Comenzó una nueva cumbre del clima, con exigencias y reclamos para Trump

Ban Ki Moon refirió ayer haber tratado la semana pasada con el magnate varios asuntos relacionados con la paz, la seguridad y también con el cambio climático, y se mostró optimista en cuanto al futuro de las negociaciones sobre el Acuerdo de París.

Jefes de Estado y ministros de unos 180 países abrieron en Marrakech una nueva conferencia de la ONU sobre el clima, la COP22, una semana después de la elección en Estados Unidos de Donald Trump, un declarado escéptico del cambio climático.
El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, dijo que espera que el nuevo presidente electo "entienda la seriedad y urgencia de la realidad del cambio climático".
"Espero que Trump comprenda la seriedad y la urgencia del fenómeno del cambio climático (...). Confío en que va a escuchar y evaluar esto y tomar las decisiones más acertadas", indicó Ban en rueda de prensa.
Trump, conocido por su posición negacionista del cambio climático, expresó públicamente que el cambio climático es "una farsa inventada por los chinos para ganar competitividad", y prometió en su campaña electoral que cancelaría la ratificación del Acuerdo de París y los pagos a todos los programas de cambio climático de la ONU comprometidos por la administración Obama.
Estados Unidos es el segundo emisor de gases de efecto invernadero del planeta, por detrás de China. Bajo el gobierno de Barack Obama ha sido también uno de los motores esenciales de las difíciles negociaciones sobre el clima, que desembocaron en el histórico Acuerdo de París de 2015.
La COP22 de Marrakech da la señal de partida para definir el calendario y las reglas de aplicación del Acuerdo, principalmente para que los países se examinen mutuamente, cada cinco años, sobre sus avances.
También debe servir para empezar a definir cómo se entrega la ayuda financiera prometida a los países del Sur, los más afectados por el calentamiento del planeta, para transferirles la tecnología necesaria, y para decidir finalmente las inversiones en mitigación (lucha contra el cambio climático) y en adaptación.

ADVERTENCIA A TRUMP
Ban Ki Moon refirió ayer haber tratado la semana pasada con el presidente electo estadounidense varios asuntos relacionados con la paz, la seguridad y también con el cambio climático, y se mostró optimista en cuanto al futuro de las negociaciones sobre el Acuerdo de París, informó la agencia EFE.
Además, recordó que este pacto internacional fue ratificado por al menos 110 países en un "tiempo récord", once meses tras su aprobación, en diciembre de 2015, algo nunca antes alcanzado en un convenio internacional de estas características.
"Lo que fue impensable antes, ahora es imparable", se congratuló el secretario general de la ONU recordando que la acción climática supone el compromiso de todo el mundo.
En Marrakech se reúnen unos 80 jefes de Estado y de gobierno y ministros. En total, 196 países firmaron el Acuerdo de París, 109 lo han ratificado.
Si Trump decide retirarse del Acuerdo de París, como prometió durante la campaña electoral, el Acuerdo seguirá en vigor, según los especialistas, puesto que la mayoría de países emisores (incluido Estados Unidos) ya lo ratificaron.
Pero una medida de ese tipo dinamitaría sin duda el proceso negociador. Muchos países podrían verse tentados de abandonar la mesa, o de retrasar la aplicación de sus compromisos, que por otra parte no son legalmente vinculantes.
La lucha contra el calentamiento del planeta, que en 2016 volverá a batir probablemente récords de temperatura, es esencialmente una cuestión de voluntad de los gobiernos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico