Una de terror, un drama histórico y la otra con fantasmas

La cumbre anti ajuste volvió a exhibir una Patagonia unida para no volver a ser el patio trasero del país. Sergio Massa eligió Chubut para su reaparición, de la mano de Arcioni, mientras Martín Buzzi se siente renovado. Los universitarios no están solos y hay un funcionario preso que se presenta como víctima.

Zona de sacrificio

La frase es fuerte y figura en el documento final suscripto por quienes participaron de la cumbre anti ajuste del viernes en Comodoro Rivadavia, convocada por el intendente Carlos Linares y con representantes políticos, gremiales y sociales de las seis provincias que integran la Patagonia. La coincidencia fue unánime a la hora de repudiar la eliminación del Fondo Sojero; el parate de la obra pública; la devaluación que conspira contra las condiciones de vida; el aumento de la pobreza y la desocupación; la poda en las universidades y las posibilidades ciertas de que se recorten asignaciones familiares, incentivos docentes y subsidios al gas y al transporte.

Tampoco se descarta que los jubilados pierdan el plus del 40 por ciento por “zona desfavorable”. Todo este combo sería la peor pesadilla posible y tiene muchas posibilidades de convertirse en realidad a partir de la última novedad proveniente de Nación: para cumplir con el FMI el “ahorro” en el próximo presupuesto ya no será de 300 mil millones de pesos, sino de 400 mil millones. El 14 de septiembre habría más certezas, cuando el Bloque Patagónico vuelva a reunirse, esta vez en Neuquén.

De todos modos, el saldo del encuentro de Comodoro fue ampliamente positivo teniendo en cuenta que ya está prácticamente decidido que no le irán saliendo de a uno al ataque de Macri y sus Ceos, sino que la defensa será en bloque y nadie tirará el offside si no está hablado previamente. “No vamos a renunciar al control de nuestros recursos”, fue otra coincidencia unánime.

Autocrítico

Uno que sorprendió horas antes de que comenzara la cumbre patagónica fue el senador Alfredo Luenzo, quien a través de un comunicado consideró que “el alto grado de conflictividad social que vive actualmente Chubut es una consecuencia de años de inequidad en la distribución de la renta y de la aplicación de políticas centralistas; pero también como consecuencia de la falta de políticas de integración dentro de la provincia. Ningún gobernador o intendente puede quedarse en el lamento ante las decisiones del poder central que perjudican a nuestro pueblo”.

No hay que perder de vista que entre los gobernadores con mayor cantidad de mandato en la reciente historia de Chubut figura Mario Das Neves, con 12 años, el mismo que en 2015 llevó en la boleta al senador que –nobleza obliga- en sus días de periodismo llamó siempre la atención sobre las preferencias que los gobernadores le daban al valle por sobre la zona sur.

Ausencia lógica

El único legislador nacional que tiene el macrismo en Chubut es el abogado comodorense Alberto Gustavo Menna, quien como diputado se comprometió a trabajar a favor del bienestar de sus comprovincianos y para que no se resignen derechos. Sin embargo no estuvo en la reunión del Bloque Patagónico y se entiende. Iba a sentirse allí más que incómodo entre tanto peronista y gente que demanda por las conquistas sociales que Mauricio Macri va eliminando paulatinamente, mientras cada vez se pierden más fuentes laborales y el salario se convirtió en variable de ajuste. El famoso “costo argentino” que pregonan los liberales a los que les interesa más la palmada en la espalda de un extranjero del hemisferio norte que el abrazo de un morocho que vive a la vuelta.

Un interlocutor

Sin embargo, el diputado nacional de la Alianza Cambiemos anda inquieto por lo que aquí ocurre y en ese contexto participó el jueves de un encuentro de cámaras empresariales de la Patagonia, entre las cuales estaba la chubutense que llevó sus planteos a la Secretaría nacional de Pymes. La entidad provincial es presidida por otro dirigente radical que alguna vez quiso ser gobernador: Carlos Lorenzo. Ante el planteo que se hizo sobre la falta de obra pública, las medidas que se precisan desde la AFIP y la demora en el pago a proveedores, la respuesta fue la clásica de los gobernantes de Cambiemos que carecen de capacidad de resolución: “Vamos a estudiar todos y cada uno de estos temas”. Y la reflexión de los que fueron a buscar respuestas y no quieren quedar mal con los que son del palo, también fue de manual: “pudimos encontrar un interlocutor”. El que busca consuelo, siempre lo encontrará.

Recorte y exclusión

Unas 12 mil personas marcharon el jueves en Comodoro en defensa de la universidad pública que hoy está jaqueada por el retraso salarial de sus docentes y por el recorte de fondos que afecta su funcionamiento diario. Obras de infraestructura paradas y becas que no se abonan son parte de las consecuencias del modelo neoliberal que aplica el gobierno de Macri. Esta movilización desde Km 4 al centro fue incluso más numerosa que la de los tiempos de Carlos Saúl Menem, otro al que poco y nada le importaba la educación pública si su hija accedía a los exámenes con antelación en una privada.

Por otra parte, quedó expuesta en las horas previas la discriminación del ministro de Educación para con los rectores patagónicos, como denunció el rector, Carlos De Marziani. “La Patagonia ha sido relegada y una muestra más de ello fue la reunión que tuvieron el martes algunos rectores donde ninguno de ellos fue de la región. Nadie de la región estuvo presente; por lo cual esa es la relevancia que se le da a la Patagonia desde el Gobierno nacional. Tenemos que seguir luchando por la educación superior que es un bien de todos”, consideró.

La marcha se replicó en las otras sedes de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco: Trelew, Puerto Madryn y Esquel.

Me verás llegar

En las presidenciales de 2015 sacó 24 mil votos más que Macri en Chubut y eso que no llevaba candidato a gobernador en su boleta. Sergio Tomás Massa finalmente no pudo cerrar su alianza aquí con Mario Das Neves, pero no le fue mal. Daniel Scioli lo superó en 40 mil votos, pero él quedó segundo, por delante del actual Presidente, al que ya por entonces –a juzgar por la cantidad de votos que obtuvo- se le vislumbraba el pelaje. El caso es que luego de meses de silencio, Massa eligió esta provincia como primer destino para una nueva gira por el interior, como para medir su consenso ahora que el macrismo viene en caída libre.

El exintendente de Tigre y exjefe de Gabinete de Cristina Kirchner avaló con sus diputados las primeras –y polémicas- medidas de Macri apenas asumió, entre ellas el acuerdo con los “fondos buitre”. También miró para otro lado mientras empezaba el recorte en el Estado. El año pasado terminó su mandato y muchos de los que estaban con él ya no lo ven con tanta simpatía, como Felipe Solá o Daniel Arroyo, dos dirigentes peronistas que no pueden ser tildados de kirchneristas.

Massa tiene buena relación con el gobernador Arcioni y así se explicaría en parte la presencia del chubutense en la reunión del miércoles con gobernadores peronistas y el senador Pichetto en el Consejo Federal de Inversiones.

Protagónico

La presencia de Massa y su raid por una pesquera, por Aluar y un yacimiento de Comodoro le confirió a Mariano Arcioni protagonismo político un día antes de la cumbre contra el ajuste en Comodoro, a la cual no pensaba asistir, pese a que fue suya la idea de conformar un bloque patagónico cuando se supo que Nación recortaría las asignaciones familiares. No obstante, dejó claro que si hay un sector del peronismo con el que se identifica no es justamente el que tiene como referente el intendente Linares.

Por eso optó por seguirlo por TV, más allá de las coincidencias de fondo que tiene con la mayoría de lo que se dijo a favor de que en el sur no se sigan perdiendo derechos para que cierren los números de los que manejan un país desde un escritorio, o que nos pretenden convencer de que todo estará bien con escuetos mensajes de 108 segundos. Ayer Arcioni retomó el tema en Epuyen, cuando ratificó que “vamos a estar donde corresponde, haciendo valer nuestros derechos”, confirmando que “ante cada intento de avasallamiento” presentará un recurso de amparo ante la Justicia.

Un hombre amplio

Otro dirigente que se sorprendió con la visita de Massa a Chubut fue Ricardo Sastre, el hombre que cada vez que puede recuerda que está afiliado al peronismo desde los 18 años y que por ese partido piensa competir el año próximo para ser candidato a gobernador. Es que recibió alguna crítica interna por mostrarse tan cerca del yerno del “Pato” Galmarini y del gobernador Arcioni. Todos de punta en blanco durante una visita al parque eólico que se levanta en las afueras de Puerto Madryn. “No podemos dejar de escuchar a nadie. Más allá del posicionamiento político que podamos tener, nosotros tenemos la particularidad de que hemos recibido al presidente Macri, a la vicepresidenta Gabriela Michetti y la semana pasada tuvimos una charla muy importante con el diputado nacional Santiago Igon”, recalcó Sastre para que se tenga claro que un dirigente demócrata jamás le niega una sonrisa ni una foto a otro político.

Un buen candidato

Por estas horas, el sindicalista petrolero Jorge “Loma” Avila ha adoptado un latiguillo que usa a diestra y siniestra. Le preguntan por Arcioni y dice que “es un buen candidato”; si la opinión es sobre el senador Mario Pais dirá que “es un buen candidato”. Por eso era cantado que sostendría lo mismo de Sergio Massa, a quien saludó durante su fugaz paso por Comodoro el jueves. Por supuesto se refería a la posibilidad de la candidatura presidencial del hombre de la avenida del medio, aunque en realidad se especula que podría ir por la gobernación de Buenos Aires en una alianza que postularía a Roberto Lavagna como sucesor de Macri, con aliados variopinto como el socialismo rosarino; los escasos progresistas radicales que quedan junto a Ricardo Alfonsín; Margarita Stolbizer y gobernadores peronistas más moderados, como el salteño Urtubey; o bien inclasificables como el puntano Alberto Rodríguez Saá.

Volviendo a Avila, el sindicalista también evaluó como “buen candidato” a Martín Buzzi, quien quiere volver a ser intendente. Sin embargo aquí se permitió una dosis crítica al destacar que el exgobernador “se mantuvo reservado en los últimos tiempos y eso no lo compartimos. Un político debe jugar en política cuando lo necesita la ciudadanía; ahí hay que marcar la cancha”.

Si nunca se fue

Martín Buzzi tenía un par de causas judiciales promovidas por Chubut Somos Todos apenas llegó al gobierno en 2015 y estaba preocupado. De allí que se lo viera poco en público. Una de sus últimas apariciones en los medios fue cuando participó del rescate de un perro que había caído en una alcantarilla de la avenida Portugal, el 29 de diciembre del año pasado. Pero en la semana que pasó Buzzi recobró vigor al ser sobreseído en la causa Alpesca, donde el mismo fiscal que dijo que había malversado fondos públicos se desdijo para indicar que carecía de pruebas para sostener su acusación. De inmediato, quien iniciara a Das Neves en el mundo “power point” aceptó gustoso cuanta entrevista le propusieron para recordar de paso que está en carrera para volver a ser intendente de Comodoro, cargo que ocupó entre 2007 y 2011, cuando el dedo del gobernador lo apuntó por sobre las ganas de repetir de Raúl Simoncini y el deseo que debió reprimir por cuatro años Néstor Di Pierro.

Los otros absueltos

Otros dos dirigentes políticos fueron absueltos en la causa Alpesca, junto a Buzzi. Su exministra de Economía, Gabriela Dufour, también se sintió reivindicada y ahí nomás soltó que no descarta una candidatura a intendente de su ciudad, Trelew, donde ya están anotados unos cuantos que no se sabe si van a ir por el PJ, Chubut Somos Todos, UCR, Alianza Cambiemos, PRO u otro nombre que pudiera surgir de aquí al llamado a las urnas. ¿Algunos nombres? Federico Massoni, Gustavo Castán, Pablo Mamet, José Gatica, Ricardo Furci, Ignacio Torres, Daniel Laudonio.

Además de Buzzi y Dufour, en la causa Alpesca también fue sobreseído Carlos Tomás Eliceche, quien fue el único que dijo que ya no aspira a ser candidato a nada. Es que las urnas no lo trataron muy bien en las últimas elecciones y por lo que se ve en las redes sociales hoy están en otro lado las prioridades del hombre que fue al Mundial a apoyar a Gabriel Mercado y se sacó fotos hasta con Lizy Tagliani.

El mimado

Pero más allá de los nombres arriba mencionados, quien cuenta con más chances no solo de ser candidato, sino de ganar el municipio de Trelew, es Adrián Maderna, actualmente en ejercicio. De allí que cada tanto le hagan guiños y mimos tanto Mariano Arcioni, como Carlos Linares y Ricardo Sastre. El dijo que no quiere ir por la gobernación, aunque le gustaría que su esposa, Lorena Alcalá, integre la fórmula a Fontana 50. Por ahora Maderna tiene urgencias más graves, como la gestión para que una parte importante de sus ciudadanos alcance lo mínimo indispensable para vivir, teniendo en cuenta que Trelew es la ciudad con más desocupados en todo el país; que aumentan los pedidos de comida y leche en las escuelas y de leña en los barrios más pobres. De allí que no le haya gustado nada la incursión de Graciela Cigudosa en un colegio de su ciudad para resaltar que había estudiantes que se hallaban desnutridos y algunos hasta se desmayaban de hambre. “Más intencionalidad política, imposible”, fue la observación de Maderna sobre los dichos de la ministra provincial de Educación.

Cambiemos atrasa

Al parecer más preocupados en las encuestas, o en los manejos de los trolls que ahora hasta el diario La Nación pone en evidencia, en el Gobierno nacional se desayunaron con dos informaciones que atrasan unos años. Por un lado, luego de una curiosa combinación de ingresos y egresos, cotizaciones del petróleo y fondos de coparticipación, desde el Ministerio de Hacienda afirmaron que Chubut es una provincia con superávit y que siendo así, tranquilamente podría pagar los sueldos en fecha, lo cual ha sido incomprobable hasta por la propia oposición doméstica tras aquella reunión de diputados del FPV con el ministro Garzonio, cuando revisaron los saldos del Banco Chubut.

Por otra parte, el secretario de Seguridad de la Nación que encabezó un encuentro el martes en Trelew, habló de una cifra alta de crímenes en Comodoro Rivadavia, lo cual es al menos dudoso, ya que en los últimos tres años el promedio mortal ha descendido. Pero así lo dijo Eugenio Burzaco, número dos de Patricia Bullrich y hermano de un preso VIP en Estados Unidos. Alejandro Burzaco era un capitoste de TyC Sports cuando estalló el escándalo de las coimas en FIFA y huyó de Suiza a Italia, donde terminaría entregándose a la Justicia de Estados Unidos para convertirse en “arrepentido” y delatar a sus excompañeros de ruta. Fue uno de los primeros argentinos que accedió a esa figura legal que hoy está tan de moda.

Un hombre golpeado

Uno que buscó mejorar su delicada situación económica en las últimas horas fue el secretario de Diego Correa, preso por corrupción desde el 7 de marzo. Diego Lüthers volvió a declarar el viernes ante los fiscales que investigan las causas “Embrujo” y “Revelación” y trató de presentarse en todo momento como una víctima de los manejos del extitular de la Unidad Gobernador. Así fue como dijo que él delinquió obligado por su superior, a quien por poco no acusa también de mobbing. “Si los zapatos del gobernador no estaban lustrados era mi culpa. Para Correa todo lo malo era mi culpa”, dijo el hombre que llevaba prolijamente los números de operaciones comerciales a todas luces fraudulentas y con enormes perjuicios para la administración pública. “Correa decidía con una equis o un tilde quién cobraba los viáticos”, agregó Lüthers buscando acogerse a la figura del “arrepentido”, lo cual no consiguió. Ni siquiera le dieron arresto domiciliario. Es que todo lo que dijo ya les constaba a los fiscales.

Complicados

De todos modos, Lüthers declaró por primera vez con lujo de detalles, confirmando la ingeniería de las maniobras que posibilitaron el enriquecimiento de no pocos funcionarios del anterior gobierno, empezando por el propio Correa y siguiendo por personajes como Oscar “Chito” Alarcón, Federico Gatica y Cristian Eguillor. También involucró a Alejandro Pagani y al actual ministro de Familia, Martín Bortagaray, por sus acciones cuando estuvo al frente del IPV en el primer tramo del último mandato del malogrado Mario Das Neves. Asimismo, confirmó las participaciones de quien fuera Fiscal de Estado, Diego Martínez Zapata, aconsejando cómo hacer presentaciones para que no pararan obras edilicias de Correa, y del propio intendente de Puerto Pirámides, Javier Roldán, quien solo pasaba por donde le indicaban para firmar lo que había redactado el extitular de la Unidad Gobernador en su propio beneficio. Es que a Correa “ningún funcionario se atrevía a decirle que no”, corroboró Lüthers.

Ahí tenés tu ley

Finalmente, y en medio de la aguda crisis económica que llevó el dólar a 40 pesos, la Legislatura de Chubut decidió avalar por unanimidad la ley de refinanciación de deudas que solicitaba el Poder Ejecutivo para no tener que pagar en lo inmediato lo que puede hacer más adelante, cuando se estima que habrá un poco más de oxígeno financiero. Es que Nación ya había empezado a retener fondos de la coparticipación y eso comprometía las cuentas de los próximos meses. Un día antes de que se votara la ley, fueron hasta la Legislatura el ministro de Economía, Alejandro Garzonio, y el subsecretario de Coordinación Financiera, Luis Tarrío, para explicar los beneficios de la iniciativa. Allí hubo varias “chicanas” relacionadas con el decreto que al respecto había firmado el gobernador y Garzonio debió admitir que se trató de “un error no forzado”. Escuchando todo atentamente, Carlos Linares tomó nota del estado en que se hallan las arcas provinciales.

El camarada Alexander

Sorprendió a muchos el comentario del ministro de Economía de Chubut, Alejandro Garzonio, cuando en una entrevista radial volvió a salir el tema del recorte presupuestario de Nación para 2019, donde la Patagonia “aportaría” contra su voluntad una gran parte de los 300 mil millones que se pensaba ahorrar Dujovne antes de que se disparara el dólar y que ahora serán 400 mil millones, según publicó ayer La Nación. Fue en este contexto que el ministro chubutense propuso que el ajuste lo paguen “las 1.000 empresas más grandes del país”. ¿Habrá tantas?

Eran ejemplo

La empresa Soriano era citada como ejemplo cuando se hablaba de pequeños emprendimientos productivos. Hasta 2015 no paró de crecer a partir de la producción del alga agar agar, una sustancia gelatinosa con propiedades nutricionales que se utilizaba en determinados productos alimenticios. Pero un día llegó Macri y todo cambió. La apertura de la importación hizo, por ejemplo, que para las empresas alimenticias que la requerían fuera más barato comprarlas en China. Y así empezó a decaer Soriano, que hoy está en concurso de acreedores con trabajadores sin cobrar sus sueldos y sus directivos escondidos.

En la semana que ayer terminó, un grupo de diputados recibió a los trabajadores en conflicto y luego exigieron al Gobierno un exhaustivo control del futuro de la empresa fundada por Lorenzo Soriano, un exministro de Producción de Chubut durante el gobierno de Carlos Maestro. En este contexto, Blas Meza Evans afirmó que mientras por un lado proyectan la quiebra para no pagar sus deudas, los herederos de Soriano quieren quedarse con la “concesión”, que es lo que realmente tiene valor pensando en que alguna vez pueda volver a ser rentable la producción en Argentina.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico