Se fue a entregar a la Comisaría Mosconi pero no lo dejaron preso

Cristian Gallardo fue apuñalado el miércoles en una obra en construcción de Kilómetro 14. Según la acusación fiscal, la víctima habría golpeado con un hierro a quien había sido su empleador, identificado como Carlos Oporto, y éste habría sido quien le asestó dos puntazos. El presunto agresor quiso entregarse el jueves en la Comisaría Mosconi, pero no quedó detenido. El viernes la policía allanó su casa y luego Oporto regresó a la comisaría para ponerse a disposición de la Justicia. Ayer fue imputado y recuperó la libertad.

El fiscal general Héctor Iturrioz tuvo que efectuar una exhaustiva reconstrucción para imputar al sospechoso de haber apuñalado a un hombre, debido a distintas cuestiones poco claras en las actas de intervención policial del personal de la Comisaría Mosconi respecto al caso ocurrido el miércoles en Kilómetro 14.

El acusador público contó a El Patagónico que el incidente se originó en la tarde-noche del miércoles en una obra en construcción en Kilómetro 14. El presunto agresor, identificado por la policía como Carlos Adam Oporto Almonacid (36), al igual que un testigo de la agresión son albañiles y están a cargo de dicha obra y se encuentran al cuidado de la vivienda en construcción.

Hasta hace una semana tenían como empleado a quien resultó víctima de la pelea, Cristian Leonardo Nahuel Gallardo, quien además está señalado como sospechoso de haberle robado a habitantes del barrio.

El miércoles los tres hombres se juntaron a ver un partido de fútbol.

Allí se inició una discusión y según la investigación fiscal, Gallardo habría atacado a Oporto con un hierro, propinándole varios golpes que le dejaron marcas en su cuerpo. Ante la agresión, Oporto se habría armado con un cuchillo y le habría asestado dos puñaladas a su oponente, una en la zona de la espalda y otra en el muslo.

Luego Gallardo fue trasladado en forma particular por su madre hasta la guardia médica donde quedó internado. Tal como informó El Patagónico, en un primer momento se señaló que tenía un pulmón perforado, pero el herido se recuperó y permanece en observación. Incluso se descartó que tenga que ser intervenido quirúrgicamente.

Al día siguiente de la agresión, es decir el jueves, Oporto se presentó en la Comisaría Mosconi y quiso entregarse para ponerse a disposición de la Justicia, pero los efectivos le dijeron que se retirara.

SE ENTREGO POR SEGUNDA VEZ

Recién a partir de una orden judicial, policías de la Comisaría Mosconi allanaron el viernes a las 17:30 el domicilio de Oporto en Kilómetro 14. El hombre no se encontraba porque estaba en la obra donde trabaja y su esposa recibió a la policía que no halló ningún elemento de interés para la causa en la vivienda.

Ante esa situación judicial, el albañil de 36 años una vez más concurrió a la comisaría de Kilómetro 3 y se entregó. Esta vez sí la policía aceptó su detención voluntaria y entonces ayer fue sometido a la audiencia de control y formalización de la investigación en la Oficina Judicial de Comodoro Rivadavia.

El fiscal Iturrioz le imputadó el delito de lesiones graves y pidió su libertad debido a que no había peligros de fuga y entorpecimiento, ya que el sospechoso se había puesto a disposición de la Justicia en dos oportunidades. No obstante, solicitó una prohibición de acercamiento contra la víctima y su domicilio.

Oporto fue asistido por la defensora pública Claudia Torrecillas, quien no se opuso a los pedidos fiscales. De esa forma, el juez penal Jorge Odorisio imputó al albañil y luego decretó su libertad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico