Al estilo de Natalia Oreiro

Dirigida por Martino Zaidelis, desde este jueves se exhibe la última película de la actriz y cantante uruguaya, coprotagonizada por Diego Torres, Fernán Miras, Hugo Arana, Jimena Accardi y Pilar Gamboa.

En estreno simultáneo con las principales salas del país, se exhibe la versión argentina, dirigida por Martino Zaidelis y protagonizada por Natalia Oreiro, de la exitosa película chilena “Sin filtro”, de 2016. ¿Qué pasaría si de golpe pudieras decir lo que realmente pensás? En el medio de una vida rutinaria, llena de demandas y presiones, un encuentro casual y mágico va a lograr que Pilar Paz, una mujer de 36 años, explote tras darse cuenta de que había gente más joven que quería superarla haciendo menos. El estallido provoca que se convierta en una “Re Loca” que dice y hace lo que todos quisiéramos decir pero no nos atrevemos. Trabajo, amigas, novios y familia sufrirán las liberadoras consecuencias de este cambio revelador. Claro que liberarse de las cosas que molestan no va a ser tan sencillo.

“Lo que le sucede a Pilar es lo que nos pasa en el día a día: que te pasan por encima, te tiran el auto, te maltratan en el trabajo, problemas familiares, con tu pareja, tu ex, tu suegra, tu amiga”, dice Natalia Oreiro. “Mi personaje traga todo y se deja denigrar hasta que dice basta”. La actriz asegura que la película es muy liberadora y destaca que el personaje protagónico del film sea una mujer: “El hombre tiene más filtro, la mujer necesita sacar lo que le pasa porque si no le hace daño, necesita hablar, decir lo que le pasa. El hombre lo canaliza de otra forma”.

PASAN COSAS

“A Pilar le pasan un montón de cosas y no tiene la capacidad de decirles a las personas que lo que está sucediendo no le gusta”, añade la artista uruguaya sobre esta comedia que marca su regreso a la pantalla grande después de haber personificado a la recordada Gilda, en 2016. “Y un día, por obra del destino, se le “sale” el filtro y comienza a decirle a todos lo que le molesta. Cuando leí el guión me encantó, me sentí muy identificada, me pareció muy actual, me reí mucho. El personaje tiene muchas contradicciones y era lindo de asumir. Tiene tres etapas y me parece que así son las personas. Mostramos de a una, pero escondemos nuestra verdadera personalidad y siento que esta película habla de nuestro yo interior, de ese yo que tenemos atrapado atrás del miedo, escondido porque la sociedad nos presiona”.

“Lo que le sucede a Pilar y lo que nos sucede a muchos es que cuando acumulamos mucha bronca, mucha angustia o mucha presión, ¿cuánto tiempo se puede aguantar hasta explotar?”, plantea la actriz. “Quizás explotamos de la peor forma, que es bueno porque si no explotás nunca, implosionás, queda adentro y eso te hace daño. La película habla de cómo queremos encarar las relaciones, cuánto nos importa la mirada de afuera, cuánto soportamos. Algo que trabajamos con el director fue que para nosotros era muy importante que la comedia fuera real. Eso solamente se lograba si cada personaje era reconocido en alguien que nosotros conocemos o nos relacionamos. Todos los personajes tienen ese punto dual, que los hace queribles, reconocibles, patéticos, pero reales porque los humanos somos así. Todos cometemos errores, todos pasamos por encima del deseo del otro. ¿Y dónde queda el respeto? Es una línea que parece muy finita, pero debería ser sustancial”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico