Pirotecnia: la falta de empatía volvió repetirse en Año Nuevo

El uso de fuegos artificiales se repitió como en Navidad, a pesar de la prohibición que existe en el ejido de Comodoro Rivadavia. Una parte de la comunidad dejó en claro que privilegia unos minutos de "diversión" frente al bienestar de personas con trastornos y mascotas.

Se repitió la experiencia de Navidad. La falta de empatía volvió a quedar en evidencia en Comodoro Rivadavia. No importó los avisos de controles, las denuncias o los reclamos de Padres TEA Comodoro y las asociaciones mascoteras.

El uso de pirotecnia fue una constante en los festejos de Año Nuevo. Las explosiones se escucharon en diferentes barrios y generó que muchas familias no pudieran brindar en paz.

En el Centro, habitantes de departamentos dejaron sus hogares para salir a tirar sus productos de pirotecnia. En el San Cayetano, las bombas de estruendo fueron comunes después que se terminaran los abrazos.

Mientras que en el Roca se dispararon las alarmas de algunos vehículos y en el Pueyrredón hubo reproches entre vecinos por el uso de fuegos de artificio. Otro tanto se repitió en los barrios de la zona norte.

El uso de pirotecnia no solo generó complicaciones a las personas. Las mascotas también la sufrieron. Así algunos decidieron cobijar a sus perros adentro de sus viviendas y otros trataron de protegerlos como podían. Los aullidos, los ladridos y las corridas se repetían.

Como viene denunciando El Patagónico, el uso de pirotecnia es común en los barrios. Los controles no dan abasto y los allanamientos siempre llegan tarde. Mientras tanto, los familiares de personas con TEA (trastorno del espectro autista) sufren como si no existiera una ley que los ampare.

Pirotecnia la falta de empatía volvió repetirse en Año Nuevo (3).jpeg
Pirotecnia la falta de empatía volvió repetirse en Año Nuevo (1).mp4
Pirotecnia la falta de empatía volvió repetirse en Año Nuevo (2).mp4
Pirotecnia la falta de empatía volvió repetirse en Año Nuevo (3).mp4

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico