Promesas en el bidet para un gobierno que aún cree en el valor de la palabra

Los diputados presionan por ventajas propias, mientras Nación promete tres empanadas para todo 2018. Una odalisca en el lugar menos pensado y el trasfondo de la movilización sindical contra las reformas que buscan precarizar a trabajadores y jubilados.

Tirando de la cuerda

En la semana que pasó, el Ejecutivo provincial sintió en su máxima intensidad el rigor que desde la Legislatura le quieren imprimir a determinadas cuestiones que hacen a la gobernabilidad. Lo cierto es que algunos diputados pretenden convertir lo que habitualmente es una negociación común y corriente en un toma y daca en el cual “yo te doy esto si vos me das aquello”. Bastante de eso hubo en los días previos, así como el mismo jueves de la sesión en la que debía aprobarse el empréstito que servirá para pagar los últimos sueldos del año, así como el aguinaldo, a los empleados estatales.

Hay ciertos legisladores como Blas Meza Evans y Alfredo Di Filippo que parecen cegados por los buenos viejos tiempos y están llevando cada negociación al límite, sin tener en cuenta que en el medio quedan como rehenes los que dependen de un sueldo básico para llevar el sustento a su casa.

El patio trasero

Amén de los problemas domésticos, Mariano Arcioni debe lidiar con la inflexibilidad del Gobierno nacional que en los hechos parece haberse desentendido de la suerte de las provincias patagónicas, que pocos votos aportan al sueño hegemónico de Mauricio Macri, el que solo exhibe generosa billetera para aquellos de su núcleo duro, como la gobernadora de dulce voz, Eugenia Vidal, y el impresentable jujeño Gerardo Morales. Lamentablemente, Chubut comprueba su marginación a la hora de analizar las obras presupuestadas para el año próximo, donde apenas figura la remodelación del aeropuerto de Esquel, ciudad que gobierna un intendente de Cambiemos. Después no hay nada, más allá de las promesas verbales de funcionarios de alto nivel y hasta del electo diputado Gustavo Menna, de concluir la doble trocha Trelew-Madryn o la de Comodoro-Caleta. El Camino de Circunvalación quedó para un remoto futuro; sobre la repotenciación del acueducto nada está claro y ni hablar del Estadio del Centenario o de la Ciudad Judicial.

Más allá de la desocupación laboral que se prevé para el gremio de la construcción y de la recesión económica que implica la inactividad comercial, no se debe perder de vista la recesión petrolera y el cierre de la fábrica textil de Trelew.

Lo cierto es que 2018 no pinta bien en materia económica para Chubut y de ayuda social ni hablar. Nación hasta recortó la construcción de viviendas sociales porque entiende que es más práctico que los interesados pidan préstamos directamente a los bancos. Lógico que para los funcionarios PRO es un detalle menor lo de las tasas de interés, o que en muchas localidades de la provincia no se cuente con entidades bancarias con capacidad de préstamo.

Por ahora, el gobernador de Chubut mantiene su sonrisa en cada encuentro con los ministros nacionales, pero ya analiza que en cualquier momento deberá ponerse más enérgico ante gobernantes para los cuales los límites del país son más estrechos de lo que indican los mapas.

Fita en orsai

El diputado provincial y titular de la CGT Saúl Ubaldini no tenía muchas ganas de promover una movilización en contra de las reformas laboral y previsional y se le notó. Cuando periodísticamente se le consultó a Gustavo Fita a comienzos de semana qué haría en relación a la movilización que a esa altura se sabía iba a converger en Plaza de Mayo, se mostró dubitativo, concluyendo con que su sector enviaría una representación a Buenos Aires y descartando de plano que en Comodoro pudiera haber alguna manifestación.

Sin embargo aquella máxima de “con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes” le pasó cerca el miércoles, ya que fueron unas 10 mil las personas que se concentraron en la plaza de la Escuela 83 para luego marchar por San Martín y volver por Rivadavia. La cantidad de manifestantes sorprendió a los promotores de la marcha (Camioneros, Petroleros, Bancarios, Docentes y otros gremios que no forman parte de la CGT que a nivel nacional responde al triunvirato que negocia con el ministro Jorge Triaca cambios en leyes laborales que no pocos denuncian como resignación de derechos).

Seguramente no es el caso de Fita, quien al menos en lo discursivo se manifiesta claramente opositor a las políticas neoliberales hoy en boga.

De acá sale un diputado

Así lo señaló la diputada nacional Ana Llanos en el arranque de las jornadas de periodismo parlamentario que organizó con periodistas especializados de Buenos Aires en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

La legisladora indicó que creía necesario que la gente sepa cómo se manejan los proyectos en el Congreso ya que muchas veces hay buenas iniciativas que son trabadas por cuestiones internas y externas.

Llanos consideró que además de esa búsqueda informativa pretendía que en el futuro inmediato del curso surgiera “un diputado o una diputada nacional”, frase que fue celebrada por los militantes de su línea que compartieron el curso con los periodistas, que se miraron atónitos, creyendo quizás que era a ellos a quienes se les estaba otorgando tan alta responsabilidad.

Completo

El curso de periodismo parlamentario fue completo ya que contuvo explicaciones de cómo se hace un proyecto, el funcionamiento de ambas Cámaras y el camino que cada una de las iniciativas debe seguir para que llegue a destino.

La mayoría de lo que se explicó era conocido, ya que en la ciudad hay periodistas parlamentarios y si bien otros no lo son, seguramente por lectura o seguimiento de algunos temas más o menos entienden cómo se trabaja en el parlamento.

Lo llamativo del curso no fueron esas explicaciones, sino el comienzo que, dicho sea de paso arrancó demorado por impuntualidades varias. Antes de que empezaran las jornadas todavía no se sabe a cuento de qué ingresó al recinto de reuniones una odalisca que ocupó el centro de escena.

La bailarina, ataviada con las prendas típicas de la cultura árabe, empezó con su baile sensual y al principio los periodistas comodorenses se miraban un poco intrigados pero luego, ya con la danza en su apogeo, se relajaron y empezaron a disfrutar del momento, sin preguntarse qué tenía que ver la odalisca con el periodismo parlamentario.

Hubo varios que quisieron que el baile continuase, pero no se atrevieron a mocionarlo porque recordaron para qué habían sido convocados. Eso sí, nadie metió la mano en el bolsillo para agradecer el baile a la odalisca de la escuela de Ana Llanos.

Fue al cohete

El miércoles se realizó en Comodoro la concentración, con posterior marcha por el centro, en contra de la reforma laboral que impulsa el gobierno. La protesta reunió a 10.000 personas, la mayoría de los gremios UOCRA y Petroleros, ya que Bancarios y Camioneros enviaron su gente a la movilización nacional de Buenos Aires.

En la plaza de la 83, además del motivo de protesta principal, se vivió una clara pulseada entre el sector del Movimiento Sindical de Trabajadores Patagónicos (MSTP) y la conducción oficial de la CGT Saúl Ubaldini, que conduce Gustavo Fita, que claramente –al menos en convocatoria- fue favorable a la línea interna que encabeza Raúl Silva, a quien la multitud, arengada por un locutor de la UOCRA pidió “la CGT”.

En el medio de los discursos, los manifestantes hicieron oír no solo su voz y cánticos sino también mucha pirotecnia, esa que está prohibida. En el palco, improvisado en un semi de camión, el intendente Carlos Linares pidió a la organización que dejen de arrojarla, algo que fue trasladado a la multitud desde los micrófonos.

Pero el pedido cayó en saco rato, con lo cual la ordenanza que prohíbe la venta y uso de pirotecnia nuevamente fue burlada ya que nadie cree que el municipio irá a cada uno de esos sindicatos a aplicar las multas correspondientes por violentar la normativa municipal.

Lo atendieron

El jueves finalmente fue al Concejo Deliberante el subsecretario de Fiscalización del municipio, Daniel Campillay. Lo hizo en compañía del secretario de Gobierno, Máximo Naumann, y del titular de Economía, Germán Issa Pfister, ya que la idea era que los concejales recibieran información de los números que esa cartera tiene para 2018.

Gobierno fue la única secretaría que no expuso ante los concejales antes de la aprobación del ejercicio en primera lectura. La no concurrencia fue por problemas de salud del secretario, pero los concejales nunca entendieron por qué a esa reunión no fueron los subsecretarios del área.

En realidad sí saben por qué Campillay hace rato que esquiva a los concejales, ya que tampoco fue cuando se discutió la vigencia de la ordenanza de pirotecnia que había criticado públicamente como si fuera un vocero de la Cámara Argentina de Fuegos Artificiales.

Las explicaciones sobre los números duraron pocos minutos ya que, casi de inmediato, los concejales comenzaron a ametrallar a preguntas a Campillay sobre los controles de venta de pirotecnia, algo que está prohibido pero parece nadie controla.

El subsecretario contestó como pudo y se comprometió, esta vez, a enviar informes con las actas correspondientes de multas para los comercios que, pese a estar prohibido, siguen vendiendo estos elementos. Para facilitarle las cosas, por la ausencia de inspectores los concejales hasta le dieron las direcciones de los comercios que tiene que inspeccionar y sancionar. “Empiece con los que tienen cartelería en la calle que dicen ‘venta de pirotecnia’”, le aconsejaron socarronamente.

Escondido pero presente

La concentración en contra de la reforma laboral fue organizada prácticamente en su totalidad por el sindicato de la UOCRA que, a través de Raul Silva, encabeza el Movimiento Sindical de los Trabajadores Patagónicos, el sector disidente dentro dela CGT que integra junto a Petroleros y Camioneros, entre otros gremios.

La organización, salvo el detalle de la pirotecnia, los problemas en la circulación por el centro y los desperdicios que quedaron en la San Martín, fue perfecta ya que permitió que los discursos fueran compactos y seguidos por la multitud con buen sonido y visión.

Uno de los responsables de esa organización fue Rubén Crespo, ex secretario de prensa que no ocupa formalmente ese lugar desde la condena que recibió de la justicia por portar ilegalmente armas de fuego. El hombre que fue condenado a tres años, luego de haber aceptado el juicio abreviado y declararse culpable, no puede hacerse ver mucho pero no tiene obstáculo alguno ya que quedó en libertad porque la condena fue exactamente de tres años que le impuso ciertas inhibiciones y prohibiciones, pero puede seguir su vida de manera más o menos normal.

¡Rajá de acá!

Es lo que más o menos le dijeron a Fernando García, de la Corriente Clasista Combativa, quien con esfuerzo pero ayudado por los mismos que luego lo invitaron a bajarse del semi de camió, pudo subir al palco desde el que los dirigentes sindicales dieron los discursos.

Sucede que García subió tarde al palco y pretendía hablar, ya cuando los discursos estaban cerrando, es decir en un lugar protagónico que, obviamente, la dirigencia del MSTP y de los gremios alineados dentro del peronismo no le iban a dar.

Daniel Murphy, de la ATECh, que tiene otra alineación política por fuera del peronismo, no tuvo problemas en hablar pero porque fue el primer orador y su discurso, como corresponde, fue en línea con la protesta contra las reformas de Macri que ajustan a trabajadores y jubilados, dejando de lado diferencias políticas y metodológicas.

Lo de García fue distinto ya que no se sabe si fue por picardía o mal cálculo, el ex candidato a la diputación nacional se subió cuando solo faltaban los discursos de los petroleros y del propio Silva, que iba a cerrar el acto.

“¡Mirá si vamos a hacer un acto para que lo cierres vos, que movilizas 20 personas, tomatelas¡”, le dijeron a García que, en vano, les decía a los organizadores que su sector “también es parte de la clase trabajadora” y que -como último intento antes de bajarse molesto del camión-, acercó su escrito, que obviamente tampoco fue leído.

Los fashion

Los representantes de los Petroleros, tanto Privados como Jerárquicos, mostraron un nuevo perfil discursivo y hasta de presentación. Tanto David Klappenbach, a quien el locutor parece no tuvo tiempo de leer primero su apellido y presentó solo como Daniel, como Leandro Moyano, hablaron con claridad. Los dos jóvenes dirigentes sindicales representan la renovación dentro de sus gremios y así se presentaron, con discursos anclados en el peronismo doctrinario -en el caso de Moyano- y con uno más irónico pero punzante, de Klappenbach, que recordó que “hace dos años nos dijeron que todo lo que estamos viviendo no iba a pasar”.

Los muchachos fueron muy precisos a la hora de criticar al gobierno nacional y recordar los derechos de los trabajadores. Eso sí, fiel a lo que parece ser la característica metrosexual de ambos, los sindicalistas tenían la barba prolija y unos llamativos anteojos de sol que, si no eran originales de esa marca con precios casi inaccesible, se le parecían bastante.

Lenguaje laboral

María Kuhnle, la representante de Aleara -el sindicato que reúne a los trabajadores del juego de azar- también se dirigió a la multitud que se agolpó frente a la plaza de la escuela 83 para cuestionar la reforma laboral impulsada por el gobierno nacional.

No se sabe si adrede o porque está muy consustanciada con su trabajo, la sindicalista utilizó en su discurso varias frases asentadas en su tarea diaria. Así dijo que “con esta movilización los trabajadores nos jugamos un pleno” y mientras pedía silencio para seguir con su discurso, también sugirió que al gobierno nacional había que ponerlo en su lugar, o sea en “caja”, para seguidamente asegurar que la lucha se gana en la “calle” y que esta situación de ajuste “no va más”. Para el cierre, solo le faltó decir “gracias, empleados”.

¿Y los propios?

Los ministros Coordinador de Gabinete y de Economía, Sergio Mammarelli y Pablo Oca, responsabilizaron al bloque del PJ FpV por no haberse aprobado, en la sesión del jueves, el nuevo endeudamiento con Nación, que permitiría que provincia pague los sueldos a los empleados estatales en tiempo y forma.

La interpretación que hizo el gobierno sobre lo sucedido el jueves es, como mínimo, discutible ya que la sesión se levantó luego de que el bloque oficialista, Chubut Somos Todos y sus aliados (mackartistas y Cambiemos), quitara el quórum al no ver en los despachos de comisión el proyecto que se había trabajado durante toda la jornada.

Lo curioso es que en la sesión no participaron ni el titular del bloque de Cambiemos, Eduardo Conde, ni el acérrimo dasnevista Alejandro Albaini, quienes son presidente y vice dela comisión de Hacienda, que es la que debería haber generado el despacho que no se hizo en gran parte porque ninguno convocó a reunión.

En la sesión tampoco, al quitarse el quórum, se promovió desde el oficialismo o la puesta en comisión o de última la convocatoria a una reunión especial para tratar ese despacho o tema que ahora será convocada por el Ejecutivo.

No lo sé

Más allá de que no era responsabilidad del bloque opositor, en el FpV igual hubo reproches por el cambio de opinión que entre la tarde de la reunión mantenida con el ministro Pablo Oca y la noche hubo respecto al tratamiento del endeudamiento.

La bancada que todavía conduce Javier Touriñan había acordado que si el ministro eliminaba del proyecto todo lo relativo a un eventual avance sobre los empleados y jubilados, el endeudamiento se iba a acompañar.

Pese a que el ministro recortó el proyecto, eliminando del texto las menciones que podían interpretarse como un avance sobre el personal, en la reunión de bloque el FPV decidió que no iba a acompañar y para ello no movió un dedo para convocar a comisión, algo que debieron hacer Conde o Albaini.

El cambio de posturas generó una nueva brecha en el bloque del PJ FPV que no por mucho tiempo más conducirá Touriñan, que se hartó de los posicionamientos que algunos de sus pares asumen para generar rispideces cuando “lo que hay que hacer es política”, repite a sus más íntimos.

“¿Si hay sesión especial usted va a seguir siendo el presidente de bloque?”, se le preguntó el viernes a Touriñan desde Radio Del Mar. “No lo sé, no lo sé”, fue su respuesta.

No a la reforma laboral

El senador nacional Alfredo Luenzo, de Chubut Somos Todos, quedó envuelto en una polémica cuando, luego de criticar la reforma previsional, a diferencia de los legisladores del FpV, Nancy González y Mario Pais, en vez de votar en contra se abstuvo. El senador explicó que asumió esa posición luego de intentar cambiar parte del proyecto, el que específicamente bajaba el importe jubilatorio, algo que no logró. Luenzo también advirtió que recibió presiones para votar favorablemente, pero que les hizo notar a los suyos que “todo tiene un límite”.

Pese a no lograr el cambio, Luenzo no votó ni a favor ni en contra del proyecto, con lo que supuso que equilibró cargas entre el mandato que le bajaban desde Rawson y su conciencia. Eso sí, el senador adelantó que “hasta acá llego” y que “de ninguna manera va a acompañar la reforma laboral” que propone reducir indemnizaciones, precarizar condiciones laborales y eliminar la edad para la jubilación obligatoria, entre otras bellezas por el estilo para la clase obrera.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico