Rehenes en un camino donde hay poco brillo al final del túnel

Funcionarios y gremialistas docentes en un enfrentamiento con rehenes. Las sensaciones durante el paro y el mito ram. Concejales a la derecha y las crudas confesiones del descontrol según los nuevos imputados.

A media agua

Los días que se viven son complicados. Y no solo para gobernantes provinciales y docentes enardecidos. Lo son principalmente para todos los que dependen de un salario que cada vez pierde más valor, en tanto el dólar trepa; el acuerdo con el FMI impone nuevos ajustes; conseguir empleo se vuelve una odisea y la única esperanza que iba quedando era lo que podían hacer unos muchachos de pantalón corto que corrían detrás de una pelota a miles de kilómetros. El paro del lunes fue contundente, pero los hombres off shore no se conmovieron. Chubut fue de las provincias donde más se notó la inactividad laboral que se lee como protesta contra el ajuste. Solo un 10% de comerciantes abrieron sus negocios, según la propia CAME. Y el gobernador Mariano Arcioni tomó nota. “Chubut está siendo rehén del escenario político nacional”, dijo sin tirar mucho de la soga, atento a los peligros que ello encerraría para quien gobierna la provincia con mayores urgencias financieras del país.

Equilibrio

En el actual berenjenal en que se ha convertido la economía, todos los gobernantes buscan certezas. Ya no se pueden prever presupuestos que al mes quedan desactualizados. Por eso Mariano Arcioni se ha pronunciado el viernes a favor de alcanzar el equilibrio financiero que parece ser el nuevo caballito de batalla del gobierno de Macri. Pero estar a favor de ordenar las cuentas es de Perogrullo. Es como estar de acuerdo con la protección del medio ambiente, algo que no puede perderse de vista si se pretende realmente una provincia que más temprano que tarde alcance cierto desarrollo. El gobernador de Chubut se reunió con el nuevo ministro de Producción, Dante Sica, con quien coincidió en la necesidad de unificar esfuerzos. Por supuesto que desde Nación ya no prometen nada, ante el temor de volver a quedar en evidencia sus incumplimientos, como la reactivación de la obra de la doble trocha entre Trelew y Puerto Madryn.

Atrapados

Otros que se sintieron rehenes en las últimas horas fueron los negociadores del gobierno ante los docentes. Es que luego de que por enésima vez los dirigentes sindicales rechazaran la oferta salarial en la mesa de negociaciones, afuera cundió la furia entre quienes aguardaban y la ministro de Educación, Graciela Cigudosa, junto al secretario de Trabajo, Gerardo Gaitán, y al subsecretario de Coordinación Financiera, Luis Tarrío, no pudieron dejar el Hotel Deportivo donde se negociaba hasta bien entrada la madrugada del viernes, siendo que el “no” ya lo tenían desde las cinco de la tarde. Hay 300 pesos de diferencia al parecer irreconciliable y es casi seguro que finalmente el aumento salga por decreto, lo cual de todos modos no garantiza que los docentes vuelvan a las aulas, más allá de los dramáticos pedidos de los padres que ven cómo sus hijos se atrasan cada día más en un mundo donde solo el conocimiento permitirá salir a competir algún día en el mercado laboral con ciertas chances de no ser solo un aspirante a un plan social o a como quiera que se llame lo que implemente el neoliberalismo cruel y mentiroso que vuelve a imponer su proyecto una y otra vez en el país del no me acuerdo.

Agresividad

“Ya no podemos estar así; hay un nivel de agresividad e intransigencia con el que es difícil dialogar”, se lamentó la ministra de Educación de Chubut, Graciela Cigudosa. Y es cierto. En los últimos días ha sido insultada, zamarreada y amenazada, mientras busca negociar en lugares incómodos, como el Hotel Deportivo, porque su ministerio permanece tomado. “Es difícil trabajar por fuera del Ministerio, todo el trabajo logístico no lo podemos hacer porque no podemos ingresar”, recordó la funcionaria mientras detallaba públicamente hasta dónde podía estirarse la oferta del Gobierno, aceptando incluso no descontar los días de paro de los trabajadores de la educación que, pese a no haber iniciado el ciclo lectivo 2018, vienen cobrando sus haberes dentro de los 30 días posteriores a cada cierre de mes.

De paloma a halcón

Hace cinco años, Santiago Goodman era duramente cuestionado desde Comodoro por ser –supuestamente- poco enérgico a la hora del reclamo ante el gobierno de Martín Buzzi. En aquellos días, el titular de ATECh era considerado una paloma frente a discursos más combativos como el que tenía Carlos Magno (un “halcón”). Curiosamente, hoy Goodman se ha revelado como un furibundo dirigente que le va corriendo el arco continuamente a los negociadores del Gobierno a los que ya tiene bastante cansados, tal como expresó sin ambages el ministro Coordinador, Marcial Paz. “Goodman tiene un propósito político; quiere ser diputado nacional”, acusó.

Culpables

Desde hace un largo rato que el Gobierno nacional carga las tintas sobre los ciudadanos tratando de que nos sintamos culpables de consumir mucho gas o demasiada energía; o bien de haber creído que nos podíamos comprar un celular, un TV de 42 pulgadas o irnos de vacaciones. En Chubut ello no se dice, pero hay gestos, como los porcentajes salariales de aumento que se intentan imponer, o las nuevas condiciones laborales en las que una sola parte es la que pone. Lo expresó muy claro la CGT en su último plenario, realizado en Madryn. Allí hubo dirigentes de las distintas regionales. “La Provincia vive una situación muy grave por decisiones desacertadas del Gobierno con los trabajadores estatales”, se acusó.

Allí también el sindicalista comodorense y diputado provincial, Gustavo Fita, alertó sobre el panorama general que vive el país. “Quienes tienen responsabilidades políticas deben tener mucho cuidado porque militarizar la democracia me molesta y lo hablé con el Gobierno provincial”, agregó.

Taboada contra todos

El diputado nacional Jorge Taboada ha retomado protagonismo en la vida política provincial desde hace un tiempo y se manifiesta bastante crítico de sus excompañeros de Chubut Somos Todos. Ahora se enojó con dos ministros y también con exfuncionarios del gobierno de Martín Buzzi. En tal sentido, se mostró desilusionado con Marcial Paz. “Siempre lo reconocí como un peronista, por eso me extraña esas actitudes gorilas”, dijo del ministro Coordinador. En tanto, al titular de Gobierno, Federico Massoni, lo tildó de “siniestro” por su inequívoca tendencia a la mano dura y directamente le pidió al gobernador que lo eche de su gabinete.

En otra de las declaraciones que hizo desde el micrófono que tiene todos los viernes en la emisora radial propiedad del sindicato Camionero, también sostuvo que “los juicios que tenía Chubut fueron desistidos por Gabriela Dufour y Blas Meza Evans; por eso no se puede llegar a la reparación histórica”. Por supuesto que la aludida diputada no se quedó callada y le recordó que “el Consenso Fiscal nos quitó el derecho a todo reclamo”, resaltando que Taboada “repite como loro sin saber”.

Si Patricia lo dice

En esto de andar haciendo equilibrio, hay ocasiones en que se puede pecar de exceso. Fue lo que pasó con el atentado a la antena en la cordillera. De inmediato, desde Rawson salieron voceros oficiales a endilgarle responsabilidad al RAM, de cuya existencia duda más de un estudioso de los pueblos originarios. Pero se sabe que –real o ficticio- el RAM es uno de los enemigos de la ministro de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien alguna vez hasta llegó a decir que sus miembros eran entrenados por kurdos, Sendero Luminoso, independentistas vascos y una serie de desvaríos más. Solo le faltó incluir a las Brigadas Rojas y a la banda Baader-Meinhof y estaban todos.

Pero como los crédulos sobran (después de todo por ellos hoy tenemos a Macri como Presidente), basta una pintada que diga RAM para que salten todos. Y aunque los que gobiernan tienen información más precisa, se anotan un punto si hacen como que le creen a Bullrich y a sus acólitos, así les pueden seguir comprando armas a Gran Bretaña e Israel.

La mediación

La extensión del conflicto docente ha dejado en segundo plano otras demandas laborales al Estado e hizo que los intendentes más comprometidos comenzaran a intercambiar ideas para ver si pueden hacer su aporte para hallar una solución. En eso consistió el viaje del comodorense Carlos Linares al valle el miércoles, donde primero se reunió con el gobernador Arcioni, quien le detalló el real estado financiero de la Provincia que encontró al asumir, tras la muerte de Mario Das Neves. Después, Linares estuvo con sus pares de Trelew y Puerto Madryn, Adrián Maderna y Ricardo Sastre. “Hay un posicionamiento antagónico muy fuerte, que ya está pasando incluso a ser personal”, reflexionó mientras procura que en Rawson no se aíslen ya que considera que en situaciones como ésta lo mejor es sumar.

El que se va sin que lo echen

Nunca se desafilió del PJ, pero cuando Mario Das Neves lo necesitó para determinada tarea, ahí estuvo. Ricardo Sastre fue uno de los cofundadores de Proyecto Vecinalista Chubutense (ProVeCh), partido con el cual llegó a ser diputado provincial en 2007 y contribuyó con la mayoría dasnevista en la Legislagura para –entre otros temas- echar al entonces molesto Procurador General, Eduardo Samamé. Después, Sastre llegó a la intendencia de Puerto Madryn con Chubut Somos Todos, siendo reelecto en 2015. Cuando asumió se encontró con tierra arrasada luego de ocho años de Carlos Eliceche, y mientras el gobernador Buzzi lo hostigaba, encontró ayuda en Luis Tarrío (hoy con Arcioni) para ordenar un poco las cuentas. Su primera gestión como intendente pasó sin pena ni gloria e incluso estuvo ausente mucho tiempo por “razones de salud”. Si lo reeligieron fue porque lo apadrinaba Das Neves, de cuyo gobierno se despegó rápido para hacerle algunos guiños a Cambiemos. Hoy, sin embargo, Sastre ha vuelto al PJ y lo dice orgulloso. Al parecer desde allí intentará suceder a Arcioni. Claro que antes deberá acordar con Linares cómo será la disputa.

En ese lugar

“En la provincia hay poca obra e inversión de Nación”, concluyó el ministro de Economía de Chubut, Alejandro Garzonio, luego de realizar gestiones ante el Ministerio del Interior que conduce el nieto de Rogelio Frigerio. Sin embargo el funcionario admitió que esta no es la única provincia olvidada por Macri y sus CEO. “Hay muchas cosas que dependen del Estado, como la poca obra que sostiene a la UOCRA”, acotó advirtiendo sobre la desocupación que continuará creciendo en la Provincia y que ya ubica al aglomerado Trelew-Rawson como el lugar donde hay más argentinos sin trabajo.

Otro que analiza la cruda realidad y no se hace el distraído es el titular del sindicato de Luz y Fuerza y vocal de la CGT, Héctor González, para quien “volvimos a ser el patio recontra trasero de Argentina. Y aparentemente los gobernantes aún no se han dado cuenta a dónde estamos parados”.

Si es por bailar

La situación se produjo el jueves y no dejó de ser paradójica. Un grupo de docentes concurrió una vez más al Concejo Deliberante para entregar un petitorio con sus demandas. Como es de rigor, los legisladores locales salieron a su encuentro, les expresaron su solidaridad y se comprometieron a trasladar el reclamo a Rawson. Pero esta vez también hubo una improvisación artística al ritmo de bombos, trompetas y redoblantes, con letras alusivas a la realidad política y con coreografías que obligaban a dar un paso a la derecha cuando se aludía al gobierno de Macri y a la Alianza Cambiemos. Y allí estaban, felices y solidarios, también los concejales José Gaspar y Pablo Martínez, hoy por hoy referentes del Gobierno nacional en Comodoro Rivadavia.

La voluntad

Es para destacar que en Chubut el único que salga a dar la cara en nombre de Macri y Cambiemos sea el delegado del Ministerio del Interior. Es que ahora que ya no se hacen timbreos porque los últimos se pusieron un poco heavy, ni siquiera el diputado nacional Gustavo Menna intenta justificar algo. Sí lo hace Ignacio Torres, pese a que no es mucho lo que pueda hacer. El solo pide abrir una computadora y registrarse ante la AFIP para ver si se puede adherir a algún ítem que posibilite a las Pymes abonar algún impuesto. Pero para desgracia suya, justo ayer se supo que en Esquel acaban de ingresar 60 embargos contra pequeñas y medianas empresas de esa ciudad que justamente tiene un intendente de color amarillo.

Discurso único

“Me gustaría saber si el Estado Nacional tiene algún plan para abordar la situación crítica de la provincia de Chubut. Es necesario buscar alternativas para una reparación histórica del mismo modo que se hizo con Buenos Aires. Son las dos provincias que se vieron afectadas en el marco de la ley 23.548. La distribución secundaria nos afectó y mucho”. Fue parte de lo que le expresó el senador Alfredo Luenzo al jefe de Gabinete de Ministros de Nación, Marcos Peña Braun, cuando el jueves fue a rendir informes a la Cámara alta del Congreso.

Ante un funcionario de rostro impertérrito, el exempresario periodístico insistió: “Quiero saber si hay alguna decisión política por parte del gobierno para ir en salvataje de la situación que es inmanejable para los intereses de la provincia, pero fundamentalmente para los miles de ciudadanos que dependen del gobierno provincial y que cobran de manera escalonada; o no cobran”.

Peña Braun contestó de manual: “el Ministerio del Interior y el gobierno provincial están en diálogo permanente y seguiremos trabajando en ese sentido en la vocación de no dejar solo a Chubut”. Por supuesto que no dijo nada sobre una versión que cada vez cobra más fuerza: la eliminación de todo aporte a la Patagonia en aras de alcanzar el equilibrio fiscal para beneplácito del FMI. Se “sacrificaría” a la región dado que no le aporta un caudal importante de votos al neoliberalismo; todo lo contrario. Es aquí uno de los lugares donde más se padece el ajuste, traducido en recesión y desempleo.

Abrir el paraguas

Esta vez fue literal. No había empezado a llover en Comodoro y en Rawson habían comprado los colchones. Fue una de las conclusiones de la audiencia judicial en la que imputaron a Leticia Huichaqueo, Alberto Gilardino y Marcelo Suárez en la causa “emergencia climática”. Se trata de nuevos hechos de supuesta corrupción, cometidos por parte de quienes conformaban el entorno de Mario Das Neves en 2017. Es que una factura tiene fecha de emisión del 28 de marzo, cuando la primera gota cayó sobre la ciudad petrolera el 29. Una de las tantas desprolijidades que le costaron fortunas al Estado y sinsabores a los damnificados por el más grande temporal de todos los tiempos en esta ciudad. En la audiencia en cuestión, Huichaqueo no aceptó preguntas, pero sí hizo una declaración. A través de la misma quiso dar a entender que lo suyo no era la burocracia y que bien pudo haber firmado algo apurada en su afán por llevar respuestas a quienes por esas horas las requerían. “A mí Das Neves me pidió estar cerca de la gente, y eso hice”, sostuvo la exfuncionaria.

No lo hubiese invitado

El exministro Coordinador de Gabinete provincial, Alberto Gilardino, continúa con custodia policial luego de que declarara como testigo en la causa “Revelación” que permitió imputar y encarcelar a varios exfuncionarios y empresarios de la construcción. En tanto, a él también le llegó su hora por irregularidades cometidas en el envío de ayuda a Comodoro luego del temporal de marzo-abril de 2017. Ahora los fiscales tienen seis meses para establecer cuál fue su rol en este nuevo escándalo.

Mientras tanto, Gilardino volvió a expresar públicamente su desencanto con la figura del otrora todopoderoso secretario del gobernador, Diego Correa. “Pensé que era una persona y cuando uno se va enterando estas cuestiones, se da cuenta que era otra. Lo invité a mi casamiento porque había sido un buen compañero de trabajo; si hubiese tenido una mínima noción de todo esto no lo hubiese participado”, dijo Gilardino.

Otra cosa de la que se manifestó arrepentido fue del hecho de que “fui el único que renunció con el gobernador en vida. Quizás si hubiese hablado en ese momento de cuáles fueron los motivos, me hubiese evitado un montón de otros problemas”.

Descontrol

Marcelo Suárez era el número dos de Huichaqueo en el Ministerio de Familia y Promoción Social cuando se produjo el temporal en Comodoro. El fue uno de los cinco imputados en la audiencia del miércoles por los supuestos sobreprecios abonados a la hora de adquirir comida, abrigo, colchones y otros elementos para ayudar a los damnificados. Según su testimonio, para despejar las dudas que en su momento tuvo sobre lo que le acercaban para firmar, chequeó qué había pasado con la primera tanda de facturas. Como se habían pagado; los entes de control no detectaron irregularidades y los expedientes tenían número, siguió firmando confiado, aunque resaltó que él no decidía las compras. “Se debía pagar rápido, si no los proveedores no entregaban más mercadería. En ningún momento sospeché nada raro detrás; simplemente cumplí la orden”. ¿De quién?

Luego diría que “ante las dudas, siempre consulté a mis superiores para saber si la mercadería se había entregado”. Además, admitió que “había descontrol en el depósito porque de golpe empezó a llegar mercadería y así como entraba, se despachaba automáticamente en todo vehículo disponible. Para la gente del depósito era imposible poder controlar porque se salía en cualquier horario”. Acotó que ello era así por orden de Diego Correa. “Políticamente la palabra de Correa era como la del gobernador, con quien no tuve oportunidad de hablar”, concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico