Por las denuncias de torturas, tres presos fueron trasladados desde la Cuarta a la alcaidía

El jefe de fiscales, Juan Carlos Caperochipi, designó ayer al fiscal Martín Cárcamo para que investigue la golpiza que denunciaron padres de detenidos en la Seccional Cuarta. Ayer tres de los condenados fueron trasladados por orden del juez de ejecución, Alejandro Soñis, a la alcaidía policial. Desde la Unidad Regional de Policía admitieron que había superpoblación en la comisaría y se iniciaron las actuaciones administrativas para deslindar responsabilidades. "Golpes en cualquier lugar que se cometa ya es un delito", dejó en claro el jefe de Unidad, Claudio Crettón, ante El Patagónico. Son cinco los presos que habrían sido golpeados.


La denuncia que cuatro padres de detenidos en la Seccional Cuarta realizaron el lunes en el Ministerio Público Fiscal por golpes y "torturas" en las celdas comienza a sumar fojas de investigación ya que ayer el fiscal jefe, Juan Carlos Caperochipi, designó al fiscal Martín Cárcamo para que investigue el delito.
Cárcamo dispuso la revisación médica de los detenidos y se avanzó con uno de los pedidos urgentes de los familiares detenidos, el traslado a otras dependencias. De ese modo se solicitó al juez de ejecución, Alejandro Soñis, el traslado de tres condenados que finalmente fue dispuesto por el juez hacia la alcaidía policial.
Mientras tanto, los traslados de los demás detenidos que están imputados en distintas causas, pero no condenados, deberán ser analizados por cada uno de los jueces naturales del caso.
En total, según pudo averiguar este diario, serían cinco los detenidos golpeados. Hoy se avanzará con otras medidas de investigación como las declaraciones de las víctimas.

SUPERPOBLACION
A todo esto, desde la Unidad Regional de Policía se admitió que en la comisaría había "superpoblación" de detenidos. El comisario Claudio Crettón expresó a El Patagónico: "se dispuso el traslado de tres detenidos hacia otra dependencia; esa comisaria tenía 9 y el máximo es de 8".
"La comisaría está haciendo actuaciones administrativas a fin de establecer o deslindar responsabilidades, si es real o no lo que refieren las personas denunciantes", indicó Crettón.
El jefe de Unidad dijo que frente a la denuncia pública que realizaron los padres de los detenidos se iniciaron actuaciones administrativas, aunque no hayan recibido informes ni denuncias al respecto. "Va a ser materia de investigación, tanto por la Fiscalía como la nuestra", expuso Crettón al referirse que son dos las vías de investigación: la penal por parte de la Fiscalía y la administrativa por parte de Policía como institución.
"Tenemos que investigar si es real lo que dice esta gente o no, son denuncias que hay que investigarlas", consideró de manera cautelosa Crettón.
Frente a la superpoblación que existe en las distintas comisarías, el jefe de Unidad dijo: "actualmente estamos tratando de liberar de detenidos las comisarías, pero el tema es que se va uno y entran cuatro". Se espera inaugurar en los próximos meses otro pabellón de la alcaidía para trasladar a más internos.
Los familiares de Julio González, César Millaneri, José Barrales y Sebastián Vargas denunciaron públicamente el lunes golpizas y torturas en la Seccional Cuarta. Luis Vargas dijo que desde el 21 de abril eleva pedidos para que cesen los malos tratos y que no quería encontrar un día de estos a su hijo muerto.
Los familiares graficaron a partir de lo que le dijeron los detenidos, que los policías ingresaban por las madrugadas y los golpeaban luego de preguntarles datos personales. Incluso les tiraban al patio en medio de la orina la comida que los familiares les llevaban, denunciaron. También que después de mojarlos el sábado a la noche, los esposaron desnudos en el piso.
"Golpes en cualquier lugar que se cometa ya es un delito. Generalmente en una requisa los detenidos son reacios a que se les haga porque a nadie le gusta que les revisen las cosas, y más aún si las tienen escondidas. Se han encontrado en requisas que se han hecho en las distintas comisarías, puntas, celulares, cepillos de dientes que le hacen reforma con hojas de afeitar, elementos peligrosos", describió Crettón por su parte.
"Hay protocolos de intervención, tanto a la salida como cuando ingresan los detenidos", argumentó el jefe de Unidad, pero dijo que no se avalará ninguna golpiza por parte de la Policía. "Avalar una circunstancia así es imposible, ni nosotros ni nadie del gobierno lo haría", subrayó.
En esa comisaría fue herido con arma blanca el último viernes el tristemente célebre estafador César Alejandro "Chatrán" Hernández, quien luego de ser atendido en el Hospital Regional fue derivado a otro lugar de encierro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico