Repercusiones por el conflicto minero y la detención del intendente de Río Turbio

Aunque ambas circunstancias son diferentes, tienen como epicentro a la cuenca carbonífera y por ello gran parte del arco político del PJ- FpV de esta provincia considera que están relacionadas con una estrategia del gobierno nacional, al cual le atribuyen ser responsable de una seria crisis social, laboral e institucional.

Caleta Olivia (agencia)

Vale recordar que a las protestas que comenzaron a cobrar cuerpo a mediados de enero por los masivos despidos de trabajadores de YCRT, el lunes se sumó la detención en Buenos Aires del intendente de Río Turbio, Atanasio Pérez Osuna, acusado de una defraudación al Estado cuando era interventor de esa empresa.

Además, en la madrugada del martes se produjo una pueblada de las comunidades de esa ciudad y de 28 de Noviembre, que frenó el ingreso por la Ruta 40 de un escuadrón de Gendarmería Nacional, todo lo cual generó un explosivo coctel social que aún no se disipa.

En lo que respecta a la crisis institucional que se generó en el municipio rioturbiense, pudo saberse que a partir de ayer el Departamento Ejecutivo quedó a cargo del presidente del Concejo Deliberante, Nicolás Brizuela (FPV).

En sus primeras declaraciones formadas al diario La Opinión Austral, el edil dijo que “hoy más que nunca tenemos que tener una madurez política”, al tiempo que adelantó que solicitaría una reunión con la gobernadora Alicia Kirchner “para buscar su respaldo”.

SOLOAGA: “EL

PERRO ES EL MISMO”

Por su parte el comisionado de fomento de Cañadón Seco, Jorge Soloaga, consideró que el gobierno de Cambiemos puso en práctica “una formula perversa para criminalizar la política y mandar a reprimir a los trabajadores”, en clara alusión a la detención de Pérez Osuna y al envío de gendarmes a Río Turbio.

Sostuvo además que “este tipo de acciones forman parte de una política de persecución hacia quienes opinan diferente, disienten o que cuestionan una política que afecta los intereses de los argentinos”.

En ese contexto afirmó que existe un “tridente” conformado “por la justicia, medios periodísticos y el capital concentrado en un gobierno, que es utilizado para dinamitar la posibilidad de que cualquier ciudadano, dirigente político, gremial, social o cultural exprese su oposición a todo lo que está sucediendo”.

“Quienes piensan diferente –añadió- son sometidos a este tipo de tribunal de alzada que despliega las políticas del miedo, del aplastamiento del estado de derecho, del quebrantamiento del sistema republicano y de la violación de los principios elementales del derecho internacional”.

“Esto es lo que están haciendo ahora con esta nueva página que abrieron contra el intendente de Rio Turbio, Atanasio Pérez Osuna, y con el ex jefe de esa comuna y actual diputado provincial, Matías Mazú”, sostuvo el comisionado.

Finalmente remató sus dichos afirmando que “el perro es el mismo, lo que cambia es el collar porque a esta película ya la vimos en los ’90. Aplican políticas en función de intereses del capital concentrado”.

BASANTA: “OTRO PRESO POLITICO”

A su vez el ministro de Gobierno de la provincia, Fernando Basanta, reiteró que el envío de refuerzos policiales a Rio Turbio tiene como finalidad garantizar la seguridad de la población y de manera absoluta tiene nada que ver con una supuesta hipótesis de conflicto con la Gendarmería,

Al referirse a los masivos despidos de mineros, recordó las promesas que hizo el ahora senador Eduardo Costa (Cambiemos), “quien se cansó de hacer campaña diciendo que no iba a haber despidos, que iban a poner en marcha la mina, que iban a poner en marcha la mega usina y ahora ocurre todo lo contrario”.

También destacó que la protesta de los mineros “es totalmente pacífica”, por lo cual no entendía por qué el gobierno nacional envió 200 gendarmes de élite, a los cuales los pobladores de la cuenca carbonífera les impidieron ingresar a Río Turbio.

Por último, comentó que resulta sugestivo que “el mismo día en que hacen viajar a la Gendarmería detienen al intendente Pérez Osuna”, a quien mediáticamente le hizo llegar “un abrazo” y le deseó que tenga “fuerza”, entendiendo que “es otro preso político en la República Argentina”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico