Reclaman que se autorice el uso el dióxido de cloro

Manifestantes con máscaras se concentraron en la costanera de Río Gallegos para reclamar que se utilice esa sustancia como tratamiento del COVID-19, pese a que autoridades sanitarias han advertido que su ingesta resulta nociva para el organismo.

Representantes de la Coalición Mundial por la Salud y la Vida (Comusav) realizaron el sábado una marcha en Tucumán y otra en Santa Cruz para que se autorice la utilización del dióxido de cloro para el tratamiento del coronavirus.

En la ciudad de Río Gallegos, un grupo de personas con máscaras se concentró en la Costanera, frente al Automovil Club y en caravana llegaron al mástil mayor de la ciudad donde expusieron sus carteles.

Además, en esa ciudad hubo una marcha más numerosa para que en los hospitales de la provincia autoricen el tratamiento con ibuprofeno inhalado como mecanismo de tratamiento para pacientes moderados de coronavirus.

En tanto, en la Plaza Independencia de Tucumán, otro grupo de manifestantes reclamó constituir una comisión científica que analice los casos documentados y determine si los ensayos clínicos con la sustancia "pueden pasar a la fase 2 y completar el proceso que autorice su uso".

"El dióxido de cloro no es un medicamento, no cura, pero sí ayuda a recuperar la salud y es un oxidante de los virus", señaló uno de los voceros del grupo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico