La Bancaria para el jueves y el viernes

Hoy y mañana serán los últimos días de actividad bancaria en todo el país, en el marco del plan de lucha anticipado por los trabajadores del sector cuando realizaron un paro el jueves pasado. Si bien mañana a la tarde hay una negociación de partes, la huelga fue ratificada y tras la misma se definirá la intensidad del plan de lucha, que podría afectar además la banca electrónica y cajeros automáticos.

La medida de fuerza del jueves y viernes abarcará a todo el país, donde La Bancaria pide respuestas ante la inestabilidad laboral de más de 2.500 trabajadores de la actividad -una cifra que podría ampliarse-, además de denunciar tercerizaciones, despidos injustificados en el Banco Central y el reclamo paritario que tiene como piso el 30% para el gremio.
Jorge Uliarte, referente de La Bancaria en Comodoro, confirmó el paro de actividades por 48 horas que afectará la atención al público el jueves y viernes. Mañana a las 15, en tanto, habrá una reunión de partes en el Ministerio de Trabajo, a cuyo término se definirá la intensidad de la medida, que como se dijo podría paralizar totalmente la actividad bancaria hasta el lunes de extenderse el paso a los servicios de banca electrónica y cajeros automáticos.
Es que La Bancaria llega a esta nueva negociación sosteniendo una gran cantidad de reclamos que exceden la discusión paritaria. Entre los puntos que buscan solucionar se encuentra la situación de los cesantes del Banco Central, "despedidos de modo injustificado".
Según destacó el propio Uliarte, de la forma en que se resuelva esta situación puede tener impacto negativo en otras entidades que también podrían cesantear trabajadores en esta coyuntura económica, siguiendo los pasos de la entidad madre.
A la incertidumbre laboral del gremio se suman otros 2.600 puestos en riesgo concreto: 2.200 del City Bank, que se retira de la banca minorista, y otros 400 del Hipotecario asociados al Procrear. Además, continua vigente el conflicto en el Banco Provincia de Buenos Aires, que detonó cuando se violentó la carrera bancaria nombrando un gerente que no es de carrera, se tercerizaron además algunos servicios como mayordomía, limpieza y cafetería, que antes correspondían a trabajadores de La Bancaria.
El componente salarial del reclamo se contextualiza en la negociación por un piso del 30%, a lo que hay que añadir las sumas que recompongan los salarios en proporción con la inflación. Recordando que el gremio siempre fija una paritaria anual, Uliarte explicó que "en diciembre nos sentamos con las cámaras y pactamos una suma puente de enero a marzo; hubo cambio de Gobierno, nos quedamos con la esperanza de modificatoria del Impuesto a las Ganancias, que no fue la esperada, y cuando nos sentamos en marzo planteamos la incorporación de un porcentual que pueda cubrir no sólo del desfasaje del año pasado entre los acordado y la inflación real, sino que cubra la devaluación y esté acorde con la inflación a futuro, que se prevé hasta fin de año".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico