Secuestraron la mercadería que se habría llevado el inspector denunciado de coecho

Yang De Hua, propietario del autoservicio "Lucy", situado en Chile al 1.400, denunció que tres personas con chalecos de "Abasto y Veterinaria" ingresaron el miércoles a la mañana a su local y comenzaron a revisar los comestibles. Uno de ellos le dijo que a la tarde iban a volver, regresó solo y le solicitó la suma de 5 mil pesos, pero el comerciante se negó. Entonces el supuesto inspector municipal se llevó distintos productos y hasta le pidió que le pagara el flete. Ayer por la tarde la policía allanó la casa del sospechoso de haber cometido el delito. Fue en el barrio San Martín, donde secuestró mercadería y su chaleco oficial.

Un comerciante chino identificado como Yang De Hua denunció el miércoles ante el policía que cumplía servicio de seguridad adicional en su local, que uno de los inspectores municipales que por la mañana había ido a realizar una inspección, volvió por la tarde y le pidió 5 mil pesos a cambio de advertirle por anticipado cada vez que iban a ir a realizar un control a su comercio. Como el propietario no le entregó dinero, tomó mercadería por el valor de 3.500 pesos y escapó con las cosas en un carro.

El autor de la maniobra quedó registrado en las cámaras de seguridad del local, por lo que la fiscal Camila Banfi con la ayuda de personal policial de la Brigada de Investigaciones y la Seccional Quinta identificó al presunto autor como Alejandro Miño, inspector del área de Abasto y Veterinaria, indicaron fuentes judiciales.

Según la denuncia, la víctima había descripto a dos de los inspectores que llegaron el miércoles a la mañana, como uno de contextura física robusta, calvo, con barba que vestía ropa oscura; otro delgado con barba que vestía ropa oscura y zapatillas negras con blancas.

Los hombres, según el comerciante, no se identificaron pero llevaban chalecos negros con las palabras “Abasto y Veterinaria”. Una vez que ingresaron comenzaron a controlar la mercadería. Y a las 11:24, al momento de retirarse, uno de ellos, de contextura física robusta que vestía pullover rojo, jeans negro y que usaba aro en la oreja derecha, le dijo que regresarían por la tarde.

Y así lo hizo, retornó al local tal como había anunciado por la mañana, se dirigió a la zona del depósito y solicitó al propietario la suma de 5 mil pesos.

CERVEZAS Y SALAMINES

Yang se negó y el individuo le contestó que si no tenían dinero se llevaría mercadería por el mismo valor. Por lo que según denunció el comerciante, el supuesto inspector cargó un carro y lo comenzó a llenar de mercaderías varias como packs de cervezas, salamines, cajas de hamburguesas, salchichas, leche y pañales, entre otros.

Según el comerciante, el individuo salió a la vereda en busca de un taxi, por lo que le solicitó nuevamente al dueño que le entregara dinero para pagar el viaje y que a cambio de ello le daría aviso con tiempo, antes de que se le realizara algún tipo de inspección a su local.

Al no conseguir remis, le solicitó a un ciudadano que se encontraba vendiendo bandejas que lo llevara y que le pagaba el viaje. Este hombre accedió llevándolo hasta su domicilio.

SECUESTRAroN

tambien EL CHALECO

Yang aportó todas las evidencias posibles a la Seccional Quinta, como el libro de inspección que firmó uno de los inspectores que realizó el operativo a la mañana. Mientras que un policía reconoció con nombre y apellido a otro de los inspectores dependientes del Área de Fiscalización y Abasto.

Ayer la fiscal Banfi junto al funcionario Cristian Ovalle pidieron a la jueza Mónica García allanamientos y la detención de Alejandro Miño. Sin embargo, la magistrada liberó las requisas y secuestros de vestimenta y elementos sustraídos del supermercado, pero no autorizó la detención del presunto autor.

El jefe de la Seccional Quinta, comisario Jorge Calderero, encabezó ayer, pasadas las 18, la requisa en la casa de Miño, en el barrio San Martín, donde se halló lo que sería parte de la mercadería denunciada. Además le incautaron un chaleco con la inscripción de “S.S. Fiscalización, Abasto y Veterinaria”.

El comisario afirmó ante El Patagónico: “nos llama la atención que no hayan pedido custodia policial, ya que cuando suelen hacerse este tipo de operativos en otras jurisdicciones (los inspectores municipales) piden acompañamiento policial”.

Mientras, desde la Subsecretaría Municipal de Fiscalización, su titular Daniel Campillay, explicó que después de conocerse la denuncia de un comerciante sobre el presunto pedido de coimas por parte de personal de la Dirección de Abasto, se procedió a la realización de sumarios y desafectación de tareas de los inspectores, hasta tanto se investigue la situación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico