Sacrificaron al perro equivocado

Una familia quedó devastada cuando un veterinario sacrificó por error a su perro, que había sido dejado en la clínica veterinaria por problemas respiratorios. Desde la institución pidieron perdón a la familia y le dio una urna, una placa y un adorno navideño con la huella de la pata.

Una familia de Utah quedó devastada cuando un veterinario sacrificó por error a su perro. La familia Martínez llevó a su mascota, un perro llamado Ziggy, al veterinario cuando comenzó a tener problemas respiratorios y dificultades para comer alimentos sólidos, y les dijeron que necesitaría una cirugía.

Así, dejaron a su mascota en la clínica, que los llamó a mitad de la noche para comunicarles que su mascota había fallecido. "Lo comunicaron de forma muy extraña, muy vaga, como si debiéramos saber que había sucedido", relató uno de los miembros de la familia.

En realidad, todo se debió a un fatídico error, ya que el veterinario comenzó a operar a un perro que también se llamaba Ziggy y que era el que debía ser sacrificado. La clínica le pidió perdón a la familia y le dio una urna, una placa y un adorno navideño con la huella de la pata de Ziggy. "Era nuestro bebé, el mejor amigo de nuestra hija", dijo la familia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico