Se registraron las primeras nevadas y hubo dos vuelcos en Pampa del Castillo

En las primeras horas de este sábado, en la Ruta N° 26 dos conductores perdieron el control de sus vehículos y volcaron en Pampa del Castillo. Afortunadamente no hubo que lamentar heridos. Piden precaución a los automovilistas por el estado de la ruta tras la caída de las primeras nevadas.

Durante la madrugada se registraron las primeras nevadas y escarchas en la zona de Cerro Dragón y Pampa del Castillo, donde circulan de manera constante vehículos particulares y sobre todo, de la actividad petrolera.

Como consecuencia del frente frío que se registra desde ayer a la tarde-noche, la ruta N° 26 en el Km 40 se encontraba con tramos cubiertos de escarcha, lo que provocó el despiste y posterior vuelco de dos camionetas, donde solo iban a bordo los conductores que -afortunadamente- resultaron ilesos.

Según informó a El Patagónico el comisario Andrés García de la comisaría de Rada Tilly, uno de los vehículos pertenecía a la empresa Pan American Energy.

El jefe policial de la Villa Balnearia, detalló que "fueron dos vuelcos y cuando trabajábamos en el lugar casi se produce un tercero". En este sentido, Garcíapidió a los conductores que tomen los recaudos a la hora de la salir a la ruta, ya que "en ese sector hay una gran la capa de hielo, y se estima que continué así durante toda la semana por las bajas temperaturas".

RECOMENDACIONES

Conducir sobre superficies heladas. Es fundamental no hacer ningún movimiento brusco, evitar las aceleradas fuertes, hacerlas de forma progresiva y poco importantes. Evitar también las frenadas bruscas y las velocidades demasiado altas. Mantener siempre bastante distancia entre nuestro vehículo y el que nos precede. Para evitar riesgo de patinar en la subida puede utilizar una combinación de velocidades superior a la que utilizaría sobre suelo seco.

La frenada. Es obligatorio anticipar la frenada evaluando la distancia necesaria y utilizando alternativamente rebajes (reducción de marcha) y el pedal del freno. La frenada debe ser progresiva para evitar que se bloqueen las ruedas, lo que provocaría un deslizamiento y la consiguiente pérdida de control del vehículo. En caso de bloqueo o deslizamiento, soltar el pedal del freno para recuperar la adherencia, luego frenar otra vez, de manera progresiva, utilizando al mismo tiempo los rebajes del vehículo. Para disminuir el riesgo de bloqueo de las ruedas en bajada, puede utilizar una combinación de velocidades inferior a la que usaría con tiempo seco.


El arranque. Cuando arranque el vehículo sobre nieve, para evitar que patine, es aconsejable acelerar de manera muy paulatina. Si las ruedas patinan, utilizar una velocidad superior para disminuir la fuerza aplicada a las mismas y arrastrar el vehículo de manera satisfactoria.

La curva. Antes de introducirse en una curva, se debe limitar la velocidad, teniendo especial cuidado en que la reducción de velocidad se realice en línea recta. Para dar la curva, la acción sobre el volante ha de ser flexible y constante, para evitar que el neumático pierda el contacto y no responda.
En la curva, mantener una velocidad lenta y regular para que el vehículo no pierda el equilibrio. Si la parte delantera ya no dirige el vehículo, hay que tratar de recuperar la adherencia. Para ello, se debe reducir la velocidad levantando el pie del acelerador: si es necesario, pisar el pedal del freno ligeramente sin bloquear las ruedas. Si el vehículo se va de cola (tracción delantera), acelere para recobrar el equilibrio. En ningún caso frene ya que acentuaría el desequilibrio de la parte trasera.

El mantenimiento del auto. Por la noche es aconsejable frotar el parabrisas, por dentro y por fuera, con papel para evitar la formación de escarcha, y levantar los limpiaparabrisas. Asegurarse de tener un producto lava-parabrisas anticongelante. Es indispensable, en efecto, tener lleno el depósito lava-parabrisas y en buen estado de funcionamiento, porque en invierno se emblanquece rápidamente. Verificar el estado de la batería, ya que las bajas temperaturas pueden descargarla. Comprobar que el índice de viscosidad del aceite del motor sea el adecuado, porque el frío tiene tendencia a densificar dicha viscosidad. Lavar con regularidad el vehículo para protegerlo contra la sal de la ruta, particularmente corrosiva para el chasis, la carrocería y los neumáticos.

Los neumáticos de invierno. La ruta en invierno siempre es menos segura que durante el resto del año, ya sea por nieve, hielo o simplemente agua, la calzada siempre presenta una adherencia menor que el resto del año. Gracias a la forma específica del neumático de invierno, destinada a evacuar el agua que pasa por debajo del mismo, se reduce considerablemente el riesgo de "aquaplaning".
Además, presenta una mayor adherencia y una excelente motricidad, gracias a la profundidad del dibujo, mayor que la de un neumático de verano. Efectivamente, el dibujo lleva muchas más laminillas para agarrarse bien sobre estas superficies difíciles, como así también, su banda de rodaje está compuesto por una mezcla de goma especial con sílice, que adapta la goma a las temperaturas frías y permite una mejor frenada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico