Quién dijo que 2018 no es un año electoral

Hay diputados, intendentes y otros funcionarios que a la par de su gestión ya trabajan para su futuro político. Alianzas antes impensadas, hoy parecen coherentes. Seguir aclarando a veces oscurece. Asumió hace unas semanas y ya se tomó vacaciones. La sigla del disgusto.

La imagen del ajuste

Más allá de lo que se diga en los discursos y en las declaraciones, todos los dirigentes políticos con pretensiones, sobre todo los que ya ocupan puestos públicos, están pensando y realizando movimientos de cara a las elecciones de 2019, donde se renovará desde Presidente de la Nación hasta miembros de los Tribunales de Cuentas en los municipios.

La elección del 22 de octubre último, donde Gustavo Menna logró el segundo lugar entre los candidatos a diputados nacionales por Chubut -detrás de Mariano Arcioni, de Chubut Somos Todos-, hizo que los ojos del poder central ratificarán en los hechos la potencialidad que a priori tenía el abogado comodorense.

El propio Menna, durante la euforia del festejo de su ingreso como diputado reconoció que la intención de la UCR, y de inmediato agregó a Cambiemos, es disputar la Gobernación del próximo año.

Así en Cambiemos Chubut ya se trabaja en firme con Menna 2019. Pero el camino es largo y habrá que ver cómo empiezan a pesar en su imagen pública las medidas que adopte como diputado nacional. Al menos las primeras que tomó generaron duros cuestionamientos entre el electorado chubutense, al avalar los ajustes impulsados por el Gobierno nacional a través de las reformas Previsional y Tributaria.

Todo es posible

El gobernador Mariano Arcioni, que habitualmente en sus discursos pide que este año todavía no se piense en 2019, también está preocupado en su futuro político. El mandatario chubutense tiene que sortear duros escollos, como son la crisis económica de la provincia, el reemplazo de un liderazgo fuerte y personalista como el de Mario Das Neves y acomodar la tropa de Chubut Somos Todos, golpeada por la desaparición del trigobernador, pero también proyectada en algunos casos hacia las próximas elecciones.

La estrategia de Arcioni, como lo hizo Das Neves en cada uno de sus arranques de gestión, es tratar de alcanzar consensos con el Gobierno nacional, algo que entiende que es necesario para que a la provincia sigan entrando fondos para atender el grave desequilibrio financiero de las arcas chubutenses, acuciadas por la baja económica, pero también por los endeudamientos adquiridos y entonces defendidos como necesarios.

En función de ese alineamiento, desde el entorno de Arcioni se propuso a los punteros macristas la posibilidad de avanzar en un acuerdo electoral entre Chubut Somos Todos, o parte de la fuerza, y Cambiemos. La propuesta era que se asegure el respaldo para la reelección de Arcioni, con Gustavo Menna como candidato a la Intendencia de Comodoro, ya que la intención del Gobierno nacional es quedarse con la conducción del municipio más importante de la Patagonia.

La respuesta, si bien puede variar, por ahora fue absolutamente negativa y lo único que se le ofreció como posibilidad al gobernador, más el respaldo de Nación necesario para sobrellevar este año y el próximo, es que se haga un enroque. Es decir: que Menna sea el candidato a la Gobernación y Arcioni a la Intendencia. Esa última candidatura era la que Mario Das Neves había pensado alguna vez para su vicegobernador, en el medio del cumplimiento de su mandato como diputado nacional.

“De acá”

Casi como parafraseando al latiguillo de uno de los personajes inolvidables de Alberto Olmedo, el presidente del Comité Provincia de la UCR, César Herrera, salió en parte al cruce del intento de que el candidato a la Gobernación en 2019 por ese alianza sea del PRO o de otra fuerza.

Siempre limitando la discusión a lo que por ahora es Cambiemos, es decir la UCR y el PRO, el “Oso” dejó en claro que el candidato a la Gobernación de 2019 será un radical, en obvia alusión a Menna, aunque no lo nombró.

Con esta sentencia, el exconcejal de Comodoro dejó en claro que la UCR sigue siendo parte fundamental de la alianza que llevó a Macri al Gobierno nacional y aseguró estructuras en cada una de las provincias, entre ellas Chubut, donde el PRO recién logró el año pasado formalizar la conducción que provisoriamente ejercía Daniel Laudonio.

Ausentes sin aviso

César Herrera también tuvo que explicar la ausencia de la mayoría, sino de la totalidad de la dirigencia de la UCR, en la visita que el presidente de la Nación, Mauricio Macri, realizó a Rawson el martes.

En la actividad del presidente, en realidad, no participó ningún dirigente de peso del radicalismo, ni siquiera concurrieron el diputado nacional Gustavo Menna y los diputados provinciales Eduardo Conde y Jaqueline Caminoa, todos de vacaciones.

“No hay ningún distanciamiento con el presidente, todo lo contrario, lo que pasa que la visita se decidió de manera abrupta y no hubo tiempo para suspender lo que muchos de los dirigentes habían resuelto en torno a sus vacaciones”, explicó Herrera, quien destacó la presencia en la actividad de otros dirigentes radicales de segunda o tercera línea, a la postre los únicos que no se habían tomado vacaciones.

Muñoz sigue explicando

La diputada nacional Rosa Muñoz respondió a través de declaraciones públicas a la acusación que durante la visita del presidente Mauricio Macri, realizó el funcionario del Ministerio del Interior, Sebastián García De Luca, hacia los legisladores nacionales por Chubut, a quienes acusó de poner palos en la rueda y no aportar para que en el Congreso se aprueben los proyectos enviados por el Ejecutivo Nacional.

Muñoz, que quedó en offside al haber dado quórum y luego retirarse para no votar en contra el ajuste a los jubilados, salió al cruce del funcionario nacional y aseguró que ella esperaba “otra reacción del Gobierno nacional” porque “llegaron al gobierno con la promesa de cambiar todo lo que estaba mal. La gente que los votó también esperaba algo más importante para los argentinos”, advirtió.

La diputada volvió a defender la postura adoptada. Indicó que pese a sus declaraciones y posición anterior, dio quórum porque no “soy una libre pensadora” e intentó pasar en limpio su denuncia pública de la extorsión hecha por el Gobierno nacional hacia los gobernadores.

“Tal vez fui muy fuerte al hablar de extorsión. Tendría que haber dicho que había acuerdos”, indicó para retroceder así varios casilleros entre lo dicho y lo hecho.

Los árboles y el bosque

En la Intendencia de Comodoro, como en el Frente para la Victoria en general, también se piensa en 2019, y pese a lo sucedido con el temporal y el resultado en las elecciones del 22 de octubre, para muchos la candidatura a la Gobernación del intendente Carlos Linares no está tan olvidada, como algunos piensan.

Las chances de Linares son tales ya que pese a todo lo que pasó en Comodoro con el temporal sigue siendo el único dirigente fuerte del FpV y quien continúa manteniendo vinculaciones con el kirchnerismo, que se supone volverá con Cristina a buscar el poder en 2019, año en el que enfrentaría a Mauricio Macri en su búsqueda por la reelección.

Al “linarismo” hay algo que lo desvela tanto o más que la Gobernación, que es retener la ciudad de Comodoro Rivadavia, por eso ya se empezaron a ensayar otros nombres como eventuales sucesores de Carlos Linares.

Al nombre del viceintendente Juan Pablo Luque, se sumaron los del secretario de Gobierno, Máximo Naumann y el del exfuncionario buzzista, y actual director periodístico de una radio de esta ciudad, José Glinski.

Sobre la figura del secretario de Gobierno ya se trabaja, incluso, en cartelería e imágenes para hacer circular por redes sociales. Esto desde la Agrupación Unidos Triunfaremos.

Las especulaciones incluso indican que se podría trabajar en la fórmula Naumann-Glinski como intendente y vice, aunque no queda claro si son realmente potenciales candidatos o los “elefantes” que se tiran para que, a la vista de todos, pasen desapercibidos los otros “elefantes” que se quieren ocultar.

Picó en punta

Otro que nunca ocultó sus aspiraciones, y que incluso las hizo públicas cuando Mario Das Neves estaba vivo, es el intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, quien le dejó en claro a Arcioni su decisión de recorrer un camino propio.

Así lo hizo cuando armó la reunión entre intendentes con el ministro nacional de Energía, Juan José Aranguren, y ahora lo ratificó cuando, tras la visita del presidente Mauricio Macri, pidió que Provincia avance en un reclamo para que haya regalías o más ingresos a Chubut por los parques eólicos.

Junto con esto, Sastre aceptó gustoso una invitación que se le hizo desde la empresa pesquera Red Chamber y el consulado argentino en Los Angeles, para visitar esa ciudad estadounidense donde adelantó que buscará inversiones para su ciudad y en lo posible para la provincia.

Sastre buscará la Gobernación desde Chubut Somos Todos, pero si esto no se da tiene la posibilidad de tejer alianza con Carlos Linares y el intendente de Trelew, Adrián Maderna, quien pese a tantas idas y vueltas, sigue siendo afiliado y curiosamente dirigente del PJ.

El intendente de Puerto Madryn, como se ve por otro lado, también disfruta de su línea directa con el macrismo-Nación y entonces no se descarta que pueda ser candidato por Cambiemos y la alianza con Chubut Somos Todos o el acompañante de fórmula de Menna, con lo cual se cerraría el acuerdo que involucraría a candidatos del eje Comodoro-Madryn.

De vacaciones apenas asumió

El subsecretario municipal de Control Operativo, Ricardo Murcia, representó en pleno fin de año un ingreso importante en el gabinete de Carlos Linares, quien encontró en el exsubsecretario de Ambiente de provincia al reemplazante de Mariano Lamberti.

Murcia, como ya había ocupado ese cargo y por su impronta, era y es el funcionario ideal para llevar adelante el último tramo de gestión en esa área, con acciones concretas y permanentes.

Así lo hizo Murcia que, incluso, se puso a dirigir el operativo de tránsito del 13 de Diciembre, antes de asumir. Luego montó, como corresponde, los controles de seguridad y alcoholemia durante las fiestas, que nuevamente dieron resultados sorprendentes y preocupantes.

Pero, a poco de asumido y luego de los operativos de las fiestas, el funcionario comenzó sus vacaciones. Hay que reconocer que la situación había sido planteada por Murcia antes de asumir, ya que tenía definido sus días de descanso cuando no pensaba que se le ofreciera el cargo, pero el tema igual provocó ruido en el gabinete municipal y en la comunidad en general.

El ocurrente

El diputado provincial Gustavo Fita, del Frente para la Victoria, fue gráfico al ser consultado por este diario acerca de la suerte que tendrán los proyectos de ley que se tratarán mañana en sesión extraordinaria. “Que los apruebe el Prochoto”, dijo el legislador, denominando de esa manera tan sutil a la alianza entre Cambiemos y Chubut Somos Todos.

En Chubut Somos Todos, que años atrás ya tuvo que soportar cómo el entonces diputado provincial Gustavo Reyes les endilgó su sigla, al llamarlos “Chusoto”, se enojaron con la ocurrencia de Fita, al que trataron de irrespetuoso y soez.

Al titular de la CGT Saúl Ubaldini, los enojos de sus pares, que se hicieron públicos vía Twitter, lejos de llevarlo a sentirse mal, lo hicieron sonreír porque notó que, con poco, los muchachos se alteraron por habérsele enrostrado una suerte de alianza que, hace tiempo, aparecía como imposible.

El artículo 18

Dentro del paquete de leyes que los diputados provinciales tratarán mañana está el Presupuesto 2018, que curiosamente en el artículo 18 contiene un cambio de texto en la ley que creó el Fondo Hidrocarburífero, el aporte que las ciudades productoras de petróleo reciben a cambio del pasivo ambiental que la actividad genera.

Tanto el ministro Coordinador como el gobernador se molestaron cuando, desde la oposición, se hizo notar la inconveniencia de que se realice esa modificación, ya que la misma implica un cambio de destino de esos fondos, que solo pueden usarse para obras de infraestructura.

Es cierto que, en el texto, no se habla de los fondos que reciben los municipios, entre ellos Comodoro, pero sí de los que, por la renta hidrocarburífera, Provincia maneja y que, hasta el momento, deben ser destinados a obra de infraestructura y no para políticas públicas, como se impulsa ahora.

Hoy, en la reunión previa a la sesión de mañana, los ministros Pablo Oca y Sergio Mammarelli, tendrán que aclarar esta parte del texto, que seguramente será modificada o eliminada.

Desde Provincia, pese al enojo, se acepta que la idea es usar los fondos para otra cosa que no sea infraestructura.

Los diputados, van a plantear que, con claridad, se diga para qué se quieren utilizar, si es para rentas generales (pagar sueldos) o temas más sensibles como la salud. Recién, con ese reconocimiento, los diputados definirán si el texto queda tal como se envió, se modifica, o se elimina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico