Preocupación del sector turístico de Esquel y Trevelin por el desarrollo de la temporada

En Trevelin ayer el sector turístico de esa ciudad y de Esquel se reunió con el ministro de Turismo de la provincia, Herman Müller, para analizar el desarrollo de la temporada por el brote de hantavirus.

Del encuentro participó el intendente de la localidad, Omar Aleuy, así como presidentes de entes mixtos, cámaras y secretarios de turismo de ambas ciudades.

Tras la reunión, Müller indicó que “vinimos a escuchar las problemáticas puntuales en esta contingencia, que es un problema encarado de manera seria y responsable por el Ministerio de Salud de la provincia, que requiere medidas de prevención y recomendaciones para los turistas”.

“Sabemos que la situación está teniendo impacto en el sector y el gobernador Mariano Arcioni nos dio expresas instrucciones para acompañar a prestadores y destinos, y relevar las necesidades actuales. Las reservas de enero siguen a un ritmo normal pero la previsión para febrero no es la mejor”, agregó el ministro, que consideró que la problemática también repercute en el sector productivo y comercial de la comunidad.

En el encuentro también estuvo presente el intendente del Parque Nacional Los Alerces, Ariel Rodríguez; la presidenta de Cámara Argentina de Turismo Chubut, Lilia Kinsella; así como los secretarios de Turismo de Esquel, Mariano Riquelme, y de Trevelin, Víctor Yáñez; y representantes de los entes mixtos y cámaras de comercio de ambas localidades.

Por el Ministerio de Turismo estuvieron presentes los directores de la Delegación Esquel, Américo Austin, y de Promoción, Ulises Zadoff.

Desde los ministerios de Turismo y Salud recomendaron a los turistas que visiten la cordillera elegir lugares libres de matorrales y pastizales; usar carpa con piso, cierres y sin agujeros; y mantener la basura en recipientes cerrados, y si es necesaria enterrarla.

Además aconsejaron guardar los alimentos en envases resistentes y cerrados; beber sólo agua segura (potable, envasada, hervida o desinfectada); no dejar ollas ni utensilios al alcance de roedores; caminar sólo por senderos habilitados; y no recolectar ni consumir frutos silves

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico