Muchas causas podrían caerse porque se quemaron las pruebas

Así surge de los datos que logró establecer este fin de semana la Dirección de Control de Gestión de la Procuración General que conduce Jorge Miquelarena.

El director del área de la Procuradoría, Daniel Corrópoli, dijo que “muchas computadoras se quemaron, otras desaparecieron y suponemos que han sido robadas. Pero a la vez tenemos que destacar que otras tantas han sido recuperadas”. Tal fue el saldo de los desmanes que cometieron los vándalos en Rawson en el marco de las protestas contra la Ley de Zonificación Minera.

Al referirse a las muestras de solidaridad recibidas en estos días, Jorge Miquelarena dijo que fueron numerosos, destacando entre ellas la de los procuradores y defensores de todas las provincias argentinas. Señaló en particular el gesto de su par de Río Negro, Jorge Crespo, que ofreció enviarle computadoras desde esa provincia.

“Hay causas que se han perdido en su totalidad; otras que hay que reconstruir. Muchas de ellas podrían caerse porque desaparecieron las pruebas o por extinción de los plazos procesales. Esto afecta a las víctimas; detrás de cada investigación y los expedientes hay personas”, dijo Miquelarena al enumerar las consecuencias de los daños sufridos por los hechos de vandalismo.

A su turno, la fiscal general Florencia Gómez dijo que “se intentará reconstruir lo que se pueda” y que se dará prioridad a las investigaciones relacionadas con los abuso sexuales. “Son investigaciones que llevaron mucho tiempo de trabajo”, apuntó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico