Quiso vender un casco y le sacaron $275 mil

Gestionó la clave token, les dio los datos y le sacaron todo el dinero que tenía de su caja de ahorros y el obtenido mediante un crédito inmediato.

Roxana intentaba vender un casco a través de Marketplace y en unos 10 minutos dentro del cajero se sumó a la larga lista de víctimas de estafa en la provincia de Neuquén. Bajo engaño, gestionó la clave token bancaria y otorgó los datos que arrojaba el sistema, lo que le permitió al estafador alzarse con los $75 mil que había en su cuenta, más un crédito de $200 mil.

Según relató la víctima en declaraciones a LU5, todo ocurrió el lunes por la tarde, cuando fue contactada a raíz de un casco que había puesto a la venta a través de Marketplace, de Facebook. Todo inició con normalidad: la contactaron, le pidieron un número de teléfono y durante la llamada se ultimaron detalles para recibir el dinero y concretar la entrega del producto. Sin embargo, en ese momento se estaba poniendo en marcha la estafa, según cuenta LMNeuquén.

"Me dijo: 'Hice la transferencia, pero desde la cuenta de mi papá porque desde la mía no podía y necesito que vayas al cajero a autorizar que el dinero caiga a tu cuenta'. En el cajero, ya dudando, me engañó, me confundió, le otorgué la información de la clave token y en pocos minutos me vaciaron. Yo no estaba al tanto de estas estafas", admitió.

La mujer aseguró que todo ocurrió en un lapso de entre 10 y 12 minutos, en los que le solicitaron que no realice otras operaciones. Sin embargo, ella decidió realizar una extracción y fue allí que se percató de que sólo tenía $490 en su cuenta. Al intentar nuevamente, logró extraer 5 mil pesos, pero allí el saldo de su caja arrojaba otro número: más de 180 mil pesos. Recién en ese momento le cayó la ficha de la estafa.

"Fui engañada en un momento de vulnerabilidad. Me cazaron, me agarraron, me hicieron el cuento del tío. Yo pensé que nunca me iba a pasar y me pasó", lamentó quien intentó vender un casco pero terminó cayendo en la red de los estafadores que siempre están al acecho, aguardando la oportunidad.

Por otro lado, Roxana también reclamó respecto de la actitud del banco que "se lavó las manos". "Todo esto ocurrió con una rapidez que, si yo quiero, como clienta del banco de mil años, ir y sacar un crédito, seguramente me van a demorar varios días, aunque los préstamos online son inmediatos. Ahora me dicen que como yo otorgué esa información de buena fe, ellos no pueden hacer nada", confió y agregó: "Yo más que nada quiero advertir a la gente porque a mí gracias a dios no me mató en nada. Tengo que pagar el crédito, pero si esto le pasa a alguien que vive al día, que tiene que alimentar a sus hijos, es un horror".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico