El arreglo de un vehículo que estuvo sumergido puede costar más que comprar uno 0 Km

El Patagónico efectuó un relevamiento en los talleres electromecánicos acerca de la demanda que tienen para reparar vehículos afectados por el temporal.

En este sentido, el propietario de Emaza, José Zárate, explicó que hasta la fecha han recibido diez autos en esa condición y que las roturas más comunes se encuentran en rodamientos, alternadores y el sistema de aire acondicionado.
Otros daños que presentan los vehículos que llegan al taller de Zárate, ubicado en Saavedra 417, son roturas más extremas como bielas dobladas o problemas en las conexiones eléctricas, donde es necesario desarmar todo el vehículo para detectar la falla.
En el taller de Zárate, varios automóviles se encuentran a un costado a la espera de que el equipo de trabajo los desarme para encontrar la falla. Uno de los últimos trabajos en que se ocupa José es un Citroën C4 al que el agua le llegó a la altura del espejo retrovisor. "Como es un auto muy bajo, el agua le pasó por arriba del motor y el filtro se le llenó de agua y es imposible que no le genere daño. En este caso, vamos a tener que sacar todo y limpiar sensor por sensor", describió.
"Un trabajo de este tipo te lleva mucho tiempo y la gente tiene que saber que no sale 6 mil pesos o no hay tarifas sociales. A un auto nuevo si le entra el agua por lo menos tenés que tener entre 45 o 50 mil pesos en repuestos como mínimo y te conviene comprar un motor semiarmado. Es mil veces más barato", graficó el propietario de Emza.
Juan Stancheff, quien tiene un taller en el barrio Mosconi, también sostuvo que los trabajos de los vehículos afectados por el temporal no son fáciles de cuantificar en materia de costos porque cada uno tiene una característica o daño en particular. "Yo no puedo decir: "dame 5 mil pesos y te lo arreglo" porque la persona que te dice eso te está estafando. La realidad es que el auto que se pasó de agua por encima de la rueda está muy comprometido y el arreglo final seguramente será más costoso que comprar uno nuevo".
"Yo te lo puedo arreglar. El mecánico te lo puede desarmar, pero nunca va a quedar igual. A los dos meses vas a empezar a tener problemas y a fin de cuentas vas a gastar más plata que comprar un cero kilómetro. Es una desgracia pero es así. También hay que entender que no toda la gente tiene la posibilidad de comprar un auto al día siguiente y por eso se vuelca a las "tarifas sociales" pero debe saber que le está poniendo un parche a una herida profunda", agregó.
Otro de los puntos que detallaron los mecánicos es que automovilistas que no cuentan con un seguro que se haga cargo de los daños, tratan por estos días de sacarle el mayor rédito posible al vehículo que ya no sirve más. "Muchos vienen a arreglar su auto porque lo quieren vender. El otro día me ofrecieron una (Volkswagen) Suran, modelo 2011, a 25 mil pesos porque se había sumergido en el barro. Esos casos se ven mucho y se van a repetir porque la gente trata de sacarle algo a un auto que está todo podrido", consideró Zárate.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico