Un niño falleció calcinado al incendiarse una vivienda

Un pequeño de 4 años murió calcinado ayer al mediodía al quedar atrapado en un incendio. Sucedió en la casa donde residía junto a su madre y sus tres hermanitos, en la calle 4, número 1.659, del barrio Quirno Costa. Dos suboficiales de la Seccional Sexta rescataron a una nena de 2 años mientras que un vecino logró sacar a un chico de 7 años, con quemaduras en el 40 por ciento del cuerpo. Según habitantes del sector, la madre había salido junto a su bebé. Había ido a llevar ropa para lavar a la casa de la abuela de los niños, situada en la misma cuadra, cuando se desencadenó la tragedia. El fuego se habría iniciado en un calefactor instalado hace pocos días.

Alrededor de las 12 de ayer un niño de 4 años falleció calcinado al quedar atrapado en una vivienda que se incendió. La tragedia ocurrió en la calle 4 a la altura del 1659, donde residía con su madre y sus tres hermanos, también de corta de edad.
Un vecino que observó las llamas logró salvar a su hermanito de 7 años, quien sufrió quemaduras en el 40 por ciento del cuerpo. Incluso tiene afectadas sus vías respiratorias, por lo que anoche se encontraba internado en terapia intensiva. Mientras efectivos policiales rescataron a la niña de 2 años y 8 meses.
Habitantes del sector comentaron a El Patagónico que la madre de los niños se había ausentado por algunos minutos de la vivienda para ir a lavar ropa a la casa de la abuela de los niños que reside a unos diez metros de distancia.
Entre gritos y corridas los vecinos se preguntaban "¿Cuántos quedan? ¿Cuántos quedan adentro?" mientras ayudaban a sacar a las criaturas.
En medio de la desesperación, la propia madre de los niños ingresó a la vivienda en llamas y sufrió afecciones en sus vías respiratorias, también el bebé de 1 año y 8 meses.
Los suboficiales Gerardo Ramallo y Soledad Almendra, según fuentes policiales, fueron los primeros en darles auxilio a los niños junto a un vecino luego de rescatarlos.
Hace tres días que Ramallo había vuelto a trabajar luego de haber sido baleado en un brazo el 30 de diciembre último durante un altercado con un grupo de jóvenes en el barrio Moure.
Hay que recordar que la policía no tiene equipos para combatir incendios, pese a que suelen ser los primeros que llegar. Es que una vez que la policía corrobora la existencia del incendio pide la colaboración de Bomberos Voluntarios. En el caso de ayer acudió una dotación del Destacamento 1. Cuando terminaron de sofocar el fuego, se encontraron con el cuerpo del pequeño en un rincón de la casa.

CONSTERNACION

En medio del llanto y la conmoción de los habitantes del lugar, la Policía Científica, el perito ígneo Enrique Koprowski y el funcionario de fiscalía Heriberto Fitzsimons acudieron al lugar para efectuar las primeras pericias.
Los tres niños junto a la madre fueron internados en el Hospital Regional. Según fuentes policiales, la mujer les comentó que se había realizado una instalación de calefactores en la vivienda durante el fin de semana, pero los peritos todavía desconocen si el incendio se inició en una de esos artefactos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico