Rentabilidad con estricta contención de los costos

Para un panel fijo de 20 firmas industriales, los indicadores de resultado operativo y rentabilidad –en porcentaje de la facturación– reflejan una convergencia a la situación previa a la devaluación. El indicador de resultado operativo sobre facturación pasó de 15,5% a 8,2% entre el primer y el segundo trimestre. Los costos de venta en términos de la facturación pasaron de 76% en 2012/3 a 66% en el primer trimestre de este año; aunque ya se ubican en 73,6%.
En las últimas semanas, se conocieron los resultados del segundo trimestre de los balances de empresas de primera línea vinculadas a la actividad industrial. Los indicadores de resultado operativo y rentabilidad, medidos como porcentaje de la facturación, reflejan un pico durante el primer trimestre de este año producto de la devaluación; sin embargo, en el segundo trimestre, se observa una rápida convergencia a la situación anterior, mostrando lo fugaz del impacto de la devaluación sobre los indicadores de rentabilidad. Por su parte, también se observa una mejora del ratio de costo de ventas que pareciera ser la estrategia a seguir por las empresas del sector.
El presente informe se realizó en base a un panel fijo de 20 balances de empresas de primera línea, que remiten sus libros contables a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires y están vinculadas con la actividad industrial. Dentro de este conjunto de firmas conviven una amplia gama de sectores, entre otros, empresas del sector alimenticio, del cementero, del metalmecánico y siderúrgico. Cabe aclarar, para tener un orden de magnitud, que la facturación anual de este panel fijo de empresas suma más de $79,5 mil millones.
En línea con la aceleración de la inflación, el ritmo de facturación de este conjunto de firmas se aceleró hasta 37% interanual en el segundo trimestre del año, alcanzando $24,7 mil millones. Por su parte, el resultado operativo creció un 43,5% interanual, posiblemente debido a una contención en la expansión de los costos de venta. Sin embargo, como refleja el gráfico, si se compara el cociente entre el resultado operativo y la facturación trimestre a trimestre, se tiene que luego de un pico de 15,5% en el primer trimestre -producto de la devaluación, que permitió contener la dinámica de los costos-; durante el segundo trimestre del año el indicador convergió al nivel observado en trimestres anteriores: 8,2%. Este fenómeno, refleja lo fugaz del efecto de una devaluación en los márgenes de las empresas industriales si no se contiene la dinámica de precios.
En la misma línea, el cociente entre el resultado del ejercicio (rentabilidad) y el nivel de facturación, refleja un comportamiento similar. Luego de un pico de 8,3% en el primer trimestre, impulsado por el efecto de la devaluación; el segundo trimestre marca 6,1%, un guarismo más en línea con los resultados observados durante la segunda mitad del año pasado.
Así las cosas, el indicador de costo de venta sobre facturación -que venía ubicándose en torno a 76% hasta el segundo trimestre de 2013-, mostró una paulatina mejora hasta un piso de 66% en el primer trimestre de este año. Durante el segundo trimestre se observó un rebote de los costos de venta, hasta representar el 73,6% del total facturado. En este sentido, los márgenes de resultado operativo y rentabilidad parecen obedecer a esta contención en los niveles de costos de venta. Sin embargo, se debe tener en cuenta que para el segundo trimestre los costos de venta ya estaban creciendo al 32% interanual.
En resumen, con una expansión en los niveles de facturación en línea con la suba de los precios (no por encima), las industrias procuran mantener los niveles de rentabilidad en base a una estricta política de contención de los costos de producción. 

Fuente: Joaquín Berro Madero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico