"Si Patagonia no cumple, que se vaya y que venga otra"

Durante la audiencia pública, los usuarios cuestionaron a la empresa por varios motivos, como no contar con accesibilidad para adultos mayores y personas con capacidades diferentes. Las críticas también se basaron en la falta de recorridos y en el estado de las unidades, pero también en el desconocimiento de las ganancias de la empresa.

El servicio que brinda Patagonia Argentina SRL volvió a quedar expuesto durante la audiencia pública del lunes, en la que se discutió sobre los nuevos aumentos en el costo del boleto.

Usuarios y autoridades cuestionan el estado, la frecuencia y el mantenimiento de las unidades, pero también la falta de inversión de la empresa que en la ocasión volvió a estar representada por su gerente, Jorge Moreno. “Si Patagonia no cumple con el servicio, que se vaya y que venga otra”, fue una de las conclusiones.

Tal como informó El Patagónico, se inscribieron 17 personas para ser parte de la audiencia, pero al final solo se presentaron 6 que cuestionaron que la jornada se realizara un lunes a las 9 de la mañana, debido a que ese día y a esa hora muchas personas tienen responsabilidades que cumplir.

Quien inauguró la participación de los vecinos fue Aida Fuentealba Valdebenito. Pidió mayor seguridad en las unidades al afirmar que ella se golpeó cuando el colectivo frenó de forma inesperada.

Merlina Stankewitsch solicitó que se piense en la gente. “No podemos poner en la balanza entre comer y trasladarse”, aseguró y puso de ejemplo que un paquete de fideos costará lo mismo que un boleto urbano cuando se efectivice el último aumento.

El más crítico fue Gastón Fuentealba. El excandidato a intendente remarcó que la empresa nunca informó las ganancias que tiene, por lo que no se sabe si está invirtiendo o no en la ciudad. También apuntó por las dificultades que tienen los adultos mayores y las personas con capacidades diferentes para acceder a los colectivos.

“No me parece lógico que las personas con capacidades diferentes se estén trepando al colectivo y que, a veces, no lo puedan tomar porque los choferes no los pueden ayudar a subirse. No es responsabilidad de los choferes ayudar a las personas. Los colectivos deben estar adaptados y más en una ciudad que se jacta de ser inclusiva”, cuestionó y describió que la transportista solo tiene tres unidades con accesibilidad para toda la ciudad.

“A los adultos mayores también les cuesta mucho subirse al colectivo porque las unidades no cumplen con la ley ni con las normativas correspondientes de aplicación del transporte público. No tienen suspensiones neumáticas para que los adultos mayores puedan acceder”, destacó.

“No estamos acá para subsidiar las ganancias de un empresario o una empresa que es monopólica. Estamos para darle un mejor servicio a la gente de la ciudad. Si la empresa no puede cumplir con el servicio, que se vaya y que venga otra. Hay muchas empresas que quieren venir a Comodoro”, subrayó.

“EL SERVICIO ES MALISIMO”

Natalia Ruhl y Rosario Regular también coincidieron en que el servicio de Patagonia no es amigable para los adultos mayores y las personas con capacidades diferentes. “El transporte no está en condiciones para todo el pueblo. Piensen en el ciudadano al que realmente le cuesta comprar un paquete de fideos o una caja de leche. Dentro de poco vamos a elegir entre llevar a los chicos al colegio o darles el desayuno”, consideró Regular.

Asimismo, Zulma Uzqueda criticó que en los colectivos hay “un olor horrible” y remarcó que no se hace limpieza. “No hay desinfección, como dice Moreno. El olor de los colectivos es terrible. La línea que hace el recorrido de Laprida está llena de tierra. El servicio es malísimo”, describió.

En tanto, Liliana Romero cuestionó que en la audiencia no esté presente ningún gremio y puso de ejemplo que, si se aprueba el aumento, un empleado de comercio gastará más de 400 pesos al día para asistir a su trabajo.

En este sentido, apuntó contra el trabajo de los ediles y el Ente de Control. “Los concejales tienen un punto de vista crítico con respecto al servicio, pero en las sesiones eso no se transmite. Pareciera que esto es una escribanía donde solamente se levanta la mano. El Ente de Control no tiene sentido que funcione porque no tiene potestad de nada. Moreno es un empresario y siempre va a querer ganar más. El tema es que el Estado lo deja. La empresa tiene una tasa de rentabilidad como pocas en el país y no se hace nada pese a que el servicio es muy malo”, consideró la vecina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico