Un policía falleció por un infarto que sufrió en medio de la movilización de empleados estatales

El comisario Néstor Chávez murió ayer al mediodía tras descompensarse en medio de los incidentes ocurridos durante la movilización de trabajadores estatales en Casa de Gobierno, en Rawson. Sufrió un infarto y falleció en el Hospital Santa Teresita. Durante la manifestación se produjeron forcejeos y disparos de gases lacrimógenos y balas de goma. Cinco manifestantes y trece policías resultaron heridos. Dirigentes sindicales realizarán hoy una nueva asamblea para evaluar cómo continuarán las medidas de protesta contra el pago escalonado de sueldos. El Estado provincial decretó tres días de duelo por el fallecimiento de Chávez.

La movilización de la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE), en Rawson, terminó de manera trágica. Es que el comisario inspector Néstor Chávez (48) falleció ayer en el Hospital Santa Teresita, donde había sido trasladado luego de sufrir un infarto durante el forcejeo que se produjo entre la policía y los empleados estatales. A la muerte del jefe de Asuntos Internos de la Jefatura de la Policía se suman trece agentes con diversas heridas y cinco trabajadores de ATE lesionados.

La marcha comenzó a las 11. Una hora antes, referentes sindicales de toda la provincia se habían reunido para coordinar las actividades que realizarían a lo largo de la jornada de ayer. Todos los dirigentes gremiales coincidieron en que lo mejor era que un grupo pequeño se dirigiera a hablar con el gobernador Mariano Arcioni.

Cuando los trabajadores estatales llegaron a Casa de Gobierno se encontraron con vallas y diversos efectivos policiales. Fue el secretario adjunto de ATE, Guillermo Quiroga, quien dialogó con los agentes para pedir si podían llamar al ministro de Gobierno, Marcial Paz.

Los manifestantes esperaban la respuesta del funcionario, pero cuando observaron al ministro de Seguridad, Federico Massoni, le exigieron respuestas por la gran cantidad de policías en la zona.

La situación comenzaba a descontrolarse y los dirigentes gremiales le pidieron al jefe de la Policía del Chubut, Miguel Gómez, que llamara a Massoni para que se pudiera gestionar una reunión con el ministro de Gobierno.

Los minutos fueron pasando y, ante la falta de respuestas, los manifestantes comenzaron a forcejear con los agentes. Los golpes de puño y las piedras comenzaron a volar en la puerta de la Casa de Gobierno, lo que siguió con gases lacrimógenos y balas de gomas. Todo terminó cuando Néstor Chávez sufrió un infarto y tuvo que ser trasladado a un centro asistencial.

HERIDOS Y HOSPITALIZADOS

Por los incidentes también fueron hospitalizados el agente Cristian Brito con politraumatismos en la zona lumbar, tórax y miembros inferiores y el cabo Jonatthan Castillo por una luxación acromio clavicular.

Asimismo, el sargento Edgardo Ñonquepan sufrió contusión con hematoma en la región malar derecha; el cabo Jesús Ñonquepan presentó una contusión equimosis dedo mayor izquierdo y una contusión hematoma región frontal izquierda.

Mientras que los subcomisarios Daniela Cardozo sufrió un traumatismo en dedo anular izquierdo; subcomisario Reinaldo González aquejó un corte en el cuero cabelludo; y Juan García padece de una luxación de pulgar izquierdo y hematoma en brazo derecho.

En tanto, los comisarios Jorge Quisle sufrió una escoriación en cuero cabelludo, Néstor Artiles presentó un traumatismo en rodilla izquierda y Jacobo Chavero registró un traumatismo en rostro con escoriaciones.

Asimismo, los comisarios mayor Paulino Gómez tiene una lesión cortante en cuero cabelludo y escoriaciones en cara interna del muslo derecho y Eladio Cheuquehuala registró un corte cuero cabelludo.

Además, el cabo Paulo Castillo, quien realizaba maniobras de resucitación a Chávez, recibió agresiones que le originaron politraumatismo en el cráneo y la zona lumbar.

Los trabajadores estatales también sufrieron lesiones. Es que la secretaria general de la CTA Autónoma de Chubut, Claudia Barrionuevo, presentó un esguince de muñeca. Una trabajadora municipal de Rawson sufrió un escopetazo en la mano izquierda y otro empleado estatal una contusión. Mientras que una trabajadora de El Maitén tuvo que ser asistida con dos puntos en su nariz y una docente de Rawson fue llevada a un centro asistencial por problemas respiratorios.

“VAMOS A SEGUIR MOVILIZANDONOS”

Los dirigentes gremiales lamentaron la muerte de Chávez y responsabilizaron al Gobierno provincial por “exponer a la policía en situaciones que se pueden solucionar con el dialogo”.

Así lo estableció el secretario adjunto de ATE, Guillermo Quiroga, quien manifestó: “nosotros responsabilizamos al gobernador de la provincia porque no quiere cambiar su postura. Podemos parar las escuelas y cortar la ruta que no va a cambiar su postura. Nosotros no nos vamos a quedar de brazos cruzados. Hoy le demostramos que la gente no quiere más discursos ni palabras bonitas”.

“Esta clarito que nosotros no rompimos vidrios ni puertas. No hubo un solo daño en Casa de Gobierno. Lamentamos los cincos compañeros lastimados y el policía fallecido porque es una tragedia y no tenemos nada más que palabras de dolor para la familia”, aseguró en diálogo con El Patagónico.

Mientras que Daniel Murphy, secretario gremial de la Regional Sur de la Asociación de Trabajadores de la Educación de Chubut sostuvo: “vinimos en conjunto todos los gremios para ver si obteníamos alguna respuesta a lo que estamos planteando, que el gobernador (Mariano Arcioni) dé la cara y lo que recibimos fueron gases”.

Asimismo, Murphy manifestó que la policía “estaba preparada para reprimir. Estamos hace mucho tiempo en lucha y es un caso de extrema violencia contra los trabajadores”.

HOY UNA NUEVA ASAMBLEA

Luego de la movilización, los dirigentes gremiales acordaron realizar una nueva asamblea hoy, a las 9, en la sede de ATE de Rawson. Allí se establecerán las futuras medidas para seguir protestando en contra al pago escalonado de sus haberes.

En diálogo con El Patagónico, el referente de ATE, Armando Vargas, lamentó la muerte de Chávez y criticó el accionar del Gobierno provincial. “Hacemos cargo al ministro Massoni porque puso a cargo a la policía para reprimir. Nos tiraron gases lacrimógenos y golpes cuando nosotros lo único que queríamos era dialogar”, indicó.

En este sentido, Vargas consideró: “nosotros jamás usamos violencia contra la fuerza policial” y aseveró que “la lucha continuará hasta que se termine esta persecución hacia los trabajadores”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico