Aguantar, reinventarse y seguir en medio de la pandemia

El comodorense Sergio Oyarzo, profesor de taekwondo y múltiple campeón de dilatada trayectoria, con la pandemia tuvo que cambiar a las clases virtuales con sus alumnos y participaron de una competencia nacional en esa modalidad. Además, tiene un gimnasio de musculación que no puede abrir hace cuatro meses.

Las autoridades del municipio de Comodoro Rivadavia mantuvieron una reunión con el Comité de Crisis y Comodoro Deportes junto a representantes de gimnasios de musculación, pilates, yoga, fitness y danza con el objetivo de evaluar una eventual reapertura, pero los propietarios se encontraron con una respuesta poca alentadora.

Sergio Oyarzo, uno de los tantos profesores y dueños de gimnasios que se vieron afectados en medio de la pandemia por el Covid-19, brindó su punto de vista.

El profesor de taekwondo destaca que, al menos, lo positivo en todo esto es poder tener contacto con sus alumnos, por lo que tuvo que modificar la manera de enseñar, y remarca que ya participaron de una competencia virtual.

"Las clases de taekwondo por Zoom fueron una manera nueva de encarar una clase, pero estamos bien en ese sentido. Estamos próximos a tomar exámenes y participamos de una competencia virtual. En ese sentido estamos contentos. Todos los alumnos desde su casa siguen con entrenamientos de esta forma. Hace dos semanas participamos del 1er torneo virtual con 36 competidores nuestros, donde se destacó Santiago Mamani en categoría Adultos", comentó.

Pero no puede despegarse de lo otro, y afirma: "El gimnasio está hace 15 años en la avenida Kennedy pero no podemos abrirlo hace cuatro meses, y por otro lado está el taekwondo, que a pesar de las trabas pudimos seguir con actividades virtuales”.

“Todos los días proyecto las clases y vemos el calendario de Federación, y seguimos haciendo cursos, capacitándonos. Nunca paramos, pero la situación del gimnasio es desgastante, es un lugar que hace mucho está y jamás pensamos que íbamos a parar tanto tiempo, y mucho menos cerrar", admitió.

Oyarzo reconoce que las deudas se van acumulando, y por eso necesitan abrir los gimnasios de musculación en la capital petrolera. "No entendemos más la situación. ¿Por qué algunos sí y otros no? La respuesta fue negativa por los nuevos casos y hay que estudiar cada caso minuciosamente, pero ya son cuatro meses que estamos sin trabajar”, enfatizó.

“Arrancamos un año complejo, en el gimnasio sabemos que diciembre, enero y febrero son meses bajos, con eso se arranca la temporada y a eso se sumó marzo, abril, mayo y junio, pero no sabemos de dónde sacar los recursos", remarcó.

En Comodoro Rivadavia, el 1 de junio reabrieron sus puertas los gimnasios, pero solo tuvieron actividad dos semanas debido a la vuelta de la fase 2 por el aumento de casos positivos que se generaron por los pescadores del “Santorini”.

Desde el martes 16 se mantienen cerrados y, si bien muchos propietarios piensan en no volver a abrir, el profesor de taekwondo asegura que él seguirá acumulando deudas pero apostará a reabrir.

"La situación del gimnasio es desgastante, es un lugar que hace mucho está y jamás pensamos que íbamos a parar tanto tiempo, y mucho menos cerrar. Hay muchos colegas que piensan eso, y la verdad que la venimos peleando, estamos acumulando deudas pero bueno, ojalá se resuelva pronto esta situación", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico