Un ladrón asaltó con una "tumbera" un multirrubro

Un delincuente encapuchado asaltó "Popino", un multirrubro y heladería que funciona las 24 horas en el barrio San Cayetano. El asaltante amenazó con una "tumbera" al empleado del local y se llevó dinero en efectivo y un teléfono celular. Este fue el tercer robo violento que se produjo recientemente en la zona de Polonia y Balbín. El 9 de setiembre asaltaron la farmacia "Favaloro" y el 27 de agosto a Rubén Carrillo, un hombre que se resistió al robo y falleció once días después a causa de las heridas que le provocaron diversas puñaladas.

Un solitario delincuente llegó ayer a las 4 al multirrubro y heladería “Popino”, ubicado en Polonia al 2000 del barrio San Cayetano, y asaltó al empleado a punta de pistola con un arma de fabricación casera, denominada “tumbera”.

El asaltante no dejó ver su rostro ya que actuó “encapuchado”, según describió la víctima a los policías de la Seccional Sexta.

El ladrón amenazó al empleado con el arma a través de una pequeña ventana en la cual atendía y se llevó el dinero en efectivo que el joven tenía para cambio y un teléfono celular.

En el caso trabaja la Brigada de Investigaciones, que busca testimonios y recopila imágenes de las cámaras de seguridad de la zona para poder identificar al autor del asalto.

UNA ZONA DE ROBOS VIOLENTOS

Con el robo al multirrubro ya son tres los asaltos violentos que se produjeron recientemente en la zona de Polonia y Balbín. El 9 de septiembre en ese sector comercial dos ladrones ingresaron a las 10:10 a la farmacia “Favaloro”.

Uno de ellos le puso un cuchillo a la altura de la garganta a una clienta para despojarla de su teléfono celular. La víctima estaba comprando junto a su hija cuando fue amenazada por los asaltantes que escaparon por la calle Balbín.

En esa zona también fue asaltado y atacado en la madrugada del 27 de agosto Rubén Carrillo, quien falleció once días después.

El ferretero esa noche había estado en una cena familiar y fue abordado por una pareja de delincuentes cuando caminaba para llegar a su casa.

Carrillo se habría resistido al robo e incluso habría golpeado a uno de sus atacantes, quienes le asestaron varios puntazos que le comprometieron el sistema digestivo.

En principio se creía que el hombre había sufrido lesiones leves, pero al ser sometido a una tomografía se descubrió que tenía un intestino lesionado. Ese mismo día del ataque la víctima fue intervenida durante más de seis horas y quedó en estado reservado.

Pasaron los días y Carrillo sufrió infecciones internas. Fue operado en otras dos oportunidades hasta que el jueves 7 de septiembre falleció. Su homicidio aún continúa impune.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico