en cualquier deporte, puede perder. Pero no de esta manera. Eso es lo que más indignación me da", sentenció.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico