Diez condenados se fueron a sus casas por problemas sanitarios en la alcaidía

A partir de las 9 los internos del pabellón 5 de la alcaidía policial fueron trasladados a sus respectivos domicilios para cumplir con arresto domiciliario hasta el 21 de noviembre. La medida se debe a los problemas sanitarios, ya que diez presos utilizan un solo inodoro y están expuestos a contraer enfermedades, se fundamentó.

Otra vez los presos del pabellón 5 de la unidad penitenciaria del barrio Industrial de Comodoro Rivadavia se ven beneficiados con prisión domiciliaria. En esta oportunidad son diez los internos que gozarán de arresto en sus casas al cumplir la última parte de sus respectivas condenas. Desde hoy y durante nueve días permanecerán en sus hogares.
Ya a principios de abril el juez de ejecución, Jorge Odorisio, hizo lugar al pedido de la Defensa Pública para otorgar la prisión domiciliaria a los reos por la falta de gas en la cárcel de máxima seguridad. En esa ocasión eran ocho los condenados, en su mayoría por robos armados.
Luego autoridades provinciales gestionaron la instalación de termotanques eléctricos y caloventores para subsanar el problema.
Incluso desde la Fiscalía se exigió que el Estado provincial debe “velar por la salud y seguridad de los internos”.
Y la historia se volvió a repetir en junio cuando los presos del mismo pabellón sufrieron problemas eléctricos al dejar de funcionar la caldera que calefacciona el antiguo edificio de la avenida Yrigoyen casi Dalle Mura.
Esta vez los inconvenientes fueron sanitarios. Fuentes oficiales señalaron a El Patagónico que los condenados se quejaron por la falta de inodoros, duchas, la presencia de hongos y el riesgo de contraer infecciones. Támbién reclamaron otras reformas.
Ante ese contexto de insalubridad, los internos a través de sus defensores públicos y privados presentaron un habeas corpus para garantizar que se cumplan sus derechos de encierro.
La audiencia de corrección de habeas corpus se desarrolló ayer en la Oficina Judicial y se extendió por cuatro horas. Estuvo presidida por el juez de ejecución penal, Jorge Odorisio. Siete de los diez condenados estuvieron representados por María de los Angeles Garro y Mauro Di Taranto. El Ministerio Público, en tanto, estuvo representado por la fiscal Mónica García.
Además participaron el representante del área penitenciaria de la Policía del Chubut, comisario Pablo Jaramillo y el jefe de la alcaidía, subcomisario Víctor Farsi.
La fiscal se opuso al beneficio de la prisión domiciliaria de los presos solicitado por los defensores y propuso que sean trasladados al Instituto Penitenciario Provincial de Trelew durante el tiempo que demanden las refacciones.
Las autoridades presentes en el acto judicial indicaron que se estima que los trabajos concluirán dentro de nueve días, es decir, el 21 de noviembre. Ante esas promesas y teniendo en cuenta los derechos de los condenados, el magistrado dispuso que hoy a partir de las 9 los diez internos sean trasladados a sus respectivos domicilios para cumplir la medida sustitutiva de la prisión.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico