Su novio la golpeó hasta dejarla inconsciente y después la denunció a ella

El violento ataque ocurrió días atrás en plena calle del barrio La Floresta. Leandro González (33) comenzó a golpear brutalmente a Adriana. F (28) hasta dejarla inconsciente. El sujeto minutos después, en una escena sumamente insólita, se dirigió a la comisaría a denunciar a la mujer que todavía no se recuperaba del violento ataque. Está libre.

El jueves 10 de junio, Leandro González (33) - alias El Uber- en un ataque de celos atacó directamente a Adriana (28), según la denuncia que brindó la víctima, ante El Patagónico.

La mujer por la paliza quedó inconsciente, y tirada en la calle a pesar de haber pedido a gritos ayuda a los vecinos del sector del barrio La Floresta. El agresor, minutos después, en una escena sumamente insólita, se dirigió a la comisaría a denunciar a la mujer que todavía no se recuperaba del violento ataque.

Después de tres años en pareja, en agosto del 2020, comenzaron las agresiones en una vivienda de la calle Carlos Campos al 1.500 del barrio Moure. Incluyeron amenazas de muerte, golpes, patadas. “La primera vez forcejeamos, me lastimó el brazo, quedó todavía la cicatriz y me dio un cachetazo, dejándome marcado el ojo”, relató Adriana, en un primer momento, recordando el episodio de violencia que se iba a repetir en reiteradas ocasiones.

La mujer tomó coraje y por primera vez se animó a denunciar a su pareja: “Me dijo que me iba a matar”. En esa oportunidad, pidió una medida de prohibición de acercamiento y por el caso tomó intervención Fiscalía y el Juzgado de Familia.

golpeada3.jpg

Las violentas situaciones se volvieron a reiterar los primeros días de diciembre, en el vehículo de González (33). La pareja tuvo una discusión que desencadenó en un nuevo hecho de violencia de género.

Ella se bajó del vehículo, en cercanías de la Seccional Cuarta de Policía, mientras el violento se dirigió a la casa de la familia de la mujer. “Como estaba mi papá no se animó a hacer más nada, porque si no hubiera pasado lo que pasó ahora último (pasado jueves) que me rompiera los vidrios”.

Nuevamente, la victima teniendo miedo por su vida solicitó una medida cautelar, por segunda vez, en menos de cuatro meses del primer ataque. Algo a lo que accedió posteriormente, pero cumplido el plazo de esa medida la semana anterior, su novio la volvió a golpear hasta dejarla inconsciente.

“Ya veníamos muy mal, siempre lo quería dejar y él ponía la excusa de que lo perdone, que lo ayude, no lo deje solo y como tonta le creía. Ese día, me fue a buscar al Centro, me controlaba mucho”, dijo: “Cuando salía de la casa de alguna amiga él siempre estaba dando vueltas para ver si era verdad que estaba ahí”.

En un momento, luego de un cruce de palabras a pocos metros de la vivienda de Adriana: “Él me da una cachetada del lado de los nudillos. Los vecinos venían como yo gritaba, lloraba. Cuando volvía a mi casa, él regresó a buscarme reclamándome el celular, comenzamos a forcejear y se le rompe el vidrio del auto”.

“Cuando quiero irme corriendo, me empezó a tirar piedras. Gritaba que me ayuden a los vecinos y ninguno salió. Cuando me alcanzó, me agarró de los pelos y me dio dos piñas; una del lado de la mandíbula y en el ojo, que casi me lo abre”, contó a este medio.

Al violento no le alcanzó con golpearla brutalmente, y fue hasta la vivienda de la mujer a destruir todo lo que se le cruzaba, cuando en el interior había dos nenas menores de edad.

“Me dijo `ahora te voy a romper todo para que te echen´. Yo no reaccionaba, ni siquiera para defenderme, ni bien pude caminar un poco, pedía ayuda y nadie me ayudaba, escuchaba ruidos de vidrios rotos y ahí él bajo corriendo y se fue en el auto”, relató con crudeza.

Minutos después, en una escena sumamente insólita, el agresor se dirigió a la comisaría a denunciar a la mujer, que todavía no se recuperaba de la paliza. “Me fue a hacer la denuncia por daños al vehículo. La Policía llegó y me preguntó que me había pasado. Le digo; mi novio me golpeó, ellos dicen: ` ¿Quién te pegó, el que hizo la denuncia? ´, eso no fue a contar”.

En ese escenario, los efectivos - según su declaración- de la Seccional Séptima, tomaron su testimonio. “Eso no fue a contar, mirá como tenés la cara”, le dijeron los agentes. “Entraron a la casa, vieron todos los vidrios rotos, y me dijeron que haga la denuncia”.

golpeada.jpg

El 11 de junio, recuperándose de sus heridas, después del ataque fue citada a Fiscalía para radicar la denuncia por lesiones.

“La primera vez (golpes), pensaba capaz fue por mi culpa, como justificándolo. La segunda vez, cuando me pegó el terrible cachetazo que me dio, es más me dejó con un oído con menos audición ya no quería estar más con él, veía que iba a seguir así. No era solo violencia física, todos los días me basureaba, me hacía sentir menos, siempre tratándome mal. Estaba cansada de lo mismo” confesó sobre el final de la entrevista, Adriana, quien teme por su vida porque el violento sigue libre.

PARA DENUNCIAR VIOLENCIA DE GENERO

En Comodoro Rivadavia, cualquier persona que necesite realizar una denuncia por violencia de género puede acercarse a la comisaría más cercana.

Comisaría de la Mujer

En zona sur: Juan Domingo Perón y Alberto Blanc. Teléfono: 4482783.

En zona Norte: Avenida Gutiérrez y Storni. Teléfono (297) 625-1871.

Línea 137: es gratuita y funciona durante las 24 horas, al tratarse de una atención emergente de inmediato se da paso a la atención de un trabajador social, una abogada y una psicóloga.

La Dirección de Género La Casa cuenta también con una guardia de 24 horas a la que se puede llamar y que es atendida por una trabajadora social.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico