Una empresa privada quiere instalar una planta desalinizadora

Mientras en Caleta Olivia y Puerto Deseado se avanza en dos proyectos individuales para la instalación de una planta de ósmosis inversa, en Comodoro la instalación de una planta aún es un sueño.

Mientras en Caleta Olivia y Puerto Deseado (Santa Cruz) se avanza en dos proyectos individuales para la instalación de una planta de ósmosis inversa, en Comodoro Rivadavia, pese a las reiteradas gestiones que se han realizado en los últimos años por los altos niveles de consumo de agua, la instalación de una planta desalinizadora para toda la comunidad aún es un sueño.
Sin embargo, en los últimos días se confirmó que una empresa privada pretende instalar su propia planta desalinizadora y que por ello evalúa la posibilidad de extender su uso a los barrios de sus alrededores como una forma de devolverle algo a la ciudad.
Se trata de Aeropuertos Argentina 2000, empresa concesionaria de la estación aérea local y que ha sido bastante cuestionada por las pocas inversiones que ha realizado en la estación aérea desde que llegó en la década del 2000.
Según pudo confirmar El Patagónico de fuentes extraoficiales, el proyecto se viene trabajando desde hace varios meses, pero en las últimas semanas se realizaron importantes avances, principalmente con reuniones para analizar la viabilidad del proyecto.
Sería la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) la encargada de llevar a cabo el análisis de factibilidad. Para ello la casa de altos estudios firmaría un convenio con la empresa para avanzar en el estudio y analizar las posibilidades de que el proyecto se amplíe a los barrios que se encuentran alrededor del aeropuerto.
Consultado por la firma del convenio, el rector Alberto Ayape solo atinó a confirmar que se está trabajando, añadiendo que en los próximos 15 días se podrán brindar más detalles.

SE ESPERAN SOLUCIONES
La planta de ósmosis inversa permitiría que la estación aérea desalinice agua de mar para su consumo, cubriendo su propio abastecimiento que superaría los 26.000 litros/por día, siempre dependiendo de la estación del año.
Su instalación resultaría fundamental, teniendo en cuenta la crisis de agua que atraviesa la Cuenca del Golfo San Jorge y las dificultades que acarrea en verano, afectando el normal funcionamiento del aeropuerto.
Cabe recordar que en Puerto Deseado se inaugurará próximamente una planta desalinizadora que permitirá insertar tres millones de litros de agua a la red de agua potable de esa ciudad, que será destinada al consumo doméstico. La planta modelo es la primera en toda Latinoamérica que emplea el proceso de ósmosis inversa y permitirá paliar la crisis de agua que sufre la ciudad.
Mientras tanto, en Caleta Olivia también se avanza en la terminación de la planta propia procesadora que permitirá desalinizar 12 millones de litros diarios a partir de marzo de 2017.
Ambas obras se realizan con financiamiento del Enohsa (Ente Nacional de Obras Hídricas y Saneamiento), organismo que en marzo de 2015 había anunciado la concreción de obra de similares características para esta ciudad.
En ese momento, el Ente Autárquico Comodoro Conocimiento organizó una reunión que contó con la presencia de representantes de la Municipalidad de Comodoro Rivadavia, el Concejo Deliberante, la Sociedad Cooperativa Popular Limitada (SCPL) y la UNPSJB.
También estuvieron presentes representantes de la empresa Unitek, encargada de la fabricación de equipos para este tipo de tarea, quienes un mes y medio antes por iniciativa del por entonces concejal Juan Pablo Luque habían mantenido una reunión en el municipio.
Sin embargo, pese a las gestiones todo quedó en la nada y Comodoro Rivadavia aún espera por el proyecto propio que permitiría darle pelea a la crisis del agua que atraviesa la Cuenca del Golfo San Jorge y a la sequía de la Cuenca del Senguer.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico