En Laprida un vecino tuvo que arreglar una pérdida de agua luego de un mes de reclamos

"Es agua potable que se pierde, pero si vos no pagas una boleta de luz a tiempo, vienen a las 24 horas y te la cortan", denunció José Navarrete, el vecino que cansado de reclamarle soluciones a la SCPL decidió arreglar la rotura por su propia cuenta.

Un mes completo viendo cómo miles y miles de litros de agua potable se desbordaban por la calle ante la absoluta desidia; llamados telefónicos eternos y nulas respuestas que solo le generaban bronca e impotencia.
Todo esto es lo que vivió José Navarrete (31), un vecino del barrio Laprida que cansado de esperar que la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) le arreglara una rotura que se generó en el frente de su casa, decidió poner manos a la obra y ocuparse él mismo de esta avería que genero la pérdida de miles y miles de litros de agua.
Ayer el vecino de Guatemala al 549 dialogó con El Patagónico, y con bronca y resignación contó la situación. “Esto comenzó hace casi un mes; llamamos de mi casa a la Cooperativa. El vecino de al lado también llamó, igual que desde la Asociación Vecinal, pero nadie dio solución”.
Recordó que "ya no podía ni entrar el vehículo a la casa; entonces le dije a mi señora que iba a meter la mano yo y si fueron quince minutos (los que demoró en arreglar la avería) fue mucho. Era cuestión de agarrar una pala, excavar donde estaba la pérdida y listo”, resumió sobre cómo parchó la manguera de agua que distribuye el recurso hacia las viviendas del sector.
De este modo el sábado, mientras en el barrio se festejan los corsos que se mudaron de zona por el estado de las calles donde se realizan tradicionalmente, Navarro arregló la rotura, acompañado por un vecino y su esposa, quien no dudó en fotografiar el momento para que quedara registro de lo que consideran "una vergüenza" de parte de quienes conducen la SCPL.

BRONCA E IMPOTENCIA
Toda esa situación molestó al vecino en un momento donde se habla de aumentos y tarifazos, y sumando a que recién el lunes cerca de las 10 una cuadrilla de la SCPL se acercó al lugar. Pero los trabajadores solo miraron, hablaron con un vecino que les dijo que ya había sido parchado y se fueron.
"No era un trabajo tan complicado. Para cobrarte los servicios todos los meses, no tienen problema, pero cuando necesitas que te vengan a arreglar no vienen", cuestionó Navarro.
"Es agua potable que se pierde, pero si vos no pagas una boleta de luz a tiempo, vienen a las 24 horas y te la cortan y la verdad es que hay muchísimas pérdidas de cloacas. Como vecino del barrio, me molesta ver esto porque generalmente a Laprida no va nadie a ver si las calles están bien o mal”, lamentó este empleado de comercio que hace 14 años vive en ese sector de la zona norte y siente que nadie hace nada por su barrio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico