Un viaje a la época colonial en la ciudad blanca de Arequipa

Al sur de Perú se encuentra esta joya turística con riquezas naturales, arquitectónicas y culturales. Completan la oferta su gastronomía y los volcanes que la rodean como el Misti, Chachani y Pichu Pichu.

Asentada entre la costa y la sierra sur del Perú hasta los Andes, Arequipa, también conocida como la “ciudad blanca” debido a su composición geológica, es una visita obligada para disfrutar lo mejor de la gastronomía peruana en un viaje a la herencia precolombina y colonial de ese país de América del Sur.

Las construcciones, museos, calles y la riqueza natural que la rodea hacen propicio que los aventureros se sientan transportados a épocas coloniales en esta urbe distante a 1000 kilómetros de Lima.

Su denominación como “ciudad blanca” deriva del sillar, la roca volcánica formada por lava del imponente Misti, una de sus principales atracciones de Arequipa, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2.000.

El Mirador de Yanahuara, ubicado a 2 kilómetros del centro histórico de la ciudad y que está abierto todo el año, permite disfrutar de las mejores vistas: desde sus casonas antiguas y calles empedradas hasta los volcanes que la rodean como el Misti, Chachani y Pichu Pichu.

El mirador se encuentra a 2343 metros de altura y forma parte de la Reserva Nacional de Salinas y Aguada Blancam y su construcción, a base de sillar, data del siglo XIX.

Uno de los principales espacios públicos del centro histórico es la Plaza de Armas, donde destaca una estatua de bronce de tres platos coronados con la figura de un soldado del siglo XVI, el “Tuturutu”, que según cuenta la historia tenía como función avisar sobre cualquier acontecimiento novedoso.

Alrededor de la plaza se pueden apreciar tres portales hechos con granito y con bóvedas de ladrillo y cal: el Portal del Cabildo (Portal de la Municipalidad), el Portal de las Delicias (Portal de San Agustín) y el Portal del Regocijo (Portal de Flores).

Es el lugar ideal para degustar en sus alrededores el famoso queso helado, hecho a base de leche fresca, evaporada y condensada.

En Arequipa hay 80 picanterías donde se vive la cocina tradicional peruana, casera, andina y popular, en la que predominan las recetas de antaño: el almendrado de pato, adobo arequipeño y el locro de pecho.

En tanto, ubicado en el corazón de la ciudad se encuentra el Monasterio Santa Catalina, una ciudadela amurallada fundada el 10 de septiembre de 1579 que ocupa un terreno de 20.000 metros cuadrados y está aislada de la ciudad.

Un gran muro de 4 metros de altura separaba la vida de las mujeres que habitaban el monasterio; monjas que provenían de familias aristocráticas.

La ciudadela, que está formada por claustros, plazas, calles, techos de teja y suelos empedrados, encierra el pasado Arequipa.

En su interior acoge valiosas pinturas coloniales de la Escuela Cusqueña, tallados e imágenes, objetos de culto y bien conservados ambientes propios de la vida cotidiana de hace más de cuatro siglos.

La Catedral Basílica Santa María es uno de los primeros monumentos religiosos del siglo XVII en la ciudad, de estilo neoclásico y construido en sillar.

Su fachada está constituida por setenta columnas con capiteles corintios, tres portadas y dos grandes arcos laterales, mientras que en su interior se encuentra el altar mayor, hecho con mármol de Carrara.

La Catedral, destruida en 1844 por un incendio y reconstruida en 1868, preserva objetos invaluables como un púlpito traído desde Lille, Francia, y un órgano monumental belga que es uno de los más grandes de América del Sur.

Los vuelos directos desde Buenos Aires, con un valor de 15.000 pesos, son operados por Latam y Jet Smart, desde Ezeiza y El Palomar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico