Vendían cosas robadas junto a un condenado que estaba libre por falta de sitios de detención

El grupo de tres personas que fue detenido durante la noche del martes cuando intentaban venderle a la víctima de un robo sus propias pertenencias, fue imputado ayer por encubrimiento por receptación.

Junto a las dos jóvenes estaba Luis Francisco Alvarez, quien el año pasado fue condenado a 3 años de prisión de cumplimiento efectivo, pero seguía libre. Ayer comenzó a cumplir la pena a pedido de la Fiscalía.

El rápido accionar de la policía y el trabajo en conjunto con la Brigada de Investigaciones permitió recuperar costosos aparatos electrónicos que había sido robados durante la tarde del martes y encontrar, además, a un individuo que pese a estar condenado a prisión efectiva permanecía en libertad por falta de espacio.

El robo ocurrió entre las 16 y las 17 del martes en una vivienda ubicada en inmediaciones de Colonos Sudafricanos y Olavarría, del barrio Pueyrredón, lugar de donde los delincuentes se llevaron aparatos electrónicos valuados en unos 80.000 pesos.

La víctima realizó la denuncia y comenzó a buscar por sus propios medios los aparatos robados. Así llegó a establecer que sus cosas las estaban ofreciendo en venta por WhatsApp, dato que le fue aportado a la Brigada de Investigaciones y se acordó un encuentro con los vendedores. Así terminaron detenidas: Micaela Aquino (20), Tatiana Peralta (21) y Luis Francisco Alvarez (31).

Las jóvenes quedaron alojadas en la Seccional Séptima y Alvarez en la Seccional Tercera. Ayer fueron sometidos a la correspondiente audiencia de control de detención y apertura de la investigación.

El acto fue presidido por el juez Miguel Angel Caviglia, quien subrogó al juez natural Jorge Odorisio. La Fiscalía estuvo representada por la funcionaria Camila Sánchez Almirón, mientras que los detenidos recibieron la asistencia de la abogada adjunta de la Defensa Pública, Vanesa Vera.

En ese contexto se declaró legal la detención y se formalizó la apertura de investigación preparatoria de los tres por el delito de encubrimiento por receptación, otorgándose el plazo de seis meses para terminar la investigación.

Con respecto a Peralta y Aquino, la funcionaria no solicitó medidas teniendo en cuenta que no poseen antecedentes penales, ni causas en trámite. En tanto que informó que Alvarez quedará a disposición del Juzgado de Ejecución Penal, en virtud de que se encuentra condenado a una pena de 3 años de prisión efectiva.

Al respecto, se indicó que Alvarez firmó un juicio abreviado el 7 de julio del año pasado por dos robos en grado de tentativa. Uno de ellos fue un robo simple y el otro un robo agravado. Por esos dos delitos acordó una pena de 3 años de prisión efectiva, aunque no comenzó a cumplirla porque cuando quedó firme el fallo no había disponibilidad para alojarlo.

En razón de ello, la funcionaria pidió que comience a cumplir pena y así lo ordenó el juez de Ejecución, Alejandro Soñis. Por otro lado, la Fiscalía logró que se secuestren los teléfonos celulares de los tres imputados y una vez que esos sean abiertos se conocerá qué vinculación tuvieron con el robo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico