Un bebé de 9 meses murió ahogado en una acequia

Un bebé de sólo nueve meses murió ahogado luego de caer accidentalmente a una acequia, en la localidad rionegrina de Fernández Oro. Su papá quiso llevarlo al hospital en un auto particular, pero el menor habría permanecido en el agua más de 40 minutos.

La tragedia se produjo ayer en horas del mediodía, cuando el bebé habría alcanzado a llegar a una caudalosa acequia que se encuentra a escasos metros de su precaria vivienda, en el barrio Costa Linda de Fernández Oro. El menor cayó al curso de agua y de inmediato fue arrastrado hasta unas ramas, donde habría permanecido sumergido por no menos de media hora.

El niño, junto con sus hermanos, se encontraba al cuidado de una joven de 20 años, que estaba cocinando y no se habría dado cuenta de que otro de los menores había abierto una especie de cerco que evitaba el paso a la acequia. Fue en estas circunstancias en que el bebé habría logrado llegar al curso de agua.

El lamentable hallazgo del menor ahogado estuvo a cargo de su papá, que llegó del trabajo y tras una rápida recorrida pudo observarlo atrapado en unas ramas. Como pudo, lo subió a un Fiat Uno mientras los vecinos pedían una ambulancia. Precisamente, se encontraron en el camino entre Fernández Oro y Cipolletti y tomaron intervención los responsables del servicio médico de emergencias, que hicieron varias maniobras para que el bebé recuperara los signos vitales, pero sus esfuerzos fueron en vano.

El director del hospital Pedro Moguillansky, Carlos Lasry, indicó que el bebé fue trasladado en ambulancia desde Fernández Oro y que al ingresar ya estaba sin vida y no reaccionó a las maniobras de reanimación.

El papá del niño, desesperado, lo cargó en un auto para llevarlo al hospital. En el camino, se encontró con la ambulancia y un equipo médico.

La joven que estaba encargada de los menores, cuatro hermanitos, había llegado a la zona no hace mucho desde Buenos Aires. El papá de los niños es oriundo de Paraguay y, según fuentes policiales, regresaba a su casa al mediodía para comer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico