Una prueba batimétrica en los lagos Fontana y La Plata determinó cuál es su profundidad

El trabajo forma parte de los estudios preliminares que se realizan para la construcción de un murallón que permitirá regular el uso del recurso, ante la disminución del caudal en estos espejos hídricos durante los últimos años. Según se informó desde el Instituto Provincial del Agua, el lago Fontana registró una profundidad máxima de 120 metros, mientras que el lago La Plata alcanzó los 185 metros.

Mientras se esperan avances concretos para la realización de un Plan de Manejo de la Cuenca del Río Senguer que involucrará a municipios, cooperativas y agricultores y determinará cuáles son los cotas de agua que se podrán consumir, se continúa trabajando en el proyecto para la construcción de la obra de regulación del Lago Fontana que alimenta al Musters, principal suministro de agua para la Cuenca del Golfo San Jorge.
En este sentido, según se informó, los estudios preliminares para lo que será el proyecto final de la obra ya arrojaron los primeros datos concretos, que permitieron determinar la profundidad máxima del Fontana y del lago La Plata, dos registros que hasta ahora eran desconocidos por el ambiente científico, explicó Gerardo Bulacios, presidente del Instituto Provincial del Agua (IPA).
“Son datos nuevos de los lagos que no estaban publicados en ningún instituto, ninguna revista científica. Se ha descubierto que el lago La Plata tiene una profundidad de 185 metros en su parte más honda y el lago Fontana 120 metros, que es la confluencia de tres glaciares que produjeron esa erosión y se llegó a esa profundidad”, detalló.
Los datos surgieron del relevamiento batimétrico que realizó la empresa Clasto SRL sobre esos dos espejos de agua. El estudio determinó la profundidad de los lagos, pero también permitirá saber a corto plazo el tamaño de los dos espejos y su volumen de agua.
Según se informó, en forma paralela también se realizan otros dos estudios: el análisis de la topografía del sureste del Lago Fontana, donde se encuentra la desembocadura en la que construirá el subderivador; y el proyecto ejecutivo final para hacer el murallón de contención que regulará la erosión de agua del río Senguer.
"Son tres estudios importantes con una inversión de casi 6 millones de pesos que terminará con el proyecto final para llamar a licitación con la obra de cierre”, explicó Bulacios.
"Tenemos la esperanza de hacerlo antes de fin de año. Con ese proyecto, y otro que se está trabajando hace tres o cuatro meses, que es el estudio de la cuenca subterránea del río Senguer, el cual consiste en la segunda etapa que son estudios de suelo geoeléctricos y perforaciones para determinar cuánta agua tenemos en el subsuelo para poder usar en el acueducto como para las producciones agropecuarias y la industria”, señaló.
Y agregó: "hasta ahora los estudios que tenemos nos están dando resultados importantes. Hay muchísimos hectómetros confinados en la cuenca, así que en el futuro también va a estar garantizado el abastecimiento para tomas de agua, producción agropecuaria y para la industria".

BUENAS PERSPECTIVAS
EN EL VOLUMEN DEL AGUA
El trabajo del subsuelo de la Cuenca del Río Senguer estaría finalizado entre noviembre y diciembre, con más de 350 estudios geoeléctricos desde Gobernador Costa y José de San Martín hasta casi el límite 46 con Santa Cruz, financiados por el Consejo Federal de Inversiones.
Para Bulacios, estos estudios “permitirán tener un panorama cierto para poder opinar con certeza sobre cuál es el futuro de esa gran Cuenca del Río Senguer y cuál va a ser el futuro de las poblaciones que podemos tener a través de todas estas investigaciones".
No obstante, es optimista en que los niveles del próximo año serán muy diferentes a los anteriores. “Los reservorios de agua que tienen los lagos son muy importantes y el aporte de agua de lluvia también lo ha sido, así que terminado el sud está absolutamente garantizado el nivel del lago Muster que es de donde salen todos los acueductos. Además, los lagos están en su máximo nivel, están recuperados absolutamente y tenemos la buena noticia de que ha nevado. De acuerdo a todos los pronósticos, este año va a ser de aporte así que tenemos esperanza para que empiece a derretirse a partir de septiembre y así podamos mantener los niveles del río y de la cuenca”, valoró.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico