Policía baleada: "donar sus órganos fue una decisión familiar"

Fernando Altamirano, esposo de la policía baleada, aseguró que luchará para que se haga justicia por su mujer, quien murió luego de que le dispararan en el cuello mientras esperaba el colectivo en Ituzaingó. "No me voy a quedar con brazos cruzados", sostuvo.

El esposo de Lourdes Espíndola, la mujer policía que murió de un tiro en el cuello luego de que fuera atacada mientras esperaba el colectivo en Ituzaingó, Fernando Altamirano, aseguró que donar los órganos de su esposa "fue una decisión familiar".

Además, Altamirano dijo que luchará para que se haga justicia por su mujer y reclamó más seguridad y mejores sueldos para los policías de la Provincia.

"Voy a luchar para que se haga justicia por Lourdes y por la seguridad de mis compañeros. Quiero que tengan mejores sueldos", sostuvo Fernando, quien también es miembro de la fuerza. "No me voy a quedar de brazos cruzados", concluyó.

Espíndola, de 25 años, fue baleada en el cuello este sábado por un grupo de delincuentes, luego de que le robaran el arma reglamentaria. La integrante del Comando de Patrullas de Moreno, fue abordada a las 18.30 por delincuentes cuando se encontraba esperando el colectivo. "¡Me tiraron un tiro! ¡Me tiraron un tiro! ¡Me muero! ¡Me muero!", llegó a decirle Lourdes a su esposo por WhatsApp luego del ataque.

En el audio se escucha a Espíndola con muy poco aire a causa de la bala que le entró por el esternón del lado izquierdo y le lastimó el pulmón y la arteria carótida. El mensaje sirvió para que Altamirano llamara a otra agente, quien de inmediato la trasladó al Hospital Posadas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico