Entró a una tienda, encerró a las dueñas en el vestidor y huyó con ropa de mujer

Se trata del primer robo en 23 años que sufre la tienda "Emi" sobre la avenida Kennedy al 3.200. El delincuente ingresó como un cliente más, pidió una calza y ropa interior. Después extrajo un pistolón y una navaja para amenazar a las dos víctimas y obligarlas a encerrarse en el vestidor. Se alzó $1.100 en mercadería, una misma suma de dinero en efectivo, relojes y anillos.

La policía de la Seccional Quinta investiga el robo armado que en plena tarde de ayer se registró en la tienda ubicada sobre Kennedy, entre Scalabrini Ortiz y Juana Azurduy, en el barrio Juan XXIII. Se trata de un sector comercial con un importante flujo de automóviles y colectivos que transitan por esa avenida.
Eran las 17:30 cuando el joven se hizo pasar como cliente y simuló la compra de una calza y un conjunto de ropa interior, relató Silvia, hija de la dueña, a El Patagónico.
En el reducido local no había otros clientes y hasta esos instantes el joven no había levantado sospechas. Sin embargo, "cuando pidió más cosas, yo me di vuelta y sacó un pistolón. A las dos nos hizo meter en el vestidor y a mí me pegó con el pistolón en la frente", graficó la mujer señalándose im moretón.
Además de la pistola, las amenazó con una navaja. Luego les pidió los respectivos relojes y anillos a las comerciantes. “Este (reloj) que era trucho no se lo llevó y el de mi mamá que era original sí”, ilustró Silvia. Antes de retirarse, el asaltante se dirigió a la caja registradora y se apoderó de más de $1.000.
"Para mí estaba re-drogado, mientras lo iba atendiendo y por la forma que pedía las cosas se le notaba en los ojos que estaban bien rojos”, describió la damnificada.
Luego de cometer el robo, el individuo corrió por la calle Barceló que se encuentra frente al local y lo hizo en dirección al complejo habitacional 1.008 Viviendas que se encuentra a las dos cuadras.
Silvia resaltó que hace 23 años que poseen la tienda en esa zona de la avenida Kennedy y "es la primera vez que nos roban. Te da impotencia, pero por suerte no fue tanto y nosotras estamos bien".
Explicó que su madre generalmente está sola y justo ayer estaba acompañada ella. "Esperemos que no vuelva a pasar”, afirmó Silvia.
Personal policial de la Seccional Quinta tomó la denuncia y al cierre de esta edición trabajaba en procura de identificar al autor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico