Tras la denuncia por golpizas en la Cuarta se iniciaron "actuaciones administrativas"

Laura Vargas, Magalí Cuyul, Eugenia Maripan y Luis Vargas -padres de detenidos de la Seccional Cuarta- denunciaron en el Ministerio Público Fiscal golpizas y "torturas" en las celdas de esa dependencia policial. Los internos fueron revisados por el Cuerpo Médico Forense y se designaría un fiscal para investigar la denuncia por apremios. Este lunes, desde la Unidad Regional, se informó que se iniciaron las actuaciones administrativas correspondientes.

Los denunciantes sostienen que el viernes a la noche, tras la requisa motivada por las heridas de arma blanca que sufrió César "Chatrán" Hernández, los detenidos fueron salvajemente golpeados y sometidos a malos tratos.

"Estamos responsabilizando a todas las guardias de la Seccional Cuarta porque les dan palizas a los pibes; a uno le han dado palizas hasta tres veces por día; a mi hijo le hicieron 13 puntos sobre la ceja. Yo vengo haciendo la denuncia desde el 21 de abril con un habeas corpus" dijo Luis Vargas a El Patagónico en la puerta del edificio de la calle Máximo Abásolo.

Hoy martes - en comunicación con este medio - el jefe de la Unidad Regional, Claudio Crettón, se dispuso el inicio de las "actuaciones administrativas" correspondientes tras el requerimiento de la causa en Fiscalía.

Los padres describieron como "aberrantes las palizas que están sufriendo los pibes en la Seccional Cuarta. El juez hace vista gorda".

Fueron recibidos en mesa de entrada de la Fiscalía y tras tomársele la denuncia fueron asesorados por integrantes del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito. En este contexto, se designaría un fiscal para investigar los apremios.

"Ni los médicos los fueron a ver; el pibe les dijo que lo lleven al Hospital para que le costuren la cabeza, que le dolía la cabeza, y le dijeron que eso es 'de nenita, ya se te va a pasar, ¿qué te haces que te duele?'. Las cosas que les llevamos de comer se las tiran al patio, el colchón se lo despedazaron... lo mearon porque no los sacan al baño; los hacen mear en botellas hasta que hacen cambio de guardia; les llevan agua fría; no tienen radio, tele... los tienen como animales, no los dejan tener ni lapicera para escribir" agregó Vargas.

"Están siendo tratados peor que animales. Yo denuncio a la Policía por desfiguración de rostro, abuso de poder. El jefe de la comisaría (Daniel Mellado) se nos ríe en la cara" dijo Luis Vargas.

"UN DIA LOS VAMOS A ENCONTRAR MUERTOS"

Vargas también comentó lo que le dijo Esteban Mantecón, integrante de la Defensoría Pública. "Fui a hablar con él y me dijo: '¿queres hacer la denuncia? Yo estoy sentado acá en mi oficina, vos estás en tu casa y sabes que tu hijo está preso. Lo que le pase después a tu hijo no me vengas a reclamar nada porque yo te lo advertí'".

Lo único que pretenden los familiares es que cesen de golpear a sus hijos. "Un día los vamos a encontrar muertos a nuestros hijos. Por eso queremos hacer esta denuncia. Que los echen a esta clase de policías, de asesinos. Creo que estos miraron mucho la historia nazi, donde había campos de concentración, donde los hacían morir de hambre o a los golpes" dijo indignado el padre.

"Los presos que están ahí saben quiénes son más o menos quienes los golpean" explicó, por lo que entiende que la Fiscalía no debería tener dificultades en identificar a los policías que incurren en apremios. Ayer los padres esperaban que a sus hijos los revisara el Cuerpo Médico Forense.

"En el caso de mi hijo tiene dos cortes profundos en la cabeza, él cuándo lo tiraron quedó desmayado, la espalda la tiene negra de las patadas que le daban" dijo Magalí Cuyul, madre de José Barrales, imputado por un homicidio.

Los padres de los detenidos comentaron que después de la requisa por las puntadas a "Chatrán" Hernández "vino una requisa, una represalia", y hasta incluso los tuvieron en el suelo desnudos y esposados con las manos atrás.
"Me dijeron 'ustedes hacen una denuncia y a la noche le va a ir peor', la misma policía lo dice" refirió Cuyul.
"Nosotros no nos vamos a callar, pese a que ellos no quieren que hagamos la denuncia. Nosotros vamos a seguir porque no tiene que pasar más esto; los están torturando. Ya no es paliza, es tortura" enfatizó Laura Vargas.
Cuyul dijo que "hay policías buenos y malos, pero estos de los que estamos hablando son asesinos, y hay muchos".

Los padres de los detenidos Sebastián Vargas, Julio González, José Barrales y César Millaneri pidieron su traslado a otras comisarías para resguardarlos. "Hay más detenidos y les quiero decir a las familias que se animen a hacerles la denuncia a la policía para que cesen estos malos tratos, que los hagan echar. Lo único que pedimos es que se haga justicia bien" exigió Luis Vargas.

Los padres le pidieron al jefe de Policía, Luis Avilés, públicamente que a los policías golpeadores "los mande al psicólogo porque están locos, no es gente cuerda. Llegan drogados y tomados a trabajar. Llegan con problemas en su casa y se desquitan con los pobres presos que están cumpliendo su condena... está bien, son delincuentes, cometieron sus errores, pero no es para los estén torturando de tal manera; eso es maltrato".

Luis Vargas pidió que funcionarios y colaboradores de Derechos Humanos se comuniquen con él al (297)154093600.

En la comisaría Cuarta hay nueve detenidos y según el jefe Daniel Mellado, las condiciones de alojamiento "no son acordes, son precarias, pero se está trabajando con Políticas Penitenciarias por eso".

Además, dijo que "los familiares tienen su derecho a denunciar, pero esa denuncia tiene que estar argumentada, con pruebas", concluyendo que "seguiré aplicando los métodos preventivos de seguridad".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico