Robó las llaves del auto a una partera del Hospital Regional y terminó chocándolo

Nicolás Marini fue imputado de subir el domingo hasta el tercer piso del Hospital Regional, introducirse a una oficina y llevarse las llaves de un Fiat Mobi. Los médicos lo corrieron, pero abordó el vehículo en cuestión. La dueña se interpuso adelante del rodado y estuvo a punto de ser atropellada. La policía persiguió el coche hasta el barrio Newbery, donde al chocar contra una camioneta el conductor fue detenido.

El robo del auto seguido de persecución policial y posterior choque se registró en los primeros minutos del domingo. Concluyó con la detención del conductor, identificado por la policía como Nicolás Ezequiel Marini, de 18 años, quien estuvo alojado en una celda poco más de 24 horas y después de la audiencia judicial salió en libertad.

Según expuso el Ministerio Público Fiscal en la audiencia de control de detención celebrada ayer en la Oficina Judicial del barrio Roca, el sospechoso se introdujo al Hospital Regional y subió hasta el tercer piso para ingresar a una oficina donde la partera guardó sus pertenencias.

Al parecer, el individuo esperó la llegada de la profesional en el estacionamiento del Hospital Regional y luego la siguió hasta el tercer piso. Una vez que se hizo de las llaves del Fiat Mobi, se retiró del edificio sanitario. Fue visto por una médica que alertó a sus compañeros y todos salieron corriendo detrás de él.

El sospechoso, que estaba acompañado por un cómplice, abordó el rodado. La partera se interpuso adelante del auto y ante la decisiva maniobra del individuo de salir con el coche, la mujer se tuvo que tirar hacia un costado para no ser atropellada. Para esto la policía de la Seccional Primera ya había sido alertada.

Los efectivos entraron en persecución del coche hasta que el conductor protagonizó un violento choque sobre la calle Malvinas, entre Huergo y Blas Parera, en el límite de los barrios Jorge Newbery y Las Flores. Allí colisionó de frente contra una Mercedes Benz Sprinter.

El conductor fue detenido por la policía y su acompañante logró escapar. En ese marco, el funcionario fiscal Cristian Olazábal le imputó el delito de robo de automotor. Al tratarse de un delito menor y excarcelable pidió medidas sustitutivas de la prisión preventiva.

Tras formalizase la investigación, Marini recuperó la libertad. En tanto, el Fiat Mobi quedó destrozado y secuestrado en la Seccional Primera.

No es la primera vez que roban vehículos de centros médicos. Hace más de un mes le robaron un auto a un médico del Hospital Regional. Y el 13 de diciembre la asistente de un oftalmólogo de la Clínica Santa Isabel -que funciona sobre San Martín casi Saavedra- también sufrió un robo similar. El delincuente ingresó hasta el fondo del edificio y sustrajo las llaves de un Chevrolet Celta en el cual se fugó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico