Por faenar cinco ovejas lo condenaron a dos años y ocho meses de prisión condicional

El juez Daniel Pérez ayer homologó el acuerdo de juicio abreviado contra Angelo Almonacid, quien reconoció haberse metido a una chacra junto a otras cinco personas, dos de ellos menores.

Mataron cuatro corderos y un capón. En ese marco, el joven fue condenado a una pena de prisión en suspenso.

En la sala de audiencias de la Oficina Judicial de Sarmiento se celebró la audiencia de juicio abreviado contra Angelo Almonacid, de 19 años. Este estuvo acusado por los delitos de abigeato doblemente agravado por la participación de menores de edad y de tres personas o más, en grado de tentativa.

La fiscal Laura Castagno relató que durante la tarde del 15 de diciembre de 2013 un grupo de cuatro personas junto a dos menores -de 6 y 12 años- ingresó al establecimiento ganadero “Tandil Chico”. Este está ubicado sobre la ruta nacional 26, en la zona denominada Los Manantiales, en el noroeste de la ciudad de los lagos.

Al arribar los uniformados al lugar se encontraron con tres adultos y dos menores con los animales faenados en el interior de un Volkswagen Cros Fox. Según la denuncia de los damnificados registraron la pérdida de cinco ovejas: cuatro corderos y un capón.

La fiscal acordó con el defensor público Gustavo Oyarzun y el propio imputado la aplicación del instituto de juicio abreviado. Para ello, Almanacid –quien participó de la audiencia mediante el sistema de video conferencia desde la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia- admitió la existencia y participación del delito, además de la pena de ejecución acordada.

Las partes propusieron que se le imponga la pena de dos años y ocho meses de prisión de ejecución condicional. El magistrado dictó la resolución de la sentencia recaída sobre Almonacid y lo declaró autor penalmente responsable del delito de abigeato doblemente agravado, por la participación de menores de edad y de tres personas o más, en grado de tentativa.

Durante el periodo de la pena el condenado deberá someterse al cuidado y control del servicio de patronatos y liberados de esta ciudad, y de abstenerse de concurrir a la chacra de las víctimas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico