Sesenta evacuados en El Calafate por la crecida del Lago Argentino

Diversos organismos municipales y provinciales estaban afectados al complicado operativo de emergencia para controlar el impacto de la inundación. Si bien ayer se había estabilizado el nivel de las aguas, continuaba lloviendo con intensidad y también se registraban bajas temperaturas y fuertes vientos.

El principal área anegada abarca principalmente a varias manzanas de una zona de chacras y el portal digital Ahora Calafate precisó que las tareas de asistencia a personas afectadas y los trabajos con maquinarias no se interrumpieron en la noche del lunes.

Se contabilizaron alrededor de 60 personas que fueron evacuadas o se autoevacuaron, incluyendo algunos turistas que estaban hospedados en alojamientos ubicados en el área inundada.

El mismo medio periodístico reportó que cuatro familias fueron llevadas a un albergue municipal, en tanto que personal de la empresa Servicios Púbicos trabajaba en la reconexión del servicio de energía en casas que no fueron alcanzadas por el agua.

En contacto telefónico con Radio Activa, el concejal Carlos Alegría brindó un informe sobre la situación, confirmando que el nivel de las aguas que avanzaron sobre terrenos bajos se había estabilizado y que se contaba con el apoyo de bomberos y SPSE que aportaron bombas de achique para arrojar grandes volúmenes hacia una laguna denominada Nimez.

El edil también comentó que “hay muchas viviendas donde el agua ha llegado al terreno e inclusive ha entrado en las que no tenían terraplén”.

NO PUEDEN VOLVER

Por su parte el secretario Coordinador del municipio, Martín Freile, indicó que muchos vecinos se fueron de sus casas recién en la noche del lunes ya que prefirieron aguardar hasta último momento porque tenían la esperanza de que se detuviera la crecida.

En tanto el titular del área de Desarrollo Social de El Calafate, Carlos Rossel, indicó a FM Dimensión que entre los damnificados hay 12 integrantes de cuatro familias (9 mayores y 3 menores) que quedaron alojados en dependencias municipales donde se les brinda contención, alimentación y medicamentos.

Aclaró que cuando puedan regresar a sus casas se evaluarán los daños y eventualmente se convocará a una colecta solidaria, en caso de ser necesaria.

Mientras tanto, personal de SPSE continuaba trabajando en la reconexión del servicio de energía a domicilios que no quedaron inundados.

El gerente distrital de esa empresa, Pablo Zuvich, estimó que para el caso de las viviendas afectadas por la crecida la reconexión va a demorar al menos entre 7 y 8 días, debido a que tiene que escurrir el agua, además de secarse los medidores y el cableado subterráneo.

El pronóstico del tiempo no trae buenas noticias para los próximos días ya que anticipa más lluvias aisladas, viento y temperaturas en descenso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico