Reclaman seguridad nocturna en las nuevas paradas

En la zona de las paradas ubicadas en la calle 25 de Mayo, entre Rivadavia y Ameghino, aumentaron los robos, por lo que los usuarios reclaman más iluminación y más seguridad. También hay cuestionamientos para los choferes que no frenan en el lugar que corresponde.

Son las 20:30 y la oscuridad se adueña de la parada de colectivos que se ubica en la 25 de Mayo, entre Rivadavia y Ameghino. Hay bastante gente, pero ningún efectivo policial que circule por la zona.

Una joven toma su teléfono celular y su cara se ilumina por la pantalla. El silencio reina en la zona. Hasta que un grito alerta a todos. La joven lucha para que un hombre no le arrebate su dispositivo. Otro joven se acerca rápidamente para ayudarla. Trata de pegarle al delincuente. Se suman más personas para intentar apresar al malviviente, pero el mismo huyó corriendo y se perdió entre los autos estacionados en la Terminal de Ómnibus. No fueron pocos los que consolaron a la joven.

El miedo se apodera de la zona. Los teléfonos son guardados. Los bolsos son apretados contra el cuerpo y se revisan si las mochilas están cerradas.

La escena se produjo el martes por la noche, pero según los usuarios es una constante en la nueva parada de colectivos. La decisión de eliminar las antiguas garitas sobre la calle San Martín y la avenida Rivadavia no mejoró la calidad del servicio del transporte público y las críticas van en aumento. “Los primeros días veías a los policías y a los de (la Dirección de) Tránsito andar por acá. Ahora no anda nadie. Esto es tierra de nadie. Y los mecheros vienen y se hacen una fiesta con nosotros”, sostuvo Rubén, trabajador de un comercio céntrico mientras de soslayo vigila que no se le pase el colectivo.

“Desde que pusieron esta parada lo único que hicieron fue joderle la vida a la gente. Todo te queda lejos y no hay seguridad porque la Policía no viene hasta acá. En el Correo (Argentino) por lo menos tenías la comisaría (por la Seccional Primera) a la vuelta. Acá no tenés nada. Ni siquiera luz porque la iluminación es nula en esta parte”, agregó.

A los reclamos de Rubén se suma Sandra. La vecina del Ceferino trabaja en una empresa de limpieza y ya fue víctima de un robo. “La semana pasada pasé al supermercado y andaba con mi bolsa. Dejé las cosas en el piso para acomodarme el pelo y pasaron dos chicas corriendo y me manotearon la bolsa. Un hombre las paró y tiraron la bolsa, pero alcanzaron a llevarse una gaseosa que había comprado”, lamentó.

PARADAS LEJANAS

Las palabras de Sandra sirven para reflejar lo que les pasa a muchos usuarios del transporte público. Las nuevas paradas que llevan a la zona sur quedan lejos y no son seguras para los vecinos. “Yo suelo comprar en el supermercado y no puedo pagar un remis porque me sale 800 pesos. Hoy con el sueldo que tengo, prefiero gastar esos 800 pesos en mercadería. No alcanza ni un kilo de carne, pero puedo comprar leche. Entonces, tengo que salir con las bolsas cargadas hasta acá (por la parada de la 25 de Mayo) y lo que es peor es que me pueden robar”, cuestionó.

Rubén, Sandra y Alberto conversan y miran de que no se les pase su colectivo. “Hay que estar atentos porque paran en cualquier lugar. El cartel ese que dice ‘Línea 2’ no sirve para nada. La (Línea) 3 te para en el (Colegio) Perito (Moreno), la 12 te pasa de largo y la 1 para si quiere; depende del estado de ánimo de los colectivos. Nadie controla nada. Es una joda esto”, cuestionó Rubén.

“Los que más sufrimos somos nosotros. Los que no tenemos auto y que nos criamos en el colectivo. El otro día escuchaba por la radio a una concejal decir que no importaba caminar más porque la San Martín iba a quedar más bonita. Me gustaría saber qué colectivo se toma esa señora porque el transporte público en Comodoro es una vergüenza”, aseguró Alberto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico