Subió el número de cuentas sueldo

Con datos a marzo de cada año, se tiene que las cuentas bancarias destinadas al pago de remuneraciones pasaron de 6,95 a 7 millones de 2013 a 2014. El monto promedio acreditado en marzo pasado fue de 8.579 pesos. En términos reales, los salarios acreditados subieron a buen ritmo entre 2005 y 2009, para amesetarse después.
Con datos hasta el mes de marzo del corriente año, se tiene que la cantidad de cuentas “sueldo” (utilizadas para el pago de remuneraciones vía entidad bancaria que registran acreditación de fondos) fue de 7 millones. Esto es, un 0,8% por encima de la cantidad observada en igual mes del año pasado. En este sentido, la suba representó un incremento de 52,3 mil cuentas en doce meses.
Por otro lado, tomando el salario promedio calculado para este universo de cuentas, se tiene que la inflación continúa erosionado significativamente el ingreso de los empleados. En este sentido la brecha entre la remuneración promedio nominal continúa ampliándose respecto de la remuneración promedio real.
El dato de cuentas sueldo, a pesar de sus limitaciones, es un indicador representativo de la evolución del trabajo formal. Como muestra el gráfico adjunto, la cantidad de cuentas sueldo que registraron acreditación en el mes de marzo de cada año se incrementó significativamente desde 4,63 millones en 2005 a un pico de 7 millones ahora, siempre tomando mayo de cada año.
En este sentido, la tasa de incremento anual promedio del volumen de cuentas sueldo con acreditación de fondos entre 2007 y 2011 -donde se observa mayor dinamismo- alcanzó 9,1%. Sin embargo, a pesar de haber alcanzado un pico de 7 millones de cuentas sueldo en marzo de este año, se denota que el ritmo de expansión ha aminorado significativamente su marcha. En efecto, entre 2012 y 2014 la tasa promedio de crecimiento interanual fue de apenas 1%; esto es, 8,1 puntos porcentuales por debajo del ritmo promedio registrado en años anteriores.
A su vez, la información de cuentas sueldo publicada por el Banco Central permite calcular el salario promedio nominal acreditado para este conjunto de cuentas; esto se consigue realizando el cociente entre la masa salarial acreditada y la cantidad de cuentas que registraron acreditaciones.
En este sentido, se observa que ha habido una significativa erosión del salario promedio nominal desde 2007 cuando la brecha entre el salario promedio nominal y el real comenzó a ampliarse cada vez con mayor intensidad. Esto es, en términos reales el poder adquisitivo de los asalariados pertenecientes a este grupo se ha mantenido prácticamente estable por causa de la inflación. Para el siguiente análisis se realizó el cálculo del salario promedio a marzo de cada año.
Como refleja el gráfico de la izquierda, el salario promedio nominal para marzo de cada año ha crecido en forma ininterrumpida desde $1.011,3 en 2005 a casi $8.579 este año. Esto es, un incremento promedio anual en torno a 26,8%. La curva roja del gráfico de la derecha muestra este fenómeno.
Sin embargo, si a ese salario promedio nominal se le descuenta la inflación de precios (acumulada de doce meses a marzo de cada año, utilizando hasta diciembre de 2007 el IPC oficial; hasta abril de 2011 el IPC de la Provincia de San Luis y hasta marzo de 2014 el IPC Congreso), se obtiene un salario promedio real cuya evolución ha sido mucho más pausada.
Como muestra la curva azul del gráfico de la izquierda, entre 2005 y 2007 el salario promedio real acompañó de cerca la evolución del salario promedio nominal, pasando de $1.011 en 2005 a $1.534 en 2007. A partir de allí, el salario promedio real sufrió el embate de la inflación y su evolución se modera hasta llegar a unos 2.000 pesos (a precios de 2005) en marzo pasado.
El gráfico de la derecha también refleja este fenómeno. A partir de 2007 las variaciones interanuales del salario promedio real toman una trayectoria distinta a la del salario promedio nominal calculado. Como se puede observar, las variaciones interanuales del salario promedio real pasan de crecer 35,6% interanual en 2007 a decrecer 15,7% en 2011. Y a pesar del repunte de 14% anual registrado en 2012, 1,5% en 2013 y, 11,9% este año, la dinámica actual se encuentra cada vez más lejos de las variaciones del salario promedio nominal, ampliando la brecha entre ambas curvas.

Fuente: Joaquín Berro Madero

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico