Un merecido homenaje para el campeón más longevo de Ferro

Doroteo Rearte fue defensor del primer plantel "ferroviario" que obtuvo un título en el fútbol de Comodoro Rivadavia, en 1948. La dirigencia le entregó una plaqueta, el carnet de socio vitalicio y una camiseta.

Con 92 años, Doroteo Rearte es el único mito viviente del equipo que le dio su primer campeonato a Ferrocarril del Estado. Aquel defensor de ese histórico plantel que dio la vuelta en 1948, hoy tiene 92 años y ayer recibió un merecido reconocimiento por parte de la comisión directiva, en una jornada inolvidable para él y sus familiares.

De manos de su presidente Darío Pritchard, la dirigencia “ferroviaria” le entregó una plaqueta, el carnet de socio vitalicio y una camiseta. “En agradecimiento al Sr. Doroteo Rearte ‘Socio Vitalicio’, por haber dedicado su vida como jugador y socio a nuestra institución. Un fuerte abrazo ferroviario”, leyó Rearte, con claridad y en voz alta, el texto impreso en la placa.

Luciendo con orgullo la camiseta azul y blanca, como cuando la defendía en “La Salitrera”, agitó la plaqueta y la mostró a los familiares que lo seguían por internet. Posteriormente, miró con cariño el carnet de socio vitalicio que lleva el número 14 –casualmente el mismo con el que se identifica la hinchada “ferroviaria”–, lo atenazó y no lo soltó más.

Ramón Doroteo Rearte nació en Sarmiento en 1928 y, por cuestiones laborales de su padre, que trabajaba en una estación del ferrocarril cercana a la ciudad de los lagos, a los 14 años se vino a vivir con su familia a Kilómetro 5. A partir de ahí comenzó su eterno idilio con Ferro, que actualmente conserva con una pasión admirable.

A los 20 años, siendo defensor titular en la Primera división, se consagró campeón en 1948 y ese equipo dejó una eterna huella por ser el primer título obtenido en la historia de la entidad “ferroviaria”.

“Yo jugaba de 6”, recuerda y enumera lúcidamente a sus compañeros en la defensa: “El arquero era Irineo Ercoreca, estaban Pedro Roberts y Mundo Agüero, al costado estaba mi hermano Beto (Norberto Domingo Rearte) y después venía yo”.

En ese plantel también jugaban Francisco Yasina, Dominiciano “Falucho” Roberts, Ramón Achaval, Lino Fonseca, Luis Alberto Arias y Alfredo “Febo” Agüero.

Como si no hubieran pasado 72 años, de aquellos futbolistas resalta a los delanteros “Lucho” Arias y “Febo” Agüero, otros dos históricos, como las principales figuras. Y, al referirse a la importancia del club de Km 5 en su vida, remarca: “Siempre Ferro. Me inicié y me jubilé en Ferro, fue media vida para mí”.

Para plasmar ese fuerte sentimiento, Doroteo Rearte hizo un pedido especial a su familia y es que, el día que se muera, sus cenizas sean esparcidas en “La Salitrera”. Allí, donde están las de “Febo” y donde permanece el alma de los jugadores del ‘48, con quienes se juntará nuevamente y gritarán “Ferro campeón”.

Doroteo mala.jpg
Doroteo Rearte con la plaqueta y el carnet de socio vitalicio, enfundado en los colores de toda su vida. (Foto: Prensa Ferro)

Doroteo Rearte con la plaqueta y el carnet de socio vitalicio, enfundado en los colores de toda su vida. (Foto: Prensa Ferro)

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico